Información

15.9: Ética en conflicto - Biología

15.9: Ética en conflicto - Biología


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los conflictos fundamentales en el comportamiento ético están ocultos justo debajo de la superficie de las frías matemáticas en estas ecuaciones. Por lo tanto, aumentar artificialmente la virulencia ( alpha ) de una enfermedad para igualar o superar la infectividad ( beta ) hará que la enfermedad se extinga.

El conflicto ético perdurable aquí es entre el individuo y la población. En igualdad de condiciones, trabajar para reducir la virulencia beneficia al individuo, pero puede hacer que más individuos de la población se infecten. Por el contrario, trabajar para aumentar la virulencia daña a las personas, pero puede reducir el número de personas infectadas.

La ética de la medicina moderna enfatiza a las personas: trabajar para curar enfermedades y reducir la virulencia, mejorar los síntomas, reducir el malestar y reconocer las necesidades del paciente. Aumentar la virulencia de una enfermedad en un paciente humano para reducir su propagación es impensable, tanto en medicina como en salud pública. La ética de la agricultura moderna, sin embargo, es diametralmente opuesta. Si un cultivo está infectado con una enfermedad transmisible destructiva, se pueden cortar, quemar o desechar campos enteros del cultivo. Las poblaciones de aves de corral y ganado infectadas se tratan de manera similar, se sacrifican en masa y se entierran o se queman para contener la enfermedad.

La alteración artificial de la infectividad ( beta ) también es una posibilidad. En la ecuación 15.4, ( beta ) aparece en el denominador de un término que tiene un signo menos, lo que significa que disminuir ( beta ) disminuirá el nivel de equilibrio de la enfermedad, ( hat {p} ). Los conflictos éticos también surgen aquí, aunque no son tan severos como los conflictos relacionados con ( alpha ). Durante la epidemia de influenza de 1918-19, los líderes de San Francisco exigieron que los ciudadanos usaran máscaras respiratorias, por "conciencia, patriotismo y autoprotección", escribió el alcalde.

Esto redujo ( beta ) al contener gotitas respiratorias de individuos infectados y disminuyó la posibilidad de que las gotitas infectadas ingresaran al sistema respiratorio de individuos susceptibles, reduciendo a su vez la infectividad ( beta ). Algunos ciudadanos, sin embargo, se negaron a usar las máscaras.

Durante el brote de ébola de 2014-15, en medio de los temores y las advertencias de que la enfermedad se estableciera en todo el mundo, algunos gobernadores de EE. UU. Ordenaron la cuarentena temporal de los trabajadores médicos que regresaban y que habían estado en proximidad directa con el ébola, hasta que quedó claro que no estaban infectados. . Al menos uno rechazó la cuarentena basándose en los derechos individuales, y los tribunales confirmaron la negativa.

Estos conflictos éticos que rodean a ( beta ) no son tan sombríos como los que rodean a ( alpha ), con opciones que se practican actualmente para las plantas y animales domésticos, pero tan extremas que nunca se proponen para las poblaciones humanas.

Es curioso que estos dilemas sociales de alto nivel sean perceptibles dentro de las ecuaciones más básicas de la ecología. La ciencia puede informar tales cuestiones éticas, pero la sociedad debe decidirlas.


Cuestiones éticas relacionadas con la fertilización in vitro

Hay tres elementos a considerar con la fertilización in vitro. En primer lugar, la principal preocupación debe ser el bienestar y el interés superior del niño, aunque sea un embrión en ese momento. En segundo lugar, algunas personas piensan que un hijo resolverá sus problemas matrimoniales. Aunque las parejas que buscan fertilización in vitro no deben ser sometidas a más escrutinio que las parejas que conciben de la manera tradicional, el estrés y las incertidumbres de la fertilización in vitro pueden tensar aún más el matrimonio. Los miembros del personal de la clínica deben ser sensibles a este tema como una forma de ayudar a evitar complicaciones posteriores. En tercer lugar, cómo resolvemos el estado y el destino del embrión congelado y quién tiene la disposición sobre él seguramente reflejará cómo consideramos el derecho al aborto. Por ejemplo, si se aplicaran los estándares de Roe vs Wade, se podría argumentar que la mujer debería tener una disposición total sobre el embrión congelado. Por otro lado, si el padre tiene voz en el asunto, ¿qué impacto tendría esto? Dada la naturaleza de nuestra sociedad y el frágil estado del matrimonio, el problema de deshacerse de los embriones congelados es crítico y no tiene una solución satisfactoria. Finalmente, está el factor estrés. Aunque este no es un tema de preocupación ética directa, está relacionado con la necesidad de que la pareja reciba información precisa. Si la pareja recibe una impresión incorrecta de las tasas de éxito de una clínica, es posible que se exponga innecesariamente a más estrés y frustración. (RESUMEN TRUNCADO EN 250 PALABRAS)


Revista de ética AMA

Esta primavera, y por primera vez en 30 años, la Administración de Drogas y Alimentos de EE. UU. Aprobó un medicamento para el tratamiento de las náuseas y los vómitos asociados con el embarazo (NVP). Aunque la afección ocurre en aproximadamente el 80 por ciento de los embarazos, hasta este punto, las mujeres con NVP tenían que sopesar dos opciones menos que ideales: controlar la afección con dieta y terapias alternativas o tomar un medicamento "fuera de etiqueta" y con limitaciones orientación oficial sobre seguridad y eficacia para su uso durante el embarazo.

De hecho, esta sigue siendo la historia de la mayoría de los medicamentos que se utilizan durante el embarazo. Debido a preocupaciones éticas sobre la exposición de las mujeres embarazadas y los fetos a los riesgos de la investigación, muchos investigadores y juntas de revisión institucionales consideran el embarazo como una causa casi automática de exclusión de los estudios de investigación, incluso cuando los riesgos son insignificantes y el estudio aborda una cuestión de importancia crítica. relevancia para la salud materna o fetal. Aunque se implementa con el espíritu de “protección”, las decisiones de excluir a las mujeres embarazadas y sus intereses en la agenda de investigación tienen un costo profundo tanto para las mujeres como para los niños.

Primero, es bien sabido que el embarazo no es una "fórmula mágica" contra la enfermedad. Se estima que al menos el 10 por ciento de las mujeres enfrentan afecciones médicas graves que requieren tratamiento durante el embarazo: hipertensión y enfermedades cardíacas, diabetes e incluso cáncer. Casi el 90 por ciento de las mujeres toma medicamentos en algún momento de su embarazo, aproximadamente el 50 por ciento toma al menos un medicamento recetado, y su uso ha aumentado en general durante las últimas 3 décadas [1]. Dados los aumentos dramáticos en la proporción de nacimientos de mujeres de 35 años o más y las crecientes tasas de obesidad y sus morbilidades asociadas, es probable que el uso de medicamentos durante el embarazo solo aumente. Sin embargo, Diclegis (el medicamento NVP recientemente aprobado) es una excepción a la regla: la FDA ha aprobado pocos medicamentos para su uso durante el embarazo (2 de 1962 a 1995) [2], y todos para problemas relacionados con la gestación o el parto. Cualquier medicamento que se tome para tratar una enfermedad no obstétrica durante el embarazo se utiliza sin datos adecuados sobre su seguridad o dosificación eficaz.

Esto puede ser un problema grave porque el embarazo a menudo cambia la forma en que los medicamentos actúan en el cuerpo: la farmacocinética y la farmacodinamia del medicamento. Varios estudios recientes han demostrado que el uso de dosis estándar de medicamentos o vacunas para adultos en mujeres embarazadas puede provocar un tratamiento insuficiente o excesivo. Por ejemplo, a raíz de las tasas de morbilidad y mortalidad entre mujeres embarazadas que excedieron a las de la población general en la reciente pandemia H1N1 [3], los investigadores investigaron la farmacocinética del fármaco fosfato de oseltmavir (Tamiflu) en mujeres embarazadas y encontraron que la La dosis estándar para adultos (que se recomendó para mujeres embarazadas durante la pandemia) puede ser inadecuada para el tratamiento o la prevención de la gripe durante el embarazo [4].

Además, hay pocos datos para abordar las preocupaciones sobre la seguridad fetal. Para el 98 por ciento de los medicamentos aprobados entre 2000 y 2010, se desconoce el riesgo teratogénico [5] para los medicamentos aprobados en los 20 años anteriores, todavía no sabemos lo suficiente sobre casi 9 de cada 10 [5]. El tiempo medio que tarda un fármaco en clasificarse en términos de riesgo es de 27 años tras la aprobación del mercado [5].

En ausencia de datos claros sobre la dosificación apropiada o la seguridad de los medicamentos, las mujeres (y sus médicos) a menudo son reticentes a usar (o recetar) medicamentos durante el embarazo. Pero el exceso de precaución tiene serios inconvenientes. Específicamente, las enfermedades no tratadas pueden presentar riesgos mucho mayores que los que plantean los medicamentos. El asma no tratada se asocia con preeclampsia, parto prematuro, bajo peso al nacer y hemorragia, pero las mujeres cuyo asma está controlado tienen resultados comparables a las mujeres sin asma [6]. Los retrasos en el tratamiento posiblemente atribuibles a la reticencia tuvieron graves consecuencias para las mujeres embarazadas durante la pandemia H1N1 : las mujeres que recibieron tratamiento más de 4 días después del inicio de los síntomas tenían más probabilidades de ser ingresadas en la unidad de cuidados intensivos y recibir ventilación mecánica, y más de 50 veces más probabilidades de morir, que las mujeres que recibieron tratamiento oportuno con antivirales [7 ].

¿Cómo deberíamos corregir este estado de cosas? Quizás la lección más importante es que ya no podemos escondernos detrás de las afirmaciones de que la ética excluye la inclusión de las mujeres embarazadas y sus intereses en la investigación. Más bien, la ética, y para ser más precisos, la justicia.demandas que avancemos con su inclusión responsable. Las mujeres embarazadas no se han beneficiado equitativamente de la empresa de investigación. Ya es hora de que lo hagan.

El primer paso es reconocer que hay muchas formas de recopilar datos sin tener que resolver las complejidades éticas de las compensaciones de riesgo entre las mujeres embarazadas y sus fetos. Hay muchas cosas que podrían llamarse éticas. fruta madura—Investigación sin problemas éticos que puede ayudar a llenar el vacío de evidencia sobre la atención médica para mujeres embarazadas. Por ejemplo, podría obtenerse una gran cantidad de información crítica sobre la farmacocinética de los medicamentos durante el embarazo realizando una serie simple de análisis de sangre en mujeres embarazadas que están embarazadas. ya tomando medicamentos. Las Unidades de Investigación de Farmacología Obstétrico-Fetal de los Institutos Nacionales de Salud han financiado varios de estos estudios "oportunistas" en los últimos años [8], pero aún quedan brechas importantes. Por ejemplo, la tuberculosis relacionada con el VIH representa el 10 por ciento de las muertes maternas en algunos países en desarrollo [9], sin embargo, no hay datos farmacocinéticos sobre ningún medicamento para la tuberculosis y, de los 40 ensayos de tuberculosis actualmente en curso, todos excluyen a las mujeres embarazadas [10].

Además de los estudios farmacocinéticos oportunistas, los ensayos de cohortes grandes pueden ser una rica fuente de información, pero estas oportunidades de oro se pasan por alto, con demasiada frecuencia. Por ejemplo, en 2009 los NIH lanzaron el Estudio Nacional de la Infancia, más de 100.000 mujeres debían ser seguidas durante el embarazo y sus hijos serían seguidos durante 20 años para comprender el impacto del medio ambiente en la salud de los niños. El problema es que las mujeres embarazadas, participantes de la investigación que dan su consentimiento, no se entendían como sujetos sino como parte del entorno a estudiar, ya que los datos recopilados se referían casi exclusivamente a la salud de los niños [11].

Los estudios que implican más que riesgos mínimos para los fetos tienden a generar señales de alerta entre los investigadores, los IRB e incluso los propios pacientes. Sin embargo, es importante recordar que la participación en un estudio de investigación, en el que existen estándares rigurosos para el consentimiento informado y el seguimiento estrecho, bien puede ser un contexto más seguro para el uso de medicamentos durante el embarazo que el entorno clínico, donde la evidencia se basa es tan profundamente deficiente. Al considerar la ética de la participación en el ensayo, no podemos olvidar el contexto: si las mujeres son excluidas de la investigación, su única opción puede ser tomar un medicamento en un entorno clínico no controlado sin los datos para informar las consideraciones de dosificación o seguridad específicas del embarazo. En ausencia de una investigación sistemática que involucre a mujeres embarazadas, su única opción seguirá siendo tratar sus enfermedades en este entorno clínico incontrolado en el que los datos necesarios para obtener la aprobación de la FDA siguen siendo difíciles de alcanzar. De hecho, el Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos aprobó, durante casi una década antes de la aprobación de la FDA, el uso de los medicamentos de Diclegis en mujeres embarazadas que padecen NVP [12].

Aunque la aprobación de la FDA y una categoría de embarazo A para arrancar [13], son tranquilizadoras y, en el caso de Diclegis, tan esperado por muchas mujeres que tomaron el medicamento hace años, lo que más necesitamos son datos, para que las mujeres puedan tomar decisiones informadas sobre si usar o no un medicamento durante el embarazo y para que los médicos puedan recetar dichos medicamentos en dosis adecuadas y eficaces. Aún así, con la reciente decisión de la FDA, parece que se ha pasado una página en la historia de la salud materna. Esperemos que continúe el impulso.


2. Asequibilidad

El costo creciente de la atención médica & # x02014 y el costo de los medicamentos en particular & # x02014 es una papa caliente política y seguirá siéndolo. Independientemente de lo que pueda decir o intentar la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU., Una gran parte del público, sus representantes federales y sus gobernadores no parecen creer en el argumento de la industria farmacéutica de que la investigación y el desarrollo se financian con los precios actuales. y que los controles de precios podrían retrasar la R & # x00026D.

Es probable que las preocupaciones éticas aumenten aún más cuando se debata el valor de los costosos tratamientos biotecnológicos para las enfermedades crónicas. Después de todo, una pastilla necesaria para el colesterol podría costar $ 3 al día, lo que equivale a casi $ 1,100 por año. Compare eso con un producto biológico que tiene un precio de $ 20,000 por año & # x02014 o algo aún más costoso.

El costo de defender a los Estados Unidos contra el bioterrorismo plantea una serie de problemas, dice David Krause, MD, de Vicuron Pharmaceuticals. & # x0201cSi financiamos esto, ¿qué no estamos financiando? & # x0201d, pregunta. & # x0201c¿Y podremos predecir alguna vez todas las posibles amenazas terroristas? & # x0201d

& # x0201c Podría decirse que la asequibilidad es un problema generalizado & # x0201d, dice Jeff Kimmell, RPh, vicepresidente de servicios de salud y director de farmacia de drugstore.com, en Bellevue, Washington. & # x0201c En los Estados Unidos, decimos queremos los mejores [tratamientos]. Pero también es un dilema ético. ¿En qué momento la gente dirá & # x02018Ya es suficiente? & # X02019 & # x0201d

Esto puede poner a la defensiva a los pagadores y compradores, que ya están luchando con la cuestión de cuánto costo compartido es apropiado. Las aseguradoras y los empleadores hacen malabarismos con las preocupaciones actuariales con los riesgos de incumplimiento por parte del paciente y su potencial de resultados clínicos deficientes cuando se toman decisiones de cobertura. Las cuestiones éticas no encajan perfectamente en este proceso de toma de decisiones, sino que lo trascienden.

¿Qué sucede cuando algunos pacientes no pueden pagar la parte que paga de su bolsillo de un tratamiento determinado? ¿Qué pasa si una aseguradora se niega a agregar un producto biológico a su formulario debido a su costo de adquisición? ¿Qué sucede cuando un paciente en una terapia crónica costosa maximiza el beneficio de su seguro de por vida? Tales casos pueden no ser la norma, pero su posibilidad perturba a algunos expertos que ven un choque fundamental entre los pacientes y las ganancias.

& # x0201cIt & # x02019s ciertamente es un problema económico si los productos biológicos tienen un precio tan alto que algunos pacientes quedan fuera del mercado, & # x0201d, dice Sean Nicholson, PhD, profesor asistente de análisis y gestión de políticas en la Universidad de Cornell. & # x0201c Quizás una aseguradora no cubra una terapia en particular. Si no hay nada más que el paciente pueda tomar para salvar su vida o mejorar su calidad de vida, eso es un dilema.


¿Qué es la ética en la investigación y por qué es importante?

Cuando la mayoría de la gente piensa en ética (o moral), piensa en reglas para distinguir entre el bien y el mal, como la Regla de Oro ("Haz a los demás lo que te gustaría que te hicieran a ti"), un código de conducta profesional como el Juramento hipocrático ("En primer lugar, no hagas daño"), un credo religioso como los Diez Mandamientos ("No matarás"), o sabios aforismos como los dichos de Confucio. Esta es la forma más común de definir "ética": normas de conducta que distinguen entre comportamiento aceptable e inaceptable.

La mayoría de la gente aprende normas éticas en casa, en la escuela, en la iglesia o en otros entornos sociales. Aunque la mayoría de las personas adquieren el sentido del bien y del mal durante la niñez, el desarrollo moral ocurre a lo largo de la vida y los seres humanos pasan por diferentes etapas de crecimiento a medida que maduran. Las normas éticas son tan omnipresentes que uno podría sentirse tentado a considerarlas como un simple sentido común. Por otro lado, si la moralidad no fuera más que sentido común, entonces ¿por qué hay tantas disputas y problemas éticos en nuestra sociedad?

Los métodos de prueba alternativos son métodos que reemplazan, reducen o refinan el uso de animales en la investigación y las pruebas.

Obtenga más información sobre los conceptos básicos de las ciencias ambientales

Una explicación plausible de estos desacuerdos es que todas las personas reconocen algunas normas éticas comunes, pero las interpretan, aplican y equilibran de diferentes maneras a la luz de sus propios valores y experiencias de vida. Por ejemplo, dos personas podrían estar de acuerdo en que el asesinato está mal, pero no estar de acuerdo con la moralidad del aborto porque tienen una comprensión diferente de lo que significa ser un ser humano.

La mayoría de las sociedades también tienen reglas legales que gobiernan el comportamiento, pero las normas éticas tienden a ser más amplias e informales que las leyes. Aunque la mayoría de las sociedades usan leyes para hacer cumplir los estándares morales ampliamente aceptados y las reglas éticas y legales usan conceptos similares, la ética y la ley no son lo mismo. Una acción puede ser legal pero poco ética o ilegal pero ética. También podemos utilizar conceptos y principios éticos para criticar, evaluar, proponer o interpretar leyes. De hecho, en el último siglo, muchos reformadores sociales han instado a los ciudadanos a desobedecer las leyes que consideran inmorales o injustas. La desobediencia civil pacífica es una forma ética de protestar contra las leyes o expresar puntos de vista políticos.

Otra forma de definir la 'ética' se centra en la disciplinas que estudian normas de conducta, como filosofía, teología, derecho, psicología o sociología. Por ejemplo, un "ético médico" es alguien que estudia las normas éticas en medicina. También se puede definir la ética como un método, procedimiento o perspectiva para decidir cómo actuar y para analizar problemas y cuestiones complejas. Por ejemplo, al considerar un tema complejo como el calentamiento global, se puede adoptar una perspectiva económica, ecológica, política o ética del problema. Mientras que un economista podría examinar el costo y los beneficios de varias políticas relacionadas con el calentamiento global, un especialista en ética ambiental podría examinar los valores y principios éticos en juego.

Vea la ética en la práctica en NIEHS

Lea las últimas actualizaciones en nuestro boletín mensual de salud ambiental global

Muchas disciplinas, instituciones y profesiones diferentes tienen estándares de comportamiento que se adaptan a sus objetivos y metas particulares. Estos estándares también ayudan a los miembros de la disciplina a coordinar sus acciones o actividades y a establecer la confianza del público en la disciplina. Por ejemplo, los estándares éticos rigen la conducta en la medicina, el derecho, la ingeniería y los negocios. Las normas éticas también sirven a los objetivos o metas de la investigación y se aplican a las personas que realizan investigaciones científicas u otras actividades académicas o creativas. Incluso existe una disciplina especializada, la ética de la investigación, que estudia estas normas. Consulte el Glosario de términos de uso común en la ética de la investigación.

Hay varias razones por las que es importante adherirse a las normas éticas en la investigación. Primero, normas promueve el objetivos de la investigación, como el conocimiento, la verdad y la evitación del error. Por ejemplo, las prohibiciones contra la fabricación, falsificación o tergiversación de datos de investigación promueven la verdad y minimizan el error.

Únase a un estudio de NIEHS

Vea cómo ponemos en práctica la ética de la investigación.

Visite Joinastudy.niehs.nih.gov para ver los diversos estudios que realiza el NIEHS.

En segundo lugar, dado que la investigación a menudo implica una gran cooperación y coordinación entre muchas personas diferentes en diferentes disciplinas e instituciones, las normas éticas promueven la valores que son esenciales para el trabajo colaborativo, como la confianza, la responsabilidad, el respeto mutuo y la justicia. Por ejemplo, muchas normas éticas en la investigación, como las pautas para la autoría, las políticas de derechos de autor y patentes, las políticas de intercambio de datos y las reglas de confidencialidad en la revisión por pares, están diseñadas para proteger los intereses de propiedad intelectual al tiempo que fomentan la colaboración. La mayoría de los investigadores quieren recibir crédito por sus contribuciones y no quieren que sus ideas sean robadas o divulgadas prematuramente.

En tercer lugar, muchas de las normas éticas ayudan a garantizar que los investigadores puedan ser retenidos responsable ante el público. Por ejemplo, las políticas federales sobre mala conducta en la investigación, conflictos de intereses, protección de sujetos humanos y cuidado y uso de animales son necesarias para garantizar que los investigadores financiados con fondos públicos puedan rendir cuentas al público.

Cuarto, las normas éticas en la investigación también ayudan a construir apoyo publico para investigación. Es más probable que las personas financien un proyecto de investigación si pueden confiar en la calidad y la integridad de la investigación.

Finalmente, muchas de las normas de investigación promueven una variedad de otros importantes valores morales y sociales, como responsabilidad social, derechos humanos, bienestar animal, cumplimiento de la ley y salud y seguridad públicas. Los lapsos éticos en la investigación pueden dañar significativamente a los sujetos humanos y animales, a los estudiantes y al público. Por ejemplo, un investigador que fabrica datos en un ensayo clínico puede dañar o incluso matar a los pacientes, y un investigador que no cumpla con las regulaciones y pautas relacionadas con la radiación o la seguridad biológica puede poner en peligro su salud y seguridad o la salud y seguridad del personal y estudiantes.

Códigos y políticas para la ética de la investigación

Dada la importancia de la ética para la conducción de la investigación, no debería sorprendernos que muchas asociaciones profesionales, agencias gubernamentales y universidades diferentes hayan adoptado códigos, reglas y políticas específicas relacionadas con la ética de la investigación. Muchas agencias gubernamentales tienen reglas éticas para los investigadores financiados.

  • Institutos Nacionales de Salud (NIH)
  • Fundación Nacional de Ciencias (NSF)
  • Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA)
  • Agencia de Protección Ambiental (EPA)
  • Departamento de Agricultura de EE. UU. (USDA)
  • Declaración de Singapur sobre la integridad de la investigación
  • American Chemical Society, The Chemist Professional & # 8217s Código de conducta
  • Código de ética (Sociedad Estadounidense de Ciencias de Laboratorio Clínico)
  • Asociación Americana de Psicología, Principios éticos de los psicólogos y Código de conducta
  • Declaración sobre ética profesional (Asociación Estadounidense de Profesores Universitarios)
  • Código de Nuremberg
  • Declaración de Helsinki de la Asociación Médica Mundial

Principios éticos

El siguiente es un resumen general y aproximado de algunos principios éticos que abordan varios códigos *:

Honestidad

Esfuércese por la honestidad en todas las comunicaciones científicas. Informar honestamente los datos, los resultados, los métodos y procedimientos, y el estado de la publicación. No fabrique, falsifique ni tergiverde los datos. No engañe a sus colegas, patrocinadores de la investigación o al público.

Objetividad

Esfuércese por evitar sesgos en el diseño experimental, el análisis de datos, la interpretación de datos, la revisión por pares, las decisiones del personal, la redacción de subvenciones, el testimonio de expertos y otros aspectos de la investigación en los que se espera o se requiere objetividad. Evite o minimice los prejuicios o el autoengaño. Revelar intereses personales o económicos que puedan afectar la investigación.

Integridad

Mantenga sus promesas y acuerdos, actúe con sinceridad, esfuércese por la coherencia de pensamiento y acción.

Cuidado

Evite los errores por descuido y la negligencia con cuidado y examine críticamente su propio trabajo y el trabajo de sus compañeros. Mantenga buenos registros de las actividades de investigación, como la recopilación de datos, el diseño de la investigación y la correspondencia con agencias o revistas.

Franqueza

Comparta datos, resultados, ideas, herramientas, recursos. Esté abierto a críticas y nuevas ideas.

Transparencia

Revele métodos, materiales, suposiciones, análisis y otra información necesaria para evaluar su investigación.

Responsabilidad

Asuma la responsabilidad de su participación en la investigación y esté preparado para dar cuenta (es decir, una explicación o justificación) de lo que hizo en un proyecto de investigación y por qué.

Propiedad intelectual

Respete las patentes, los derechos de autor y otras formas de propiedad intelectual. No utilice datos, métodos o resultados no publicados sin permiso. Dar el reconocimiento o crédito adecuado por todas las contribuciones a la investigación. Nunca plagies.

Confidencialidad

Proteja las comunicaciones confidenciales, como documentos o subvenciones enviados para su publicación, registros de personal, secretos comerciales o militares y registros de pacientes.

Publicación responsable

Publique para promover la investigación y la erudición, no solo para avanzar en su propia carrera. Evite la publicación innecesaria y duplicada.

Mentoría responsable

Ayude a educar, orientar y asesorar a los estudiantes. Promover su bienestar y permitirles tomar sus propias decisiones.

Respeto por los compañeros

Respete a sus colegas y trátelos de manera justa.

Responsabilidad social

Esforzarse por promover el bien social y prevenir o mitigar los daños sociales a través de la investigación, la educación pública y la promoción.

No discriminación

Evite la discriminación contra colegas o estudiantes por motivos de sexo, raza, etnia u otros factores no relacionados con la competencia e integridad científicas.

Competencia

Mantenga y mejore su propia competencia y experiencia profesional a través de la educación y el aprendizaje a lo largo de toda la vida. Tome medidas para promover la competencia en la ciencia en su conjunto.

Legalidad

Conocer y obedecer las leyes y políticas institucionales y gubernamentales relevantes.

Cuidado animal

Muestre el debido respeto y cuidado por los animales cuando los utilice en la investigación. No realice experimentos con animales innecesarios o mal diseñados.

Protección de sujetos humanos

Al realizar investigaciones en seres humanos, minimizar los daños y riesgos y maximizar los beneficios, respetar la dignidad humana, la privacidad y la autonomía, tomar precauciones especiales con las poblaciones vulnerables y esforzarse por distribuir los beneficios y las cargas de la investigación de manera justa.

* Adaptado de Shamoo A y Resnik D. 2015. Conducta responsable de la investigación, 3ª ed. (Nueva York: Oxford University Press).

Toma de decisiones éticas en la investigación

Aunque los códigos, políticas y principios son muy importantes y útiles, como cualquier conjunto de reglas, no cubren todas las situaciones, a menudo entran en conflicto y requieren una interpretación considerable. Por lo tanto, es importante que los investigadores aprendan a interpretar, evaluar y aplicar diversas reglas de investigación y a tomar decisiones y actuar de manera ética en diversas situaciones. La gran mayoría de decisiones implican la aplicación directa de reglas éticas. Por ejemplo, considere el siguiente caso,

El protocolo de investigación para el estudio de un fármaco sobre la hipertensión requiere la administración del fármaco en diferentes dosis a 50 ratones de laboratorio, con pruebas químicas y de comportamiento para determinar los efectos tóxicos. Tom casi ha terminado el experimento del Dr. Q. Solo le quedan 5 ratones para probar. Sin embargo, realmente quiere terminar su trabajo a tiempo para ir a Florida en las vacaciones de primavera con sus amigos, que se van esta noche. Ha inyectado la droga en los 50 ratones, pero no ha completado todas las pruebas. Por lo tanto, decide extrapolar de los 45 resultados completados para producir los 5 resultados adicionales.

Muchas políticas de ética de la investigación diferentes sostendrían que Tom ha actuado de manera poco ética al fabricar datos. Si este estudio fuera patrocinado por una agencia federal, como los NIH, sus acciones constituirían una forma de mala conducta en la investigación , que el gobierno define como "fabricación, falsificación o plagio" (o FFP). Las acciones que casi todos los investigadores clasifican como poco éticas se consideran faltas de conducta. Sin embargo, es importante recordar que la mala conducta ocurre solo cuando los investigadores la intención de engañar: los errores honestos relacionados con el descuido, el mantenimiento de registros deficiente, los errores de cálculo, el prejuicio, el autoengaño e incluso la negligencia no constituyen mala conducta. También, desacuerdos razonables sobre métodos, procedimientos e interpretaciones de investigación no constituyen mala conducta en la investigación. Considere el siguiente caso:

El Dr. T acaba de descubrir un error matemático en su artículo que ha sido aceptado para su publicación en una revista. El error no afecta los resultados generales de su investigación, pero es potencialmente engañoso. El diario acaba de salir a imprenta, por lo que es demasiado tarde para detectar el error antes de que aparezca impreso. Para evitar la vergüenza, el Dr. T decide ignorar el error.

El error del Dr. T no es una mala conducta ni su decisión de no tomar ninguna medida para corregir el error. La mayoría de los investigadores, así como muchas políticas y códigos diferentes, dirían que el Dr. T debería informar a la revista (y a los coautores) sobre el error y considerar la publicación de una corrección o errata. No publicar una corrección sería poco ético porque violaría las normas relacionadas con la honestidad y la objetividad en la investigación.

Hay muchas otras actividades que el gobierno no define como "mala conducta", pero que la mayoría de los investigadores aún consideran poco éticas. A veces se les denomina "otras desviaciones" de las prácticas de investigación aceptables e incluyen:

  • Publicar el mismo artículo en dos revistas diferentes sin avisar a los editores.
  • Enviar el mismo artículo a diferentes revistas sin avisar a los editores.
  • No informar a un colaborador de su intención de presentar una patente para asegurarse de que usted es el único inventor.
  • Incluir a un colega como autor en un artículo a cambio de un favor a pesar de que el colega no hizo una contribución seria al artículo.
  • Discutir con sus colegas datos confidenciales de un artículo que está revisando para una revista.
  • Usar datos, ideas o métodos que conozca mientras revisa una subvención o documentos sin permiso
  • Recortar valores atípicos de un conjunto de datos sin discutir sus razones en papel
  • Usar una técnica estadística inapropiada para mejorar la importancia de su investigación.
  • Pasar por alto el proceso de revisión por pares y anunciar sus resultados a través de una conferencia de prensa sin brindarles a sus pares la información adecuada para revisar su trabajo.
  • Realizar una revisión de la literatura que no reconoce las contribuciones de otras personas en el campo o trabajos previos relevantes.
  • Extender la verdad en una solicitud de subvención para convencer a los revisores de que su proyecto hará una contribución significativa al campo.
  • Extender la verdad en una solicitud de empleo o un currículum vita
  • Dar el mismo proyecto de investigación a dos estudiantes graduados para ver quién puede hacerlo más rápido
  • Trabajar en exceso, descuidar o explotar a los estudiantes de posgrado o posdoctorado
  • No mantener buenos registros de investigación
  • No mantener los datos de la investigación durante un período de tiempo razonable.
  • Hacer comentarios despectivos y ataques personales en su revisión del envío del autor.
  • Prometerle a un estudiante una mejor calificación por favores sexuales
  • Usar un epíteto racista en el laboratorio
  • Hacer desviaciones significativas del protocolo de investigación aprobado por el Comité de Uso y Cuidado Animal de su institución o la Junta de Revisión Institucional para la Investigación de Sujetos Humanos sin informar al comité o la junta
  • No informar un evento adverso en un experimento de investigación en humanos
  • Desgastar animales en la investigación
  • Exponer a los estudiantes y al personal a riesgos biológicos en violación de las reglas de bioseguridad de su institución
  • Sabotear el trabajo de alguien
  • Robar suministros, libros o datos
  • Preparar un experimento para que sepas cómo resultará
  • Hacer copias no autorizadas de datos, documentos o programas de computadora.
  • Poseer más de $ 10,000 en acciones de una empresa que patrocina su investigación y no revelar este interés financiero
  • Sobreestimar deliberadamente la importancia clínica de un nuevo fármaco para obtener beneficios económicos

La mayoría de los científicos considerarían estas acciones como poco éticas y algunas incluso podrían ser ilegales en algunos casos. La mayoría de estos también violarían diferentes códigos de ética profesional o políticas institucionales. Sin embargo, no entran en la categoría limitada de acciones que el gobierno clasifica como mala conducta en la investigación. De hecho, ha habido un debate considerable sobre la definición de "mala conducta en la investigación" y muchos investigadores y responsables de la formulación de políticas no están satisfechos con la definición estrecha del gobierno que se centra en FFP. Sin embargo, dada la enorme lista de delitos potenciales que podrían caer en la categoría "otras desviaciones serias" y los problemas prácticos para definir y vigilar estas otras desviaciones, es comprensible por qué los funcionarios del gobierno han optado por limitar su enfoque.

Por último, con frecuencia surgen situaciones en la investigación en las que diferentes personas no están de acuerdo sobre el curso de acción adecuado y no existe un consenso amplio sobre lo que se debe hacer. En estas situaciones, puede haber buenos argumentos en ambos lados del problema y diferentes principios éticos pueden entrar en conflicto. Estas situaciones crean decisiones difíciles para la investigación conocidas como dilemas éticos o morales . Considere el siguiente caso:

El Dr. Wexford es el investigador principal de un gran estudio epidemiológico sobre la salud de 10,000 trabajadores agrícolas. Tiene un impresionante conjunto de datos que incluye información sobre demografía, exposición ambiental, dieta, genética y diversos resultados de enfermedades como el cáncer, la enfermedad de Parkinson y rsquos (EP) y la ELA. Ella acaba de publicar un artículo sobre la relación entre la exposición a pesticidas y la EP en una prestigiosa revista. Ella planea publicar muchos otros artículos de su conjunto de datos. Recibe una solicitud de otro equipo de investigación que desea acceder a su conjunto de datos completo. Están interesados ​​en examinar la relación entre la exposición a pesticidas y el cáncer de piel. El Dr. Wexford planeaba realizar un estudio sobre este tema.

El Dr. Wexford se enfrenta a una difícil elección. Por un lado, la norma ética de apertura la obliga a compartir datos con el otro equipo de investigación. Su agencia de financiación también puede tener reglas que la obliguen a compartir datos. Por otro lado, si comparte datos con el otro equipo, es posible que publiquen los resultados que planeaba publicar, privándola a ella (y a su equipo) de reconocimiento y prioridad. Parece que hay buenos argumentos en ambos lados de este tema y la Dra. Wexford necesita tomarse un tiempo para pensar en lo que debería hacer. Una posible opción es compartir datos, siempre que los investigadores firmen un acuerdo de uso de datos. El acuerdo podría definir usos permitidos de los datos, planes de publicación, autoría, etc. Otra opción sería ofrecer colaborar con los investigadores.

Los siguientes son algunos pasos que los investigadores, como el Dr. Wexford, pueden dar para abordar los dilemas éticos en la investigación:

¿Cuál es el problema o problema?

Siempre es importante obtener una descripción clara del problema. En este caso, la cuestión es si compartir información con el otro equipo de investigación.

¿Cuál es la información relevante?

Muchas malas decisiones se toman como resultado de una mala información. Para saber qué hacer, el Dr. Wexford necesita tener más información sobre asuntos tales como políticas de la universidad o agencia de financiación o revistas que puedan aplicarse a esta situación, los intereses de propiedad intelectual del equipo, la posibilidad de negociar algún tipo de acuerdo con el otro equipo. , si el otro equipo también tiene alguna información que está dispuesto a compartir, el impacto de las publicaciones potenciales, etc.

¿Cuáles son las diferentes opciones?

Las personas pueden no ver las diferentes opciones debido a una imaginación limitada, prejuicios, ignorancia o miedo. En este caso, puede haber otras opciones además de "compartir" o "no compartir", como "negociar un acuerdo" u "ofrecer colaborar con los investigadores".

¿Cómo se aplican los códigos o políticas éticas, así como las normas legales, a estas diferentes opciones?

La universidad o la agencia de financiación pueden tener políticas sobre la gestión de datos que se apliquen a este caso. También pueden aplicarse a este caso normas éticas más amplias, como la apertura y el respeto por el crédito y la propiedad intelectual. Las leyes relacionadas con la propiedad intelectual pueden ser relevantes.

¿Hay personas que puedan ofrecer consejos éticos?

Puede ser útil buscar el consejo de un colega, un investigador principal, el jefe de su departamento, un oficial de ética o cumplimiento, o cualquier otra persona en la que pueda confiar. En el caso, la Dra. Wexford podría querer hablar con su supervisor y equipo de investigación antes de tomar una decisión.

Después de considerar estas preguntas, una persona que enfrenta un dilema ético puede decidir hacer más preguntas, recopilar más información, explorar diferentes opciones o considerar otras reglas éticas. Sin embargo, en algún momento tendrá que tomar una decisión y luego actuar. Idealmente, una persona que toma una decisión en un dilema ético debería poder justificar su decisión a sí mismo, así como a sus colegas, administradores y otras personas que podrían verse afectadas por la decisión. Él o ella debería poder articular razones por su conducta y debe considerar las siguientes preguntas para explicar cómo llegó a su decisión:.

  • ¿Qué opción probablemente tendrá las mejores consecuencias generales para la ciencia y la sociedad?
  • ¿Qué opción podría resistir una mayor publicidad y escrutinio?
  • ¿Con qué elección no podrías vivir?
  • Piense en la persona más sabia que conoce. ¿Qué haría él o ella en esta situación?
  • ¿Qué elección sería la más justa, equitativa o responsable?

Después de considerar todas estas preguntas, aún puede resultarle difícil decidir qué hacer. Si este es el caso, entonces puede ser apropiado considerar otras formas de tomar la decisión, como seguir un instinto o intuición, buscar orientación a través de la oración o la meditación, o incluso lanzar una moneda. Sin embargo, respaldar estos métodos en este contexto no implica necesariamente que las decisiones éticas sean irracionales.El punto principal es que el razonamiento humano juega un papel fundamental en la toma de decisiones éticas, pero existen límites a su capacidad para resolver todos los dilemas éticos en un período de tiempo finito.

Promoción de la conducta ética en la ciencia

La mayoría de las instituciones académicas en los EE. UU. Requieren que los estudiantes de pregrado, posgrado o posgrado tengan cierta educación en la conducción responsable de la investigación (RCR). Los NIH y NSF han impartido formación obligatoria en ética de la investigación para estudiantes y aprendices. Muchas instituciones académicas fuera de los EE. UU. También han desarrollado planes de estudio educativos en ética de la investigación.

Aquellos de ustedes que están tomando o han tomado cursos en ética de la investigación pueden preguntarse por qué se les exige tener una educación en ética de la investigación. Puede creer que es muy ético y conoce la diferencia entre el bien y el mal. Nunca fabricaría o falsificaría datos ni plagiaría. De hecho, también puede creer que la mayoría de sus colegas son muy éticos y que no hay ningún problema ético en la investigación.

Si se siente así, relájese. Nadie te acusa de actuar de manera poco ética. De hecho, la evidencia obtenida hasta ahora muestra que la mala conducta es un caso muy raro en la investigación, aunque existe una variación considerable entre varias estimaciones. Se ha estimado que la tasa de mala conducta es tan baja como 0.01% de los investigadores por año (basado en casos confirmados de mala conducta en investigaciones financiadas con fondos federales) hasta tan alto como 1% de investigadores por año (basado en autoinformes de mala conducta en anónimos encuestas). Véase Shamoo y Resnik (2015), antes citado.

Claramente, sería útil tener más datos sobre este tema, pero hasta ahora no hay evidencia de que la ciencia se haya vuelto éticamente corrupta, a pesar de algunos escándalos muy publicitados. Incluso si la mala conducta es una ocurrencia rara, aún puede tener un impacto tremendo en la ciencia y la sociedad porque puede comprometer la integridad de la investigación, erosionar la confianza del público en la ciencia y desperdiciar tiempo y recursos. ¿Ayudará la educación en ética de la investigación a reducir la tasa de mala conducta en la ciencia? Es demasiado pronto para saberlo. La respuesta a esta pregunta depende, en parte, de cómo se comprendan las causas de la mala conducta. Hay dos teorías principales sobre por qué los investigadores cometen una mala conducta. Según la teoría de la "manzana podrida", la mayoría de los científicos son muy éticos. Solo los investigadores moralmente corruptos, económicamente desesperados o psicológicamente perturbados cometen mala conducta. Además, solo un tonto cometería una mala conducta porque el sistema de revisión por pares de la ciencia y los mecanismos de autocorrección eventualmente atraparán a aquellos que intentan engañar al sistema. En cualquier caso, se podría argumentar que un curso de ética de la investigación tendrá poco impacto en las "manzanas podridas".

Según la teoría del entorno "estresante" o "imperfecto", la mala conducta se produce porque diversas presiones, incentivos y limitaciones institucionales alientan a las personas a cometer malas conductas, como presiones para publicar u obtener subvenciones o contratos, ambiciones profesionales, la búsqueda de beneficios o fama , supervisión deficiente de estudiantes y aprendices, y supervisión deficiente de investigadores (ver Shamoo y Resnik 2015). Además, los defensores de la teoría del entorno estresante señalan que el sistema de revisión por pares de la ciencia está lejos de ser perfecto y que es relativamente fácil engañar al sistema. Las investigaciones erróneas o fraudulentas a menudo ingresan al registro público sin ser detectadas durante años. La mala conducta probablemente sea el resultado de causas ambientales e individuales, es decir, cuando las personas que son moralmente débiles, ignorantes o insensibles se encuentran en entornos estresantes o imperfectos. En cualquier caso, un curso de ética de la investigación puede ser útil para ayudar a prevenir desviaciones de las normas, incluso si no previene la mala conducta. La educación en ética de la investigación puede ayudar a las personas a comprender mejor los estándares, las políticas y los problemas éticos y mejorar el juicio ético y la toma de decisiones. Muchas de las desviaciones que ocurren en la investigación pueden ocurrir porque los investigadores simplemente no conocen o nunca han pensado seriamente en algunas de las normas éticas de la investigación. Por ejemplo, algunas prácticas de autoría poco éticas probablemente reflejan tradiciones y prácticas que no han sido cuestionadas seriamente hasta hace poco. Si el director de un laboratorio aparece como autor en cada artículo que proviene de su laboratorio, incluso si no hace una contribución significativa, ¿qué podría haber de malo en eso? Así es como se hace, se podría argumentar. Otro ejemplo en el que puede haber algo de ignorancia o tradiciones erróneas son los conflictos de intereses en la investigación. Un investigador puede pensar que una relación financiera "normal" o "tradicional", como aceptar acciones o una tarifa de consultoría de una compañía farmacéutica que patrocina su investigación, no plantea problemas éticos graves. O quizás un administrador universitario no ve ningún problema ético en aceptar un gran regalo con condiciones de una compañía farmacéutica. Tal vez un médico piense que es perfectamente apropiado recibir una tarifa de búsqueda y rsquos de $ 300 por derivar pacientes a un ensayo clínico.

Si se producen "desviaciones" de la conducta ética en la investigación como resultado de la ignorancia o de la falta de reflexión crítica sobre tradiciones problemáticas, entonces un curso de ética de la investigación puede ayudar a reducir la tasa de desviaciones graves al mejorar la comprensión de la ética por parte del investigador y sensibilizarlo. o ella a los problemas.

Finalmente, la educación en ética de la investigación debería poder ayudar a los investigadores a lidiar con los dilemas éticos que probablemente encontrarán al presentarles conceptos, herramientas, principios y métodos importantes que pueden ser útiles para resolver estos dilemas. Los científicos deben abordar una serie de diferentes temas controvertidos, como la investigación con células madre de embriones humanos, la clonación, la ingeniería genética y la investigación con sujetos animales o humanos, que requieren reflexión y deliberación éticas.


Cronología de la ética de la investigación

Nota: Esta lista es la interpretación del propio autor de algunos eventos importantes en la historia de la ética de la investigación y no incluye todos los eventos que algunas personas podrían considerar importantes. Estoy abierto a sugerencias para adiciones, revisiones, etc.

Francis Bacon publica El Novum Organon, en el que sostiene que la investigación científica debería beneficiar a la humanidad.

Galileo Galilea publica su Diálogo sobre dos sistemas mundiales, en el que defiende una teoría heliocéntrica del sistema solar, visión que contradecía la posición de la Iglesia Católica y rsquos de que la Tierra no se mueve sino que el Sol se mueve a su alrededor. En 1633, Galileo se presentó ante un inquisidor de la Iglesia católica. Se negó a retractarse de sus opiniones y fue condenado a arresto domiciliario por el resto de su vida. La Iglesia prohibió su libro. En 1992, 359 años después del arresto de Galileo & rsquos, el Papa Juan Pablo II se disculpó formalmente por el trato que dio a Galileo.

La Royal Society of London instituye procedimientos de revisión por pares para los artículos enviados a The Transacciones filosóficas de la Royal Society de Londres. los Transacciones filosóficas, la primera revista científica de world & rsquos, se publicó por primera vez en 1665.

Edward Jenner inocula a James Phipps, de ocho años, con líquido de una pústula de viruela vacuna para inmunizarlo contra la viruela.

Charles Babbage publica Reflexiones sobre el declive de la ciencia en Inglaterra y algunas de sus causas, en el que argumenta que muchos de sus colegas estaban participando en prácticas de investigación deshonestas, que incluían fabricar, cocinar, recortar y manipular datos.

Charles Darwin y Alfred Wallace publican El origen de las especies, que propone una teoría de la evolución de los seres vivos por selección natural. El libro genera una gran controversia porque propone que los seres humanos no fueron creados por Dios (como afirman la mayoría de las religiones) sino que descienden de los simios. Darwin recopiló la mayoría de los datos para la teoría mientras se desempeñaba como naturalista de barcos y rsquos en el viaje del HMS Beagle (1831-1836). Esperó más de veinte años para publicar sus ideas porque sabía que encontrarían una fuerte oposición y quería asegurarse de poder respaldar sus afirmaciones con pruebas y argumentos. George Lyell instó a Darwin a publicar su teoría después de leer un artículo de Alfred Wallace que proponía una teoría similar a Darwin & rsquos, para que Darwin pudiera establecer precedencia. En cambio, Darwin compartió el crédito con Wallace.

Louis Pasteur administra una vacuna experimental contra la rabia a Joseph Meister, de nueve años, sin probarla primero en animales.

Robert Bartholomew inserta electrodos en un agujero en el cráneo de Mary Rafferty causado por un tumor. Señala que pequeñas cantidades de corriente eléctrica causan movimientos corporales y que cantidades mayores causan dolor. Rafferty, que padecía una enfermedad mental, entró en coma y murió pocos días después del experimento.

Giuseppe Sanarelli inyecta la bacteria de la fiebre amarilla en cinco pacientes sin su consentimiento. Todos los pacientes desarrollaron la enfermedad y tres fallecieron.

Experimentos de Walter Reed para determinar la causa de la fiebre amarilla. Treinta y tres participantes, incluidos dieciocho estadounidenses y seis cubanos, fueron expuestos a mosquitos infectados con fiebre amarilla o inyectados con sangre de pacientes con fiebre amarilla. Murieron seis participantes, incluidos dos investigadores-voluntarios. Todos los participantes firmaron formularios de consentimiento, algunos de los cuales fueron traducidos al español.

Robert Millikan realiza experimentos con gotas de aceite para determinar la carga de un electrón. Millikan recibió un Premio Nobel por esta investigación en 1923. Los historiadores y periodistas que estudiaron los cuadernos de Millikan & rsquos descubrieron que no reportó 33 de las 149 observaciones de gotas de aceite que había marcado como & ldquofair & rdquo o & ldquopoor & rdquo. Millikan tampoco nombró a su estudiante, Harvey Fletcher, como autor del artículo que informó los resultados de estos experimentos, aunque Fletcher hizo importantes contribuciones al diseño de estos experimentos, como sugerir que Millikan usa gotas de aceite en lugar de gotas de agua.

El curador del museo Charles Dawson descubre un cráneo en un lecho de grava de Piltdown cerca de Surrey, Reino Unido.Se pensaba que eran los restos fosilizados de una especie entre humanos y simios (es decir, & ldquoa missing link & rdquo). Una controversia rodeó el cráneo durante décadas y muchos científicos creyeron que era falso. Los análisis químicos realizados en 1953 confirmaron estas sospechas al mostrar que el cráneo es una combinación de un cráneo humano y una mandíbula de orangután, que había sido tratado con productos químicos para que parezcan viejos. La identidad del falsificador aún se desconoce, aunque la mayoría de los historiadores sospechan de Dawson.

La Universidad de Wisconsin establece la Fundación de Antiguos Alumnos de Wisconsin (WARF), una organización independiente que gestiona la propiedad intelectual (por ejemplo, patentes) y las inversiones propiedad de la universidad y apoya la innovación científica y el descubrimiento en el campus. En ese momento, pocas universidades poseían o administraban patentes que se otorgaban a sus investigadores. WARF ayuda a Harry Steenbock a desarrollar su invento para fortificar grasas con vitamina D.

El Tuskegee Syphilis Study, patrocinado por el Departamento de Salud, Educación y Bienestar de los Estados Unidos, comienza en 1932. El estudio investigó los efectos de la sífilis no tratada en 400 hombres afroamericanos del área de Tuskegee, Alabama. Los investigadores no les dijeron a los sujetos que estaban en un experimento. La mayoría de los sujetos que asistieron a la clínica de Tuskegee pensaron que estaban recibiendo tratamiento por "mala sangre". Los investigadores retuvieron el tratamiento de la enfermedad a los participantes incluso cuando la penicilina, una forma eficaz de tratamiento, estuvo ampliamente disponible en la década de 1950. El estudio terminó en 1972, después de que una noticia de Associated Press alertara al público y al Congreso sobre los problemas éticos de la investigación. El gobierno de EE. UU. Resolvió una demanda presentada por los participantes y sus familias.

Los científicos japoneses que trabajan en la Unidad 731 realizaron experimentos moralmente abominables en miles de prisioneros chinos o de guerra, incluidos experimentos con armas biológicas y químicas, experimentos de vacunación y estudios quirúrgicos y de curación de heridas, incluidas vivisecciones. El gobierno de Estados Unidos acordó no procesar a los científicos por crímenes de guerra a cambio de datos de la investigación de armas biológicas y químicas. La Unidad 731 del Ejército Imperial Japonés también realizó investigaciones sobre prisioneros / civiles coreanos (como Dong Ju Yoon (posiblemente el poeta coreano más famoso de la era moderna) y Chung-Chun Lee (un héroe nacional coreano y luchador por la libertad)), así como Mongoles, manchures (separados de los chinos) y rusos.

Los científicos alemanes llevaron a cabo investigaciones moralmente abominables sobre prisioneros de campos de concentración, incluidos experimentos que expusieron a los sujetos a temperaturas bajo cero, bajas presiones de aire, radiación ionizante y electricidad, y enfermedades infecciosas, así como estudios quirúrgicos y de cicatrización de heridas. Los aliados procesaron a los científicos alemanes por crímenes de guerra en los juicios de Nuremberg. El Código de Nuremberg proporcionó la base legal para procesar a los científicos.

Dos científicos refugiados alemanes, Frisch y R.E. Peierls, advierte a Estados Unidos sobre el programa de armas nucleares de Alemania. Albert Einstein envía una carta al presidente Roosevelt advirtiéndole sobre la amenaza que representa Alemania. La carta, que fue escrita por Le & oacute Szil & aacuterd en consulta con Edward Teller y Eugene Wigner, fue firmada por Einstein. La carta sugirió que Estados Unidos debería desarrollar un programa de armas nucleares.

Estados Unidos lleva a cabo el Proyecto Manhattan de $ 2 mil millones para desarrollar una bomba atómica. El general Leslie Groves dirige el Proyecto y el físico Robert Oppenheimer supervisa el trabajo científico.

El Departamento de Energía de EE. UU. Patrocina una investigación secreta sobre los efectos de la radiación en los seres humanos. A los sujetos no se les dijo que estaban participando en los experimentos. Se realizaron experimentos en pacientes con cáncer, mujeres embarazadas y personal militar.

Estados Unidos lanza bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki, Japón, matando a unos 200.000 civiles.

Dirigido por el presidente Eisenhower y el científico de la bomba atómica Robert Oppenheimer, comienza el movimiento "átomos por la paz".

Vannevar Bush escribe el informe Ciencia: la frontera sin fin para el presidente Roosevelt. El informe aboga por un aumento importante del gasto público en ciencia y defiende el ideal de una comunidad científica autónoma libre de una supervisión pública significativa. Aboga por la inversión en ciencia y tecnología como medio para promover la seguridad nacional y el desarrollo económico.

Se adopta el Código de Nuremberg, el primer código ético internacional para la investigación en seres humanos.

Norbert Wiener, el fundador de la cibernética, publicó un artículo en el Atlántico mensual titulado "Un científico se rebela" en el que se niega a realizar investigaciones para los militares.

Alfred Kinsey publica Comportamiento sexual en el hombre humano. Cinco años después, publica Comportamiento sexual en la mujer humana. Estos libros fueron muy controvertidos, porque examinaban temas que se consideraban tabú en ese momento, como la masturbación, el orgasmo, el coito, la promiscuidad y las fantasías sexuales. Kinsey no pudo obtener financiación pública para la investigación, por lo que la financió de forma privada a través del Instituto Kinsey.

La Unión Soviética prueba una bomba atómica comienza la Guerra Fría.

James Watson y Francis Crick proponen un modelo para la estructura del ADN, por el que eventualmente compartirían el Premio Nobel en 1962. Obtuvieron en secreto datos clave de difracción de rayos X de Rosalind Franklin sin su permiso. Franklin no fue nombrado autor en el artículo de Watson y Crick & rsquos. No recibió el Premio Nobel porque murió en 1953 de cáncer de ovario (a los 37 años), y el premio no se otorga póstumamente.

Saul Krugman, Joan Giles y otros investigadores realizan experimentos de hepatitis en niños con discapacidades mentales en The Willowbrook State School. Infectaron intencionalmente a sujetos con la enfermedad y observaron su progresión natural. Los experimentos fueron aprobados por el Departamento de Salud de Nueva York.

La CIA comienza un programa de investigación de control mental, que incluye la administración de LSD y otras drogas a sujetos involuntarios.

Los soviéticos lanzan Sputnik, el primer satélite, que impulsa al gobierno de Estados Unidos a aumentar sus inversiones en ciencia y tecnología para evitar quedarse atrás en la carrera espacial.

En 1957, la talidomida se comercializa en Alemania Occidental como medicamento para tratar las náuseas matutinas durante el embarazo. Aproximadamente 10,000 bebés, la mayoría en Alemania Occidental, nacen con defectos de nacimiento graves como resultado de la exposición a este medicamento. 2.000 niños mueren por exposición a la talidomida. En 1960, Frances Kathleen Oldham Kelsey, una revisora ​​de medicamentos de la FDA, se negó a aprobar el medicamento. Pronto, países de todo el mundo prohíben la droga. Kelsey recibe el Premio del Presidente al Servicio Civil Federal Distinguido en 1962.

El presidente John F. Kennedy compromete a los Estados Unidos con el objetivo de llevar a un hombre a la luna para fines de la década.

Rachel Carson publica Primavera silenciosa, que alerta a las personas sobre los efectos nocivos en el medio ambiente de diversas toxinas y contaminantes, incluido el DDT. Su libro lanza el movimiento ambientalista.

Stanley Milgram lleva a cabo sus experimentos de "descargas eléctricas", que demostraron que las personas están dispuestas a hacer cosas que consideran moralmente incorrectas cuando siguen las órdenes de una autoridad. Los experimentos, que tenían varias variaciones, incluían un alumno, un maestro y un investigador. El alumno estaba conectado a electrodos. Si el alumno da una respuesta incorrecta a una pregunta, el investigador le indica al maestro que presione un botón en una máquina para darle al alumno una descarga eléctrica. Los profesores estaban dispuestos a hacer esto incluso cuando el dial de la máquina estaba en niveles "peligrosos" y el alumno gritaba de dolor y pedía que se detuvieran los experimentos. En realidad, no se dieron choques. El propósito de los experimentos era probar la voluntad de los sujetos de obedecer a una figura de autoridad. Desde entonces, otros investigadores que han repetido estos experimentos han obtenido resultados similares.

La Asociación Médica Mundial publica la Declaración de Helsinki, Principios éticos para la investigación en seres humanos. La Declaración de Helsinki ha sido revisada en numerosas ocasiones, la última de ellas en 2013.

La oficina del Cirujano General de EE. UU. Publica el primero de varios informes sobre problemas de salud relacionados con el tabaquismo.

Henry Beecher publica un artículo en el Revista de Medicina de Nueva Inglaterra alertando a científicos y médicos sobre 22 estudios poco éticos, incluido el estudio de sífilis de Tuskegee y el estudio de hepatitis de Willowbrook.

El movimiento por los derechos de los animales tiene un impacto en la investigación científica. El Servicio de Salud Pública de EE. UU. Publica su Guía para el cuidado y uso humanitarios de animales de laboratorio en 1963. El Guía requiere que las instituciones de investigación formen Comités Institucionales de Uso y Cuidado de Animales (IACUC) para revisar y supervisar los experimentos con animales. El Congreso de los Estados Unidos adoptó la Ley de Bienestar Animal en 1966, que protege a los animales utilizados en la investigación, excluidos los roedores y las aves. Varios estados adoptan o revisan leyes sobre crueldad animal, que también protegen a los animales utilizados en la investigación. En 1975, Peter Singer publica Liberación Animal, que proporciona una defensa filosófica del movimiento por los derechos de los animales.Singer sostiene que la mayor parte de la investigación con animales es inmoral.

Estados Unidos aterriza el primer hombre en la luna.

Después de realizar audiencias sobre investigaciones poco éticas que involucran seres humanos, incluido el estudio de Tuskegee, el Congreso aprueba la Ley Nacional de Investigación en 1973, que el presidente Nixon firma en 1974. La ley autoriza a las agencias federales (por ejemplo, los NIH y la FDA) a desarrollar regulaciones de investigación en humanos. Las regulaciones requieren que las instituciones formen Juntas de Revisión Institucional (IRB) para revisar y supervisar la investigación con sujetos humanos.

William Summerlin admite haber fabricado datos utilizando un marcador para hacer manchas negras en ratones blancos en el Sloan Kettering Cancer Institute. Estaba desarrollando una técnica para trasplantar injertos de piel.

Monsanto y Harvard llegan a un acuerdo para la primera gran inversión corporativa en una universidad.

Los científicos se reúnen en Asilomar, California para discutir los beneficios y riesgos de los experimentos de ADN recombinante y acordar una moratoria temporal para esta investigación hasta que puedan desarrollar estándares de bioseguridad. Los NIH forman el Comité Asesor de ADN Recombinante para brindar orientación a investigadores e instituciones. Las instituciones de investigación forman Comités Institucionales de Bioseguridad (IBC) para revisar y supervisar la investigación que involucra materiales biológicos peligrosos.

E.O. Wilson publica Sociobiología, que reaviva el debate centenario "naturaleza versus crianza". Su libro propone explicaciones biológicas y evolutivas del comportamiento y la cultura humanos.

Louise Brown, el primer bebé del mundo y rsquos concebido por in vitro fertilización, nace en el Reino Unido. Actualmente está viva y sana.

La Comisión Nacional para la Protección de Sujetos Humanos en la Investigación Biomédica y del Comportamiento publica El Informe Belmont: Principios de la investigación ética en seres humanos. El Informe proporciona la base conceptual para una importante revisión de las regulaciones de investigación de Estados Unidos en 1981.

El Congreso aprueba la Ley Bayh-Dole, que permite a los investigadores patentar invenciones desarrolladas con fondos gubernamentales; la Ley fue modificada por la Ley de Transferencia de Tecnología en 1986.

En Diamante contra Chakrabarty, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictamina que una bacteria genéticamente modificada puede patentarse porque es producto del ingenio humano. Esto sienta un precedente para las patentes sobre otras formas de vida y ayuda a establecer una sólida protección de la propiedad intelectual para la nueva industria biotecnológica.

El Instituto Whitehead se establece en el MIT, otra importante inversión privada en una universidad.

El Departamento de Salud, Educación y Bienestar lleva a cabo importantes revisiones de las regulaciones federales de investigación en seres humanos para la investigación en seres humanos.

John Darsee, un becario postdoctoral en Harvard, está acusado de fabricar datos. Se retractaron 17 de sus trabajos.

William Broad y Nicholas Wade publican Traidores de la verdad. El libro afirma que hay más mala conducta en la ciencia de lo que los investigadores quieren admitir y sugiere que científicos famosos, incluidos Isaac Newton, Gregor Mendel y Robert Millikan, no fueron completamente honestos con sus datos. Su libro ayuda a iniciar una era de "lucha contra el fraude" en la ciencia.

Luc Montagnier acusa a Robert Gallo de apropiarse indebidamente de una cepa del VIH. Gallo es declarado inocente de mala conducta. Gallo y Montagnier también tienen una disputa sobre a quién se le debe atribuir el mérito de haber descubierto el VIH y quién puede patentar una prueba para el virus. Los gobiernos de Estados Unidos y Francia llegan a un acuerdo para resolver la controversia.

Roger Boisjoly advierte a la NASA sobre una posible falla de la junta tórica, debido al clima frío, en el transbordador espacial Challenger. La NASA decide seguir adelante con el lanzamiento, y el Challenger explota, matando a toda la tripulación.

Un panel del NIMH concluye que Steven Breuning fabricó y falsificó datos en 24 artículos. Breuning es condenado por defraudar al gobierno federal en 1988.

Martin Luther King está acusado de plagiar su Ph.D. disertación.

Margot O'Toole, una estudiante de posdoctorado en el Instituto Whitehead, tiene algunas preguntas sobre los datos en un artículo escrito por seis de sus colegas y publicado en la revista. Celda en 1986. Pide examinar los cuadernos de laboratorio de Thereza-Imanishi-Kari, que parecen no coincidir con los resultados publicados. Acusa a Imanishi-Kari de fabricar y falsificar datos. La investigación resultante lleva a indagaciones por parte del MIT y Tufts, así como del NIH y un comité del Congreso presidido por el representante John Dingell. El ganador del Premio Nobel David Baltimore es uno de los coautores del artículo en disputa. Aunque no fue acusado de mala conducta, Baltimore dimite como presidente de la Universidad Rockefeller. Describió la investigación, que fue cubierta por el New York Times, como una "caza de brujas". Una junta de apelaciones en el DHHS finalmente exoneró a Imanishi-Kari, quien solo admitió tener registros deficientes.

Harvard y Dow Chemical patentan un ratón modificado genéticamente que se utiliza para estudiar el cáncer.

El PHS forma dos agencias, la Oficina de Integridad Científica y la Oficina de Revisión de la Integridad Científica para investigar la mala conducta científica y brindar información y apoyo a las universidades. También modifica su definición de mala conducta. Las dos agencias se reorganizan en 1992 como la Oficina de Integridad de la Investigación (ORI).

Los NIH requieren que todos los estudiantes graduados con becas de formación reciban educación en la realización responsable de la investigación.

Stanley Pons y Martin Fleischmann celebran una conferencia de prensa en la Universidad de Utah para anunciar que han descubierto una forma de producir fusión nuclear a temperatura ambiente. Decenas de laboratorios de todo el mundo no logran reproducir sus resultados. Se les acusa de fraude, descuido y autoengaño.

La NAS publica On Being A Scientist (revisada en 1994 y 2009), que es un libro breve gratuito sobre ética de la investigación para científicos en formación.

Estados Unidos lanza el Proyecto Genoma Humano, un esfuerzo de $ 20 mil millones para mapear y secuenciar el genoma humano.

W. French Anderson comienza el primer ensayo clínico de terapia génica humana en pacientes con deficiencia de ADA, una enfermedad genética que afecta el sistema inmunológico.

En Moore v. Regentes de la Universidad de California, la Corte Suprema de California dictamina que los investigadores tienen derechos de propiedad intelectual sobre una línea celular derivada del tejido de Moore, pero que Moore no tenía ningún derecho de propiedad sobre su propio tejido. El Tribunal también dictamina que los investigadores violaron el derecho de Moore al consentimiento informado al no revelarle sus intereses comerciales en su muestra de tejido. La mayoría de los tribunales han seguido esta decisión al sostener que los pacientes ya no tienen derechos sobre los tejidos sobrantes de cirugías o procedimientos o donados a investigadores.

El Congreso investiga los conflictos de intereses que involucran a Pharmatec y la Universidad de Florida.

Los europeos se oponen a la introducción de alimentos y cultivos manipulados genéticamente. Los consumidores de EE. UU. Son más receptivos a las plantas y animales transgénicos. Los europeos finalmente permiten los alimentos transgénicos, pero exigen que se etiqueten como tales. Los EE. UU. No exigen el etiquetado de alimentos transgénicos, pero muchos fabricantes y proveedores etiquetan voluntariamente los alimentos como & ldquono GMOs & rdquo o & ldquonot GM. & Rdquo

Las agencias federales de EE. UU. Revisan sus regulaciones de investigación en humanos. Todas las agencias gubernamentales de EE. UU., Excepto la EPA, ahora aceptan un marco regulatorio básico, conocido como "la regla común" (45 CFR 46).

NAS publica Ciencia responsable: garantizar la integridad del proceso de investigación. El libro estima la incidencia de la mala conducta, analiza algunas de las causas de la mala conducta, propone una definición de mala conducta y recomienda algunas estrategias para prevenir la mala conducta.

En Daubert contra Merrell Dow Pharmaceuticals La Corte Suprema de EE. UU. dictamina que los jueces actúan como guardianes para admitir el testimonio científico en el tribunal y que pueden utilizar una variedad de criterios, que incluyen comprobabilidad, confiabilidad, revisión por pares y aceptación general para determinar si el testimonio es científico.

Los investigadores de fertilidad clonaron con éxito embriones humanos.

El psicólogo de Harvard Richard Herrnstein y Charles Murray publican La curva de la campana, un libro controvertido que reaviva el debate centenario sobre biología, raza e inteligencia.

Roger Poisson admite haber fabricado y falsificado datos de pacientes en ensayos clínicos de cáncer de mama financiados por los NIH para permitir que sus pacientes califiquen para la inscripción y tengan acceso a tratamientos experimentales.

Los NIH solicitaron patentes sobre miles de fragmentos de genes con el fin de socavar los esfuerzos privados para patentar fragmentos de genes. La Oficina de Patentes rechazó las solicitudes de los NIH.

La Comisión Ryan, convocada por los NIH, celebra reuniones sobre mala conducta científica.

La Administración Clinton desclasifica la información sobre experimentos secretos de radiación humana realizados entre las décadas de 1940 y 1980 y se disculpa.

Dos científicos que trabajaron en Philip Morris, Victor DeNobel y Paul Mele, testifican ante el Congreso sobre una investigación secreta sobre las propiedades adictivas de la nicotina. Si la investigación se hubiera hecho pública, la FDA o el Congreso podrían haber tomado medidas adicionales para regular el tabaco como medicamento. Muchos estados e individuos entablaron litigios contra las empresas tabacaleras, lo que condujo a un acuerdo de 206.000 millones de dólares entre las tabacaleras y 46 estados. La comunidad científica también publica más datos sobre los peligros del humo de segunda mano.

Boots Pharmaceuticals presiona a Betty Dong para que retire un artículo de la publicación en JAMA mostrando que su fármaco, Synthroid, no es más eficaz que sus equivalentes genéricos en el tratamiento del hipotiroidismo.

Se publican decenas de estudios en revistas biomédicas que proporcionan datos sobre la relación entre la fuente de financiación de la investigación y los resultados de los estudios de investigación, los intereses económicos de los investigadores en las ciencias biomédicas y la estrecha relación entre los investigadores académicos y las industrias farmacéutica y biotecnológica. .

Los NIH y NSF revisan sus políticas de conflicto de intereses.

Los científicos y los analistas de defensa se preocupan por el uso de armas químicas o biológicas por parte de un grupo terrorista después de que Aum Shinrikyo, un culto del fin del mundo japonés, libera gas sarín en un metro de Tokio, mata a 12 personas y envía a 5.500 a hospitales. El grupo también intentó (sin éxito) rociar esporas de ántrax sobre Tokio. En 1998, los expertos en terrorismo advierten sobre el uso de armas biológicas o químicas por parte de Osama bin Laden y Saddam Hussein.

Más de 200 líderes religiosos, encabezados por el crítico de biotecnología Jeremy Rifkin, protestan contra la patente de plantas, animales y partes del cuerpo humano en Washington, D.C.

Dolly, la primera oveja clonada del mundo, nace y se anuncia su nacimiento en 1997. Varias naciones europeas prohíben la clonación humana. El Congreso considera un proyecto de ley para prohibir toda clonación humana, pero decide no hacerlo después de que los científicos argumentan que el proyecto de ley socavaría la investigación biomédica.

El ICMJE, que representa a más de 400 revistas biomédicas, revisa sus pautas de autoría.

En un artículo publicado en Revista de Medicina de Nueva Inglaterra, Peter Lurie y Sidney Wolfe acusan a los NIH, la OMS, las Naciones Unidas y los CDC de diseñar y realizar estudios poco éticos sobre la prevención de la transmisión maternoinfantil del VIH en los países en desarrollo. La disputa impulsa un examen más detenido de los códigos y directrices internacionales de ética de la investigación.

Los científicos perfeccionan los métodos para el crecimiento de células madre embrionarias humanas. Algunos países prohíben la investigación, otros la promueven.

Craig Venter forma Celera Genomics y comienza un esfuerzo privado para secuenciar el genoma humano, utilizando docenas de máquinas de secuenciación automatizadas.

Apotex obliga a Nancy Olivieri, investigadora clínica de la Universidad de Toronto, a retirar un artículo que expone preocupaciones de seguridad sobre su medicamento deferiprona, que se usa para tratar la talasemia. La empresa intenta desacreditar a Olivieri y hacer que la despidan.

Jessie Gelsinger muere en un experimento de terapia genética humana en la Universidad de Pensilvania. El evento desencadena un mayor escrutinio de los conflictos de intereses en la investigación con sujetos humanos, incluidos los conflictos de intereses institucionales. Penn resuelve una demanda presentada por la familia Gelsinger por una cantidad de dinero no revelada.

Las demandas por investigación humana aumentan dramáticamente. Alan Milstein, del bufete de abogados Sherman, Silverstein, Kohl, Rose & amp Podolsky, P.A., instiga 13 demandas contra investigadores, universidades, compañías farmacéuticas y miembros de la Junta de Revisión Institucional.

Los NIH y OHRP de EE. UU. Exigen que todas las personas que realicen o supervisen investigaciones en seres humanos tengan formación en ética de la investigación.

La Oficina de Política de Ciencia y Tecnología de EE. UU. Finaliza una definición federal de mala conducta como "fabricación, falsificación o plagio", pero no como "error honesto o diferencias de opinión". La mala conducta debe cometerse a sabiendas, intencionalmente o imprudentemente.

ORI propone una formación obligatoria en la conducción responsable de la investigación (RCR) para todos los investigadores con becas de PHS, incluidos los investigadores, estudiantes y técnicos junior senior. Varias asociaciones científicas y universidades se oponen a la política por considerarla un mandato innecesario y no financiado. La administración Bush suspende la propuesta de la ORI en 2001 con el argumento de que la agencia no siguió los procedimientos adecuados para proponer nuevas regulaciones gubernamentales. Muchas instituciones de investigación amplían voluntariamente sus programas de formación en RCR.

Tanto Celera como el Proyecto Genoma Humano completan borradores completos al 99% del genoma humano y publican sus resultados en Ciencias y Naturaleza.

El Congreso debate la legislación sobre clonación humana.

Varias revistas, incluidas Naturaleza y JAMA, experimente solicitando a los autores que describan sus responsabilidades al publicar una investigación.

La Administración Bush anuncia que los NIH solo financiarán la investigación con células madre embrionarias humanas en aproximadamente 64 líneas celulares creadas a partir de embriones humanos sobrantes.

Los terroristas secuestran 3 aviones el 11 de septiembre y matan a más de 5.000 personas. Varias semanas después, alguien envió cuatro cartas que contenían ántrax, matando a 5 personas e infectando a 23. El investigador médico del Ejército de los Estados Unidos Bruce Ivins, que se suicidó, es el principal sospechoso.

Bell Labs determina que Jan Hendrick Sch & oumln, una estrella en ascenso que trabaja en la física de la materia condensada y la nanotecnología y que publicó decenas de artículos en un corto período de tiempo en revistas prestigiosas, había fabricado y falsificado datos. Se retiraron 28 artículos escritos por Sch & oumln.

El Consejo Presidencial de Bioética recomienda que Estados Unidos prohíba la clonación reproductiva y promulgue una moratoria sobre la clonación de investigación.

El historiador Stephen Ambrose está acusado de plagio.

El NAS publica Integridad en la investigación científica, que recomienda que las universidades desarrollen programas para la educación en la conducción responsable de la investigación (RCR), así como políticas y procedimientos para abordar la ética de la investigación.

Corea del Norte declara que tiene un programa secreto de armas nucleares y advierte que tiene otras armas "más poderosas".

Los científicos publican varios artículos en revistas destacadas con implicaciones directas para el bioterrorismo. Un artículo publicado en el Revista de Virología describió un método para manipular genéticamente una forma de virus de la viruela del ratón que es mucho más letal que la cepa natural. Un artículo publicado en Ciencias mostró cómo producir el poliovirus obteniendo suministros de una empresa de venta por correo. Un artículo publicado en PNAS Desarrollar un modelo matemático para mostrar cuántas personas morirían al infectar el suministro de leche de EE. UU. con toxina botulínica. En 2003, la Sociedad Estadounidense de Microbiología (ASM), la Academia Nacional de Ciencias y el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales celebraron una reunión para discutir la investigación biológica de censura que plantea riesgos de seguridad. Las revistas acuerdan autocensurar algunas investigaciones.

Estados Unidos invade Irak con el propósito declarado de eliminar sus programas de armas químicas, biológicas y nucleares. Estados Unidos encontró evidencia de programas de armas, pero no armas reales.

La EPA suspende el estudio CHEERS debido a las críticas de grupos de defensa y miembros del Congreso, quienes afirmaron que el estudio exponía intencionalmente a los niños a los pesticidas. La EPA revisó sus reglas de sujetos humanos en respuesta a un mandato del Congreso de fortalecer las protecciones para niños y mujeres embarazadas o lactantes.

Ronald Reagan, Jr. hace una presentación en apoyo de la financiación federal para la investigación con células madre embrionarias a la Convención Demócrata. La investigación con células madre (y la clonación terapéutica) se convirtió en un tema candente en las elecciones presidenciales de 2004.

Merck retira su medicamento Vioxx del mercado debido a problemas de seguridad y responsabilidad. Hasta 50.000 personas sufrieron un ataque cardíaco o un derrame cerebral mientras tomaban el medicamento, y miles demandaron a la compañía. Ya en 2001, los científicos de Merck sospechaban que Vioxx podría aumentar los riesgos cardiovasculares, pero los investigadores financiados por Merck no publicaron algunos de los datos que respaldarían estas sospechas, a pesar de que lo informaron a la FDA. En 2001, la FDA advirtió a Merck que había tergiversado el perfil de seguridad de Vioxx & rsquos al público y en 2002 emitió una advertencia de recuadro negro para el medicamento. Una revisión sistemática de medicamentos antidepresivos conocidos como inhibidores selectivos de la captación de serotonina (ISRS) encontró que algunos de estos medicamentos aumentan los riesgos de suicidio en adolescentes y niños. La revisión incluyó datos del Comité de Seguridad de los Medicamentos del Reino Unido y rsquos, que no se habían publicado anteriormente. Pacientes, padres, investigadores y legisladores acusaron a las empresas de ocultar intencionalmente estos datos al público, y el fiscal general de Nueva York, Eliot Spitzer, demandó a Glaxo por fraude. Como resultado de estos problemas relacionados con la supresión de datos, las agencias gubernamentales (incluida la FDA) y las revistas ahora requieren que los ensayos clínicos se registren en un sitio web disponible públicamente. El registro incluye información importante sobre los estudios, incluido el diseño de la investigación, las intervenciones y los métodos, los sitios de investigación y la información de contacto del personal y los resultados de la investigación (pero no datos brutos).

En respuesta a las críticas del Congreso, el NIH revisa sus reglas de conflicto de intereses para la investigación intramuros. Los investigadores de los NIH no pueden tener acciones en empresas farmacéuticas o biotecnológicas ni consultar con estas empresas para obtener un pago.

La investigación de la Universidad de Seúl, Woo Suk Hwang, admite haber fabricado datos en dos artículos publicados en la revista. Ciencias. En los artículos, Hwang afirmó que había utilizado técnicas de transferencia nuclear para desarrollar células madre embrionarias humanas específicas para cada paciente.

El investigador de la Universidad de Vermont Eric Poehlman admite haber fabricado o falsificado datos en 15 subvenciones federales y 17 publicaciones. Poehlman cumplió un año y un día en una prisión federal y acordó pagar al gobierno de Estados Unidos 180.000 dólares en multas.

En respuesta a las recomendaciones de un informe del Consejo Nacional de Investigación titulado & ldquoBiotechnology in the Age of Terrorism & rdquo, el Departamento de Salud y Servicios Humanos establece el Consejo Asesor Nacional de Ciencias para la Bioseguridad (NSABB) para brindar asesoramiento y orientación a agencias federales, científicos y revistas. en relación con la supervisión y el público de la investigación en biotecnología o biomedicina, que se puede aplicar fácilmente para causar un daño significativo a la salud pública, la agricultura, la economía o la seguridad nacional (es decir, investigación de "uso habitual").

Alguien pirateó el servidor de correo electrónico de la Unidad de Investigación Climática (CRU) de la Universidad de East Anglia y publicó en Internet miles de correos electrónicos intercambiados entre investigadores de cambio climático en la CRU e investigadores de todo el mundo. Los correos electrónicos mostraron que los investigadores se negaron a compartir datos y códigos de computadora con los escépticos del cambio climático, quienes llamaron al incidente "Climategate". El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), que se basa en gran medida en datos y modelos de investigadores de CRU, se comprometió a promover una mayor apertura en la investigación climática.

La administración Obama anuncia que ampliará significativamente la financiación de los NIH para la investigación con células madre de embriones humanos que había sido restringida durante la administración Bush.

La National Science Foundation (NSF) anuncia los requisitos de capacitación de RCR para investigadores, estudiantes y aprendices financiados. El NIH amplía y fortalece sus requisitos de capacitación en RCR.

Mientras realizaba una investigación sobre el Estudio de la sífilis de Tuskegee, Susan Reverby, profesora de estudios sobre mujeres y rsquos en Wellesley College, descubrió documentos sobre experimentos de investigación poco éticos en seres humanos realizados por el gobierno de los Estados Unidos en Guatemala de 1946 a 1948. La investigación involucró la infección intencional de más de 1300 sujetos con sífilis para probar la eficacia de la penicilina en la prevención de esta enfermedad. Solo 700 sujetos recibieron penicilina y 83 murieron como resultado del estudio. No se informó a los sujetos de que participaban en un experimento.

Lanceta retracta un artículo por fraude, publicado en 1998 por Andrew Wakefield y sus colegas, que relaciona el autismo con la vacuna contra el sarampión, las paperas y la rubéola. Los miembros del movimiento contra las vacunas citaron el documento como prueba de que las vacunas infantiles son peligrosas. Las tasas de vacunación en el Reino Unido, Europa y EE. UU. Disminuyeron después de la publicación del estudio de Wakefield & rsquos. Una investigación del periodista Brian Deer encontró que Wakefield no había revelado un interés financiero significativo y no había obtenido la aprobación de la junta de ética para el estudio. La investigación de Wakefield & rsquos había sido apoyada por un bufete de abogados que estaba demandando a los fabricantes de vacunas. Un abogado de la firma había ayudado a Wakefield a reclutar pacientes. Wakefield no reveló su relación con el bufete de abogados en el documento de 1998. En 2010, el UK & rsquos General Medical Council (GMC) revocó la licencia de Wakefield & rsquos para ejercer la medicina luego de una investigación que concluyó que no había revelado un interés financiero significativo y había realizado procedimientos riesgosos, como colonoscopias y punciones lumbares, sin las calificaciones pediátricas adecuadas o aprobación del comité de ética.

Jeffrey Beale publica una lista de lo que él llama "revistas depredadoras". Las revistas depredadoras son revistas con fines de lucro que cobran tarifas altas por la publicación de acceso abierto, prometen una publicación rápida y tienen estándares deficientes (o inexistentes) para la revisión por pares. Beale luego retira su lista debido a la presión de las revistas.

Ivan Oransky y Adam Marcus lanzan Retraction Watch, un blog que publica retractaciones de artículos científicos y artículos relacionados con la integridad de la investigación.

La Conferencia Mundial sobre Integridad en la Investigación publica la Declaración de Singapur sobre Integridad en la Investigación, un código de ética para científicos de diversas disciplinas.

Los NIH y NSF revisan sus reglas de conflicto de intereses para la investigación financiada.

La Oficina de Protección de la Investigación Humana anuncia cambios propuestos a la Regla Común para mejorar la protección de los sujetos humanos y reducir la carga del investigador. La Regla Común no se ha modificado significativamente desde 1981.

La periodista Rebecca Skloot publica un libro ampliamente aclamado sobre Henrietta Lacks, una mujer afroamericana que proporcionó el tejido para una línea celular ampliamente utilizada conocida como HeLa (una abreviatura de su nombre). En 1951, Lacks se sometió a un tratamiento para el cáncer de cuello uterino en el Hospital Johns Hopkins y murió ese mismo año. Los investigadores descubrieron que pudieron cultivar las células del tumor de Lacks y rsquo y mantenerlas vivas, que fue la primera vez que los científicos pudieron cultivar una línea celular humana. Las células HeLa se han utilizado en miles de laboratorios de todo el mundo en varios experimentos biomédicos. Skloot estaba interesada en averiguar de dónde provenía la línea celular HeLa, y descubrió que provenía de Henrietta Lacks. Skloot entrevistó a la familia de Lacks y rsquo y se enteró de que los investigadores habían cultivado sus células tumorales sin su consentimiento y sin proporcionar a la familia ninguna compensación, lo que era una práctica común en ese momento. Skloot decidió compartir las ganancias de su libro con la familia. En 2013, los NIH llegaron a un acuerdo con la familia Lacks y rsquo sobre el acceso a los datos genómicos de la línea celular. El acuerdo otorga a la familia el control sobre el acceso a los datos y el reconocimiento en artículos científicos.

Varios autores publican artículos que documentan un aumento dramático en el número de artículos retractados desde 2001. La mayoría de las retractaciones se deben a mala conducta en la investigación.

Dos artículos envueltos en controversias fueron publicados en Ciencias y Naturaleza después de varios meses de debate sobre sus implicaciones para el bioterrorismo. Los artículos informaron los resultados de una investigación patrocinada por los NIH realizada por un equipo que trabaja en los Países Bajos, dirigido por Ron Fouchier, y un equipo que trabaja en la Universidad de Wisconsin, dirigido por Yoshihiro Kawaoka. Los investigadores pudieron modificar genéticamente un virus de la gripe aviar H5N1 para que pueda transmitirse por el aire entre mamíferos, incluidos los humanos. Actualmente, la gripe aviar solo se puede contraer a través del contacto directo con aves. El virus es muy letal, con una tasa de mortalidad superior al 50%. Más de 300 personas han muerto a causa del virus desde 1997. La Junta Nacional de Asesoramiento Científico para la Bioseguridad (NSABB) inicialmente recomienda que los artículos se publiquen en forma redactada, con los detalles clave eliminados y solo disponibles para los científicos responsables, para que los terroristas u otras personas puedan No utilice la información para fabricar armas biológicas mortales. Sin embargo, el NSABB cambió de opinión y recomendó la publicación completa de ambos artículos después de conocer más sobre el valor de la investigación para la salud pública (por ejemplo, monitoreo de poblaciones de aves, desarrollo de vacunas), medidas de bioseguridad, lo difícil que sería para los terroristas replicar el trabajo y problemas con la publicación redactada.

El NIH lanza la iniciativa de reproducibilidad en respuesta a problemas con la reproducibilidad de la investigación científica.

En Asociación para Patología Molecular et al. v. Myriad Genetics, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictamina que el ADN aislado y purificado no se puede patentar. Solo se puede patentar el ADN que haya sido modificado por seres humanos. El fallo invalida las patentes de Myriad & rsquos sobre los genes BRCA1 y BRCA2 y crea incertidumbre sobre la validez legal de otros tipos de patentes sobre productos químicos aislados y purificados.

Haruko Obokata, bioquímico del Centro RIKEN de Biología del Desarrollo en Kobe, Japón, y los coautores publicaron dos artículos de alto perfil en Naturaleza que describe un método para convertir células adultas del bazo en ratones en células madre pluripotentes mediante estimulación química y estrés físico. Varias semanas después de la publicación de los artículos, los investigadores del Centro RIKEN no pudieron reproducir los resultados y acusaron a Obokata, quien era el autor principal de los artículos, de mala conducta. La revista se retractó de ambos artículos en julio después de que una investigación del centro RIKEN descubrió que Obokata había fabricado y falsificado datos. Más tarde ese año, el asesor de Obokata & rsquos, Yoshiki Sasai, se suicidó ahorcándose.

Varias agencias de financiación y revistas, incluido el NIH, Ciencias, y Naturaleza, tomar medidas para promover la reproducibilidad en la ciencia en respuesta a informes de que muchos estudios publicados en las ciencias biomédicas, del comportamiento y físicas no son reproducibles.

Diecisiete agencias federales publican un Aviso de elaboración de reglas propuestas (NPRM, por sus siglas en inglés) para las revisiones de la Regla común. Los cambios aumentarían la supervisión de muestras biológicas humanas, expandirían las categorías de investigación exentas de la regla, mejorarían los requisitos de consentimiento informado, requerirían un solo IRB para la investigación en múltiples sitios y reducirían algunas cargas regulatorias sobre investigadores e instituciones.

El NIH establece una moratoria temporal sobre la financiación de experimentos que involucran quimeras de humanos y animales mientras revisa las reglas existentes que rigen esta investigación.

Diecisiete agencias federales publican la regla final para las revisiones de la regla común. La Regla Final elimina disposiciones controvertidas que habrían requerido consentimiento previo para toda investigación que involucre muestras biológicas humanas. La regla entró en vigencia en 2019.

En octubre, He Jiankui, científico de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur en Shenzhen, China, anuncia el nacimiento de los primeros bebés editados genéticamente del mundo y rsquos, ambas niñas. Afirma que usó la tecnología CRISPR-Cas 9 para modificar el gen CCR5 para dar inmunidad a las niñas al VIH. El anuncio genera indignación en todo el mundo y muchos científicos y legisladores piden la prohibición de la edición del genoma de la línea germinal humana.


¿Es el compromiso el mejor camino a seguir?

Permítanme hacer un balance de lo que he dicho hasta ahora. En la sección anterior, he mostrado cómo los argumentos de beneficencia y viabilidad técnica a favor de la investigación con embriones y de extender el límite de 14 días son menos sencillos de lo que parecen sugerir sus proponentes. También he sugerido, usando el argumento de la pendiente resbaladiza como ejemplo, que extender el límite para la investigación con embriones podría socavar la confianza pública en los científicos, reguladores y organismos supervisores. Para mostrar la importancia del compromiso y el valor de respetar el pluralismo en el contexto de la investigación con embriones, no yuxtapondré los argumentos de la beneficencia de la investigación y de la viabilidad técnica con argumentos relacionados con la santidad de la vida humana y la dignidad humana. Estos argumentos surgen en el contexto de desacuerdos fundamentales sobre el comienzo de la vida humana, el valor de la persona y sobre lo que debe implicar el respeto a la dignidad humana. Tanto los defensores como los críticos de la investigación los describen como preguntas fácticas (es decir, la investigación más allá de los 14 días no debe permitirse / debe permitirse porque los embriones humanos son / no son personas y hacer una investigación sobre ellos violaría / no violaría su dignidad) sin embargo, no son meramente una cuestión de hecho, sino que están informados y moldeados por valores, sentimientos y creencias. Independientemente de la opinión que uno tenga sobre los valores y creencias de quienes defienden el punto de vista de la santidad de la vida, la carga de justificar la propia afirmación debe recaer tanto en los que defienden este punto de vista como en los que abogan por el progreso tecnológico, contrariamente a lo que parece creerse normalmente [48]. .

Lo que pretendo argumentar en esta última sección es que incluso si la cuestión del estatus moral de los embriones no puede resolverse fácilmente, hay dos argumentos a favor de llegar a un compromiso y respetar el pluralismo de valores en el contexto de la investigación embrionaria: el argumento de confianza y el argumento del respeto. Sostengo que el argumento de la confianza a favor del compromiso, aunque sólido y ampliamente utilizado, podría, en ciertos casos, asumir formas instrumentales y paternalistas. Luego sostengo que en el contexto de la investigación con embriones y, de manera más general, en la gobernanza de los avances científicos y técnicos, sería útil emplear lo que llamo el argumento del respeto.

El argumento de la confianza y el argumento del respeto

El primer argumento a favor de llegar a un compromiso que, en igualdad de condiciones, respete el pluralismo de valores es lo que yo defino como “el argumento de la confianza”. Está estructurado de la siguiente manera:

La investigación científica es importante porque mejora la vida de las personas y se debe permitir que continúe

La confianza pública es necesaria para llevar a cabo la investigación científica.

Por lo tanto, debe preservarse la confianza del público en la investigación científica.

Dados los puntos de vista opuestos sobre el estado moral del embrión, este argumento proporciona una razón a favor de encontrar una solución de compromiso que se adapte tanto como sea posible a estos puntos de vista y evite el riesgo de anular los de un campo con los del otro. El argumento de la confianza se basa en la premisa a) para demostrar que la investigación científica mejora la vida de las personas [76]. Se basa en la premisa b) para demostrar que la confianza pública es una condición necesaria para el desarrollo de la investigación científica [77, 78]. La confianza es necesaria para asegurar la aceptación pública de aplicaciones concretas de la investigación para preservar la confianza pública en las políticas informadas por la investigación científica y permitir la inversión de recursos públicos en la investigación científica [77, 78]. En el contexto de la investigación con embriones, el argumento muestra que, dados los beneficios potenciales de la investigación con embriones (premisa a), y dada la importancia de la confianza pública para llevar a cabo este tipo de investigación (premisa b), existen buenas razones para preservar la confianza pública. (conclusión c). Siguiendo este argumento, es posible sacar dos conclusiones: por un lado, si el público se opone firmemente a la extensión del límite de 14 días para la investigación con embriones, nota al pie 11, entonces hay buenas razones para no extender el límite. Por otro lado, si los puntos de vista opuestos coexisten en la comprensión pública de la investigación con embriones, entonces hay buenas razones para encontrar una solución que logre un compromiso entre estos puntos de vista.

El límite de 14 días fue una solución de compromiso entre puntos de vista morales en conflicto diseñados para mantener la confianza del público y permitir que la investigación avanzara [12, 24, 79]. En la actualidad, hay dos cuestiones que deben abordarse, una empírica y una normativa-teórica. La pregunta empírica es si el público (o al menos una gran mayoría) está en contra de la extensión del límite de 14 días para la investigación con embriones. La pregunta teórico-normativa es si la opinión pública debería influir en la decisión de cambiar o mantener la regla actual de los 14 días y, de ser así, en qué medida. Una implicación de tener en cuenta la cuestión empírica es que, si la opinión pública de la investigación con embriones se ha vuelto más favorable, entonces hay al menos una buena razón a favor de revisar la regla de los 14 días. Nota a pie de página 12 En enero de 2017, una encuesta de YouGov encargada por la BBC en el Reino Unido preguntaba a los encuestados sobre una extensión del límite hasta el día 28. Curiosamente, el 48% de los 1740 encuestados dijo que estaría a favor de ampliar el límite, mientras que el 19% quería mantener el límite actual. Además de estos encuestados, el 10% sostuvo que desearía que se prohibiera por completo la investigación con embriones, mientras que el 23% no expresó ninguna de las preferencias mencionadas [80]. Además de la pregunta empírica sobre las actitudes del público hacia la extensión del límite de 14 días, cabe preguntarse cómo serían esas actitudes hacia las terapias y los resultados científicos obtenidos gracias a la investigación en embriones más allá de este límite en países que pueden extenderlo. Actualmente, el límite de 14 días está consagrado en las leyes (por ejemplo, en el Reino Unido, Canadá y España) o se especifica en las directrices científicas (por ejemplo, en Singapur, China y Estados Unidos) de muchos países. Sin embargo, estos marcos regulatorios pueden cambiar en el futuro. Por lo tanto, si este fuera el caso, sería interesante investigar las actitudes del público hacia esas terapias y otros avances de la investigación básica que son posibles gracias a la investigación en países que permiten la investigación con embriones más allá del día 14. Nota al pie 13

No daré una respuesta a estas preguntas empíricas aquí, aunque solo sea por la escasez de datos empíricos sobre las actitudes públicas hacia la extensión del límite y la investigación de embriones en general. En cambio, con respecto a la pregunta teórico-normativa (es decir, si la opinión pública debe influir en la decisión de cambiar o mantener la regla de 14 días actual), el argumento de la confianza indicaría que la respuesta es sí: oposición pública a extender la regla de 14 días. debería evitar su prórroga, mientras que el acuerdo público de un cambio propuesto (es decir, el límite de 28 días u otras propuestas futuras) debería facilitar su prórroga. El riesgo de proceder independientemente de las actitudes públicas hacia una extensión del límite es que las políticas derivadas de la investigación con embriones no estarán respaldadas por el consenso público y no se aceptarán las aplicaciones de la investigación con embriones (por ejemplo, terapias desarrolladas gracias al rendimiento de conocimiento de la investigación con embriones). Si la importancia de mantener la confianza pública en la investigación científica (premisa b) está motivada por estas consideraciones, luego parece que la confianza pública solo se valora por razones instrumentales y extrínsecas. En otras palabras, esta comprensión de la importancia de mantener la confianza del público en la investigación científica no valora la confianza del público por sí misma, sino solo por su función para permitir que la investigación avance. Lo problemático de este enfoque de la confianza pública es que ofrece una razón consecuencialista a favor del respeto del pluralismo de valores, una razón que se refiere a los mejores resultados tangibles del respeto del pluralismo de valores sobre otras estrategias de gobernanza. Además de esto, cuando la justificación instrumental de mantener la confianza pública se asocia con una representación del público como mal informado y con poca o ninguna comprensión de los beneficios potenciales de la investigación, podría estar motivada por consideraciones paternalistas. Los científicos y los especialistas en ética pueden correr el riesgo de malinterpretar las preocupaciones y puntos de vista del público sobre la investigación con embriones como resultado de una falta de experiencia o de información basada en pruebas, en lugar de una cuestión de desacuerdo legítimo y genuino sobre valores [81, 82].

Sin embargo, la segunda premisa del argumento de la confianza también podría estar motivada por una preocupación por una concepción deliberativa de la democracia. Esta concepción de la gobernabilidad democrática requiere que tanto los ciudadanos como sus representantes proporcionen justificaciones públicas de sus puntos de vista y participen en procesos deliberativos. La confianza pública se vuelve entonces fundamental para permitir que estos procesos deliberativos tengan lugar y para fomentar mejores estrategias para la formulación de políticas [82, 83]. Estos procesos deliberativos de intercambio mutuo entre expertos y el público, junto con el compromiso de respetar los puntos de vista morales en conflicto (es decir, el respeto por el pluralismo de valores) proporcionan una razón a favor de encontrar una solución de compromiso que, dados los puntos de vista opuestos sobre el estado moral de los embrión, respetar esta pluralidad de puntos de vista y valores con respecto a la investigación con embriones. Estas consideraciones sobre la importancia de mantener la confianza pública se hacen eco de otras consideraciones empleadas para defender la democracia como sistema político y como una forma valiosa de gobernanza. Estos incluyen, por ejemplo, la igualdad: dada la existencia de puntos de vista, valores y creencias en conflicto, una buena razón para respetarlos es que las personas o grupos que tengan estos puntos de vista diferentes serán respetados al tener la misma voz en asuntos de interés común [84 , 85]. Mertens y Pennings [8] han argumentado a favor del beneficio del compromiso en el contexto de diferentes políticas que regulan la investigación con células madre embrionarias y han concluido que existe una obligación moral de respetar las opiniones morales en conflicto [8].De manera similar, Devolder argumentó que a pesar de los costos epistémicos del compromiso, las posiciones intermedias aún podrían defenderse en el contexto de la formulación de políticas [6]. Lo que sugiero aquí es que el compromiso con un proceso democrático de toma de decisiones implica un respeto fundamental por el pluralismo de valores [86]. En la época de Warnock y la IVF-Inquiry, este respeto por el pluralismo de valores se tradujo en una deliberación que dio como resultado la regla de los 14 días. Hoy se traduce en favorecer una valoración de la regla y de las posibles razones para cambiarla que, una vez más, tenga en cuenta los puntos de vista morales conflictivos sostenidos en la sociedad, valoración que no puede basarse en el argumento del beneficio de la investigación y de la viabilidad científica únicamente.


A DÓNDE IR DESDE AQUÍ

Dada la dificultad documentada de comunicarse con las familias que dudan de las vacunas y las que se oponen a las vacunas de una manera que aborde sus preocupaciones y respete su autonomía, junto con los desafíos para comunicar el bien mayor de las vacunas en los típicos encuentros clínicos cara a cara, es hora de repensar cómo los profesionales de la salud, los formuladores de políticas y los comunicadores abordan la educación y la comunicación sobre vacunas. Desde una perspectiva de política y ética clínica, esto podría significar hacer que el proceso de consentimiento informado sea más intensivo desde el punto de vista educativo y aplicable no solo a los padres que eligen vacunar a sus hijos, sino también, y especialmente, a aquellos que se niegan o rechazan las vacunas o solicitan un horario modificado. Aunque los hallazgos con respecto al impacto de los esfuerzos educativos y de mensajería sobre las actitudes e intenciones de las vacunas son mixtos, un enfoque que vale la pena investigar podría ser un proceso de exclusión voluntaria en el que se les presente a los padres información sobre cómo es ver a un niño sufrir una enfermedad prevenible por vacunación como el sarampión.75

Desde una perspectiva política, puede significar reevaluar la facilidad con la que se manejan las exenciones no médicas, prestando mayor atención a garantizar que los padres tomen decisiones informadas, especialmente cuando optan por no recibir la vacuna. El estado de California aprobó recientemente una legislación que elimina la opción de exenciones por creencias personales.5 Esto ha llevado a mucha deliberación pública sobre si el estado se ha excedido en su autoridad al invadir los derechos de los padres individuales en nombre de la promoción de la salud pública, con algunos argumentos que las vacunas obligatorias también violan el Código de Nuremberg.76 No estamos de acuerdo con estas dos afirmaciones. Respecto a lo primero, es precisamente competencia de los actores estatales tomar estas decisiones, y la aceptabilidad de tales decisiones se adjudicará en las urnas. Con respecto a lo último, no vemos cómo se aplica al presente caso una declaración de hace seis décadas elaborada después de un tribunal militar para experimentos humanos poco éticos.

Dada la realidad del tiempo limitado de los encuentros clínicos y los desafíos de adaptar campañas mediáticas de salud pública a gran escala, podría tener sentido ilustrar conceptos a través de otros medios de transmisión de información. Por ejemplo, los padres de pacientes pediátricos podrían ser dirigidos a narrativas en video en línea de individuos que describen sus experiencias con enfermedades prevenibles por vacunación, o a instrumentos de apoyo a la toma de decisiones y sitios web educativos que pueden presentar información dirigida o, idealmente, adaptada a los padres & # x02019 preocupaciones específicas. Los investigadores están desarrollando y perfeccionando estas herramientas.77,78 El momento de la provisión de información también podría ajustarse, agregando visitas prenatales como una oportunidad para que las familias y los proveedores discutan las vacunas infantiles, así como para identificar oportunidades y recursos para la educación sobre vacunas mucho antes. las primeras vacunas de un bebé.

Lograr un equilibrio entre respetar los derechos de los padres y la autonomía y maximizar el bien mayor de la inmunidad colectiva puede parecer un problema insoluble, especialmente en el clima actual de acalorados debates sobre vacunas. Sin duda, requiere un conjunto de intervenciones multifacéticas, sin embargo, ahora deben hacerse esfuerzos deliberados. La alternativa & # x02014permitir opiniones y actitudes por sí solas (que pueden estar basadas en información errónea o percepciones erróneas) para respaldar el comportamiento & # x02014 es una amenaza tan grande para la salud pública como la población no vacunada en sí. Aunque este brote de sarampión más reciente ha disminuido en gran medida, es probable que ocurra otro brote potencialmente peor. Desarrollar una política sólida ahora ayudará a reducir la gravedad de los brotes futuros o a detenerlos por completo. Por lo tanto, a medida que la atención de los medios a este tema aumenta y disminuye, imploramos a los lectores que mantengan el tema de la política y la ética de las vacunas en un primer plano.


Contenido

Dilemas éticos están situaciones en el que un agente está por debajo de dos (o más) requisitos éticos en conflicto, ninguno de los cuales anula el otro. Dos requisitos éticos son contradictorio si el agente puede hacer uno u otro pero no ambos: el agente tiene que elegir uno sobre el otro. Dos requisitos éticos en conflicto no anular unos a otros si tienen la misma fuerza o si no hay una razón ética suficiente para elegir uno sobre el otro. [1] [2] [3] Sólo este tipo de situación constituye un dilema ético en el estricto sentido filosófico, a menudo referido como dilema ético genuino. [4] [5] Otros casos de conflictos éticos se pueden resolver y, por lo tanto, no son dilemas éticos estrictamente hablando. Esto también se aplica a muchos casos de conflicto de intereses. [2] Por ejemplo, un hombre de negocios que corre a lo largo de la orilla de un lago a una reunión se encuentra en un conflicto ético cuando ve a un niño que se está ahogando cerca de la orilla. Pero este conflicto no es un dilema ético genuino, ya que tiene una resolución clara: saltar al agua para salvar al niño supera significativamente la importancia de llegar a tiempo a la reunión. También se excluyen de esta definición los casos en los que para el agente es meramente psicológicamente difícil tomar una decisión, por ejemplo, debido a vínculos personales o porque falta el conocimiento de las consecuencias de las diferentes alternativas. [4] [1]

Los dilemas éticos a veces se definen no en términos de obligaciones en conflicto, sino en términos de no tener un curso de acción correcto, de que todas las alternativas son incorrectas. [1] Las dos definiciones son equivalentes para muchos, pero no para todos los propósitos. Por ejemplo, es posible sostener que en casos de dilemas éticos, el agente es libre de elegir cualquier curso de acción, que cualquiera de las alternativas es la correcta. Tal situación todavía constituye un dilema ético de acuerdo con la primera definición, ya que los requisitos en conflicto están sin resolver, pero no de acuerdo con la segunda definición, ya que hay un curso de acción correcto. [1]

Varios ejemplos Se han propuesto varios dilemas éticos, pero hay desacuerdo en cuanto a si estos constituyen dilemas éticos genuinos o simplemente aparentes. Uno de los ejemplos más antiguos se debe a Platón, quien esboza una situación en la que el agente ha prometido devolver un arma a un amigo, quien probablemente la usará para dañar a alguien ya que no está en sus cabales. [6] En este ejemplo, el deber de cumplir una promesa entra en conflicto con el deber de evitar que otros resulten perjudicados. Es cuestionable si este caso constituye un dilema ético genuino, ya que el deber de prevenir daños parece claramente superar la promesa. [4] [1] Otro ejemplo conocido proviene de Jean-Paul Sartre, quien describe la situación de uno de sus estudiantes durante la ocupación alemana de Francia. Este estudiante se enfrentó a la opción de luchar para liberar a su país de los alemanes o quedarse y cuidar de su madre, para quien era el único consuelo que le quedaba tras la muerte de su otro hijo. El conflicto, en este caso, es entre un deber personal para con su madre y el deber para con su país. [7] [4] La novela Sophie's Choice de William Styron presenta un ejemplo más discutido. [8] En él, un guardia nazi obliga a Sophie a elegir a uno de sus hijos para que sea ejecutado, y agrega que ambos serán ejecutados si ella se niega a elegir. Este caso es diferente de los otros ejemplos en los que los deberes en conflicto son de diferentes tipos. Este tipo de caso ha sido etiquetado simétrico ya que los dos deberes son del mismo tipo. [4] [1]

El problema de la existencia de dilemas éticos se refiere a la cuestión de si existen dilemas éticos genuinos, en contraposición, por ejemplo, a dilemas meramente aparentes o conflictos que se pueden resolver. [1] [5] La posición tradicional niega su existencia pero hay varios defensores de su existencia en la filosofía contemporánea. Hay varios argumentos a favor y en contra de ambas partes. Los defensores de dilemas éticos a menudo señalan ejemplos aparentes de dilemas, mientras que sus oponentes suelen intentar mostrar que su existencia contradice principios éticos muy fundamentales. Ambas partes enfrentan el desafío de reconciliar estas intuiciones contradictorias. [4]

Argumentos a favor Editar

Los ejemplos de dilemas éticos son bastante comunes: en la vida cotidiana, en historias o experimentos mentales. [9] En una inspección más cercana, puede resultar evidente en algunos de estos ejemplos que nuestras intuiciones iniciales nos engañaron y que el caso en cuestión no es un dilema genuino después de todo. Por ejemplo, puede resultar que la situación propuesta sea imposible, que una opción sea objetivamente mejor que la otra o que exista una opción adicional que no se mencionó en la descripción del ejemplo. Pero para que el argumento de los defensores tenga éxito, es suficiente tener al menos un caso genuino. [4] Esto constituye una dificultad considerable para los oponentes ya que tendrían que demostrar que nuestras intuiciones están equivocadas no solo en algunos de estos casos sino en todos ellos. Una forma de defender esta afirmación es categorizarlos como dilemas éticos epistémicos, es decir, que el conflicto simplemente parece irresoluble debido a la falta de conocimiento del agente. [10] [9] Esta posición se puede hacer algo plausible porque las consecuencias de incluso acciones simples son a menudo demasiado vastas para que podamos anticiparlas adecuadamente. Según esta interpretación, confundimos nuestra incertidumbre sobre qué curso de acción supera al otro con la idea de que este conflicto no se puede resolver a nivel ontológico. [4]

El argumento de residuo moral es otro argumento a favor de los dilemas éticos. Residuo moral, en este contexto, se refiere a emociones retrógradas como la culpa o el remordimiento. [4] [11] Estas emociones se deben a la impresión de haber hecho algo mal, de no haber cumplido con las obligaciones. [5] En algunos casos de residuo moral, el agente es responsable por sí mismo porque tomó una mala decisión que luego lamenta. Pero en el caso de un dilema ético, esto se impone al agente sin importar cómo decida. Pasar por la experiencia del residuo moral no es solo algo que le sucede al agente, sino que incluso parece ser la respuesta emocional adecuada. El argumento del residuo moral utiliza esta línea de pensamiento para argumentar a favor de los dilemas éticos al sostener que la existencia de dilemas éticos es la mejor explicación de por qué el residuo moral en estos casos es la respuesta adecuada. [5] [12] Los oponentes pueden responder argumentando que la respuesta apropiada no es la culpa sino el arrepentimiento, con la diferencia de que el arrepentimiento no depende de las elecciones previas del agente. Al cortar el vínculo con la elección posiblemente dilemática, el argumento inicial pierde su fuerza. [4] [11] Otro contraargumento permite que la culpa sea la respuesta emocional apropiada, pero niega que esto indique la existencia de un dilema ético subyacente. Esta línea de argumentación se puede hacer plausible señalando otros ejemplos, p. Ej. casos en los que la culpa es apropiada aunque no haya elección alguna. [4]

Argumentos en contra de Editar

Algunos de los mas fuertes argumentos en contra Los dilemas éticos parten de principios éticos muy generales y tratan de mostrar que estos principios son incompatibles con la existencia de dilemas éticos, por lo que su existencia implicaría una contradicción. [5]

Uno de esos argumentos procede de la principio de aglomeración y el principio que debe implicar puede. [11] [1] [5] Según la principio de aglomeración, si un agente debe hacer una cosa y debe hacer otra, entonces este agente debe hacer ambas cosas. De acuerdo a debería implica poder, si un agente debe hacer ambas cosas, entonces el agente puede hacer ambas cosas. Pero si el agente puede hacer ambas cosas, no hay conflicto entre los dos cursos de acción y, por lo tanto, no hay dilema. Puede ser necesario que los defensores nieguen la principio de aglomeración o el principio de que debería implica poder. Cualquiera de las dos opciones es problemática ya que estos principios son bastante fundamentales. [4] [1]

Otra línea de argumentación niega que existan conflictos éticos irresolubles. [5] Tal punto de vista puede aceptar que tenemos varios deberes, que a veces pueden entrar en conflicto entre sí. Pero esto no es problemático siempre que haya un deber que supere a los demás. Se ha propuesto que los diferentes tipos de funciones puedan ordenarse en una jerarquía. [4] Entonces, en casos de conflicto, el deber superior siempre prevalecería sobre el inferior, por ejemplo, que decir la verdad es siempre más importante que cumplir una promesa. Un problema con este enfoque es que no resuelve simétrico casos: cuando dos deberes del mismo tipo están en conflicto entre sí. [4] Otro problema para tal posición es que el peso de los diferentes tipos de deberes parece ser específico de la situación: en algunos casos de conflicto debemos decir la verdad en lugar de cumplir una promesa, pero en otros casos ocurre lo contrario. . [4] Esta es, por ejemplo, la posición de W. D. Ross, según la cual estamos bajo una serie de funciones diferentes y tenemos que decidir sobre su peso relativo en función de la situación específica. [13] Pero sin un argumento adicional, esta línea de pensamiento simplemente plantea la pregunta contra el defensor de los dilemas éticos, quien simplemente puede negar la afirmación de que todos los conflictos pueden resolverse de esta manera. [5]

Un tipo diferente de argumento procede de la naturaleza de las teorías morales. Según varios autores, es un requisito de las buenas teorías morales que sean orientadoras de la acción al poder recomendar lo que se debe hacer en cualquier situación. [14] Pero esto no es posible cuando se trata de dilemas éticos. De modo que estas intuiciones sobre la naturaleza de las buenas teorías morales apoyan indirectamente la afirmación de que no existen dilemas éticos. [4] [1]

Los dilemas éticos vienen en diferentes tipos. Las distinciones entre estos tipos suelen ser importantes para los desacuerdos sobre si existen o no dilemas éticos. Ciertos argumentos a favor o en contra de su existencia pueden aplicarse solo a algunos tipos, pero no a otros. Y solo algunos tipos, si los hay, pueden constituir dilemas éticos genuinos.

Epistémico vs ontológico Editar

En dilemas éticos epistémicos, no está claro para el agente lo que debe hacerse porque el agente es incapaz de discernir qué requisito moral tiene prioridad. [4] [10] [9] Muchas decisiones en la vida cotidiana, desde una elección trivial entre latas de frijoles empaquetados de manera diferente en el supermercado hasta elecciones de carrera que alteran la vida, involucran esta forma de incertidumbre. Pero pueden existir conflictos irresolubles a nivel epistémico sin que en realidad haya conflictos irresolubles y viceversa. [11]

El principal interés por los dilemas éticos se refiere a la nivel ontológico: si realmente existen conflictos irresolubles entre los requisitos morales, no solo si el agente lo cree. [11] El nivel ontológico es también donde ocurren la mayoría de los desacuerdos teóricos, ya que tanto los defensores como los oponentes de los dilemas éticos suelen estar de acuerdo en que existen dilemas éticos epistémicos. [4] Esta distinción se utiliza a veces para argumentar en contra de la existencia de dilemas éticos al afirmar que todos los ejemplos aparentes son en verdad de naturaleza epistémica. En algunos casos, esto se puede demostrar por cómo se resuelve el conflicto una vez que se obtiene la información relevante. Pero puede haber otros casos en los que el agente no pueda adquirir información que resolvería el problema, a veces denominada estable dilemas éticos epistémicos. [10] [4]

Autoimpuesto vs impuesto por el mundo Editar

La diferencia entre autoimpuesto y impuesto por el mundo Los dilemas éticos se refieren a la fuente de los requisitos en conflicto. En el caso autoimpuesto, la propia agente es responsable del conflicto. [4] [2] Un ejemplo común en esta categoría es hacer dos promesas incompatibles, [15] por ejemplo, asistir a dos eventos que ocurren en lugares distantes al mismo tiempo. En el caso impuesto por el mundo, por otro lado, el agente es arrojado al dilema sin ser responsable de que ocurra. [4] La diferencia entre estos dos tipos es relevante para las teorías morales. Tradicionalmente, la mayoría de los filósofos sostenían que las teorías éticas deberían estar libres de dilemas éticos, que las teorías morales que permiten o implican la existencia de dilemas éticos son de alguna manera defectuosas. [4] En el sentido débil, esta prohibición solo se dirige a los dilemas impuestos por el mundo. Esto significa que todos los dilemas son evitados por agentes que siguen estrictamente la teoría moral en cuestión. Solo los agentes que se apartan de las recomendaciones de la teoría pueden encontrarse en dilemas éticos. Pero algunos filósofos han argumentado que este requisito es demasiado débil, que la teoría moral debería poder proporcionar una guía en cualquier situación. [15] Esta línea de pensamiento sigue la intuición de que no es relevante cómo surgió la situación para cómo responder a ella. [4] Por ejemplo, Si el agente se encuentra en el dilema ético autoimpuesto de tener que elegir qué promesa romper, debería haber algunas consideraciones sobre por qué es correcto romper una promesa en lugar de la otra. [15] Los utilitaristas, por ejemplo, podrían argumentar que esto depende de qué promesa incumplida resulte en el menor daño para todos los involucrados.

Obligación vs prohibición Editar

Un obligación Es un requisito ético actuar de una determinada manera mientras se prohibición Es un requisito ético no actuar de determinada manera. La mayoría de las discusiones sobre dilemas éticos se enfocan en dilemas de obligación: involucran dos acciones en conflicto que el agente debe realizar éticamente. Los dilemas de prohibición, por otro lado, son situaciones en las que no se permite ningún curso de acción. Se ha argumentado que muchos argumentos en contra de los dilemas éticos solo tienen éxito en lo que respecta a los dilemas de obligación, pero no en contra de los dilemas de prohibición. [4] [16] [17]

Agente único frente a agentes múltiples Editar

Los dilemas éticos involucran dos cursos de acción que son obligatorios pero están en conflicto entre sí: no es posible realizar ambas acciones. En regular agente único casos, un solo agente tiene ambas obligaciones en conflicto. [18] En multi-agente En los casos, las acciones siguen siendo incompatibles pero las obligaciones conciernen a diferentes personas.[4] Por ejemplo, dos concursantes que participan en una competencia pueden tener el deber de ganar si eso es lo que le prometieron a sus familias. Estas dos obligaciones que pertenecen a personas diferentes están en conflicto, ya que solo puede haber un ganador.

Otros tipos Editar

Los dilemas éticos se pueden dividir según los tipos de obligaciones que están en conflicto entre sí. Por ejemplo, Rushworth Kidder sugiere que se pueden discernir cuatro patrones de conflicto: "verdad versus lealtad, individuo versus comunidad, corto plazo versus largo plazo y justicia versus virtud". [2] [19] Estos casos de conflictos entre diferentes tipos de deberes pueden contrastarse con conflictos en los que un tipo de deber entra en conflicto consigo mismo, por ejemplo, si hay un conflicto entre dos obligaciones de largo plazo. Estos casos a menudo se denominan casos simétricos. [1] El término "problema de manos sucias" se refiere a otra forma de dilemas éticos, que concierne específicamente a los líderes políticos que se enfrentan a la opción de violar la moral comúnmente aceptada para lograr un mayor bien general. [4] [20]


Hacia una nueva ética de la bioingeniería

Los avances en la ciencia y la bioingeniería de las células madre han dado lugar a muchos tipos de modelos vivos sintéticos de la biología humana. Estas entidades de laboratorio no encajan perfectamente en ninguno de los enfoques existentes para las pautas de bioética y la revisión institucional, o en las áreas cubiertas por la ética de la ingeniería. Tradicionalmente, la bioética y la ética de la ingeniería se han mantenido como esferas separadas de la erudición y la práctica. Estos campos deben combinarse para formar un nuevo enfoque híbrido - "ética de la bioingeniería" - para abordar la investigación que une la capacidad biológica de las células humanas con plataformas de ingeniería.

Introducción

Históricamente, la ética de la investigación surgió de una preocupación por el tratamiento y los usos de la investigación de los "tipos naturales" [1] (entidades que se encuentran en el mundo natural) que se cree que tienen algún grado de estatus moral o nivel de consideración moral, ya sean humanos. seres, fetos en el útero, embriones, animales, genes, gametos, etc. Los estándares éticos para los comités de revisión se han desarrollado durante los últimos cuarenta años y ahora se considera que brindan una guía sólida y una supervisión adecuada para estudios que involucran tipos típicos de entidades de investigación. Sin embargo, los “tipos no naturales” de entidades han surgido rápidamente en los últimos años - en particular, construcciones biológicas humanas sintéticas - y los cánones éticos y la infraestructura de supervisión existentes no son adecuados para abordar estas nuevas creaciones. Como se analiza a continuación, existe mucha incertidumbre incluso sobre cuestiones de ética de la investigación básica, como qué comité institucional debería ser responsable de revisar esta forma de investigación y qué normas éticas deberían emplearse para determinar la aprobación.

La ética de la investigación tradicional no es suficiente para capturar todos los aspectos éticos importantes de esta investigación de vanguardia, ya que estos estándares tradicionales tienden a centrarse en los requisitos de consentimiento informado para los donantes de líneas celulares originales y sus intereses de privacidad genética. Pero este enfoque típico de la bioética dice poco acerca de dónde se encuentran los límites éticos para la miríada de formas en que las células madre pueden modificarse radicalmente mediante bioingeniería en el laboratorio después de haber sido adquiridas éticamente. Una nueva forma deética de la bioingeniería debería desarrollarse mediante una combinación novedosa de bioética y ética de la ingeniería para promover el desarrollo responsable y el uso de entidades sintéticas construidas a partir de células humanas.

Nuevas entidades de investigación

Las entidades diseñadas ahora se están generando en laboratorios a partir de células madre humanas para formar modelos vivos biológicamente dinámicos de la biología humana. Estos modelos se pueden utilizar para estudiar varios aspectos del desarrollo humano y para probar nuevos fármacos y terapias. Entre estos modelos destacan los organoides (pequeñas estructuras 3D derivadas de células madre que se autoorganizan en tipos de células funcionales y recapitulan las funciones básicas de los órganos) y los modelos de embriones (simulaciones derivadas de células madre de embriones postimplantadores). Sin embargo, los organoides y los modelos de embriones son solo la punta del iceberg de lo que es posible. El laboratorio de George Church en la Facultad de Medicina de Harvard está activamente interesado en la bioingeniería de varios aspectos de la biología humana para conferir capacidades y rasgos específicos aún más avanzados a las entidades de laboratorio para la investigación. En un artículo de 2017, Church y sus colegas, John Aach, Jeantine Lunshof y Eswar Iyer, acuñaron el término "SHEEFs" para referirse a estas y otras nuevas creaciones de laboratorio, que significa "entidades humanas sintéticas con características embrionarias". [2] “Casi al mismo tiempo, un consorcio de investigación con sede en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) acuñó un término más amplio“ M-CELS ”llamado EBICS (Comportamientos emergentes de sistemas celulares integrados), una Fundación Nacional de Ciencias de la Ciencia y Centro Tecnológico. El término M-CELS significa “sistemas vivos de ingeniería multicelular” y, en comparación con SHEEF, M-CELS abarca una gama aún más amplia de entidades sintéticas que pueden crearse para modelar la biología humana. [3] Esencialmente, M-CELS son entidades de laboratorio construidas a partir de células madre humanas (o sus derivados directos) emparejadas con componentes no biológicos diseñados. Algunas investigaciones de M-CELS tienen como objetivo formar máquinas vivientes funcionales que puedan ser capaces de detectar y procesar información. Un ejemplo temprano de esto se describió en 2014 en el Actas de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos de América (PNAS). [4] Aquí, los investigadores de EBICS desarrollaron un “bio-bot” de hidrogel impreso en 3D hecho de músculo esquelético de mamíferos que podría controlarse con estimulación eléctrica. Las capacidades tecnológicas han evolucionado en los últimos años hasta el punto de que ahora es concebible que la investigación pueda ampliar este experimento de 2014. Por ejemplo, al intentar vincular los organoides del cerebro humano con andamios artificiales impresos en 3D con forma de hueso sembrados con células musculares y nerviosas, los investigadores de EBICS podrían investigar si estos tipos de M-CELS pueden programarse para modelar la interfaz neural-muscular de seres humanos reales. .

Esta tendencia creciente hacia la creación de modelos vivos complejos de biología humana (es decir, organoides, modelos de embriones, SHEEF y M-CELS) es una progresión natural para la investigación y la bioingeniería con células madre. (Por conveniencia, el término genérico M-CELS se utilizará a lo largo de este ensayo para referirse a todos estos modelos vivos de biología humana). Muchos científicos se han dado cuenta de que trabajar con células madre en sistemas de cultivo planos y bidimensionales es limitado para comprender cómo se forman los tejidos reales en el cuerpo. Los sistemas de tejidos, órganos y embriones reales surgen a través de comportamientos celulares autoorganizados en entornos tridimensionales con los estímulos mecánicos y químicos necesarios. Los M-CELS de varios tipos ofrecen importantes beneficios de investigación biomédica porque permiten a los científicos estudiar representaciones precisas de la biología humana en el laboratorio sin tener que utilizar sujetos humanos o animales para estudiar la formación de tejidos y órganos, los efectos de desarrollo de enfermedades genéticas o nuevos fármacos. objetivos.

Insuficiencia de la supervisión actual para abordar M-CELS

Junto a estas grandes promesas científicas, sin embargo, la ambigüedad ontológica casi humana / artificial de estos modelos sintéticos complica la forma en que uno podría pensar sobre su estatus moral como objetos de investigación y los límites éticos que rodean su creación y uso. Los investigadores que trabajan con M-CELS han dado a entender que no están seguros de hasta dónde pueden llevar éticamente sus experimentos en el laboratorio. [5] Los investigadores no quieren escuchar después de gastar una cantidad significativa de tiempo y energía en un proyecto en el que se han aventurado en una zona roja ética. Y los reguladores institucionales no quieren ver la publicación de investigaciones polémicas que no hayan pasado primero por una revisión ética rigurosa. Sin embargo, a pesar de estos deseos, nadie sabe realmente en este momento exactamente qué tipo de cuestiones éticas se plantearán y será importante considerar y gestionar a medida que se desarrolle esta nueva forma de investigación.

Hasta ahora, los intentos de identificar y abordar las incertidumbres éticas en esta etapa inicial de la investigación han sido inadecuados. Como investigadores activos en esta área incipiente, el liderazgo del laboratorio de la Iglesia ha sostenido que tienen la responsabilidad social de pensar de manera proactiva sobre la ética de esta investigación y sus direcciones futuras. Hace unos años, buscaron la orientación de su organismo de supervisión institucional, el Comité de Supervisión de la Investigación de Células Madre Embrionarias de Harvard (ESCRO). La ESCRO de Harvard decidió no definir límites de líneas claras en ese momento en el caso de SHEEF y pidió ser actualizado a medida que la ciencia avanza hacia entidades sintéticas que pueden tener características "moralmente preocupantes". [6] El laboratorio de la Iglesia también buscó la dirección de las pautas emitidas por la Sociedad Internacional para la Investigación de Células Madre (ISSCR), que yo ayudé a desarrollar. Sin embargo, las pautas de la ISSCR de 2016 relacionadas con la creación y el uso de entidades biológicas sintéticas eran demasiado vagas para ser de mucha ayuda en las preguntas aplicadas y específicas planteadas por el laboratorio de la Iglesia. (Debo señalar que las pautas de la ISSCR se dejaron vagas sobre este tema porque la ISSCR se da cuenta de que este es un nuevo subcampo de la ciencia de las células madre y, por lo tanto, debe seguirse de cerca antes de poder ofrecer pautas más específicas). [7]

Quizás una de las principales razones por las que nos encontramos actualmente en este estado de incertidumbre normativa y ética surge de una peculiaridad histórica subestimada. Desde que se formularon las directrices para la investigación con células madre hace más de una década, todos los estudios que utilizan líneas de células madre bien establecidas se limitan únicamente a in vitro Los estudios (es decir, sin participación de sujetos humanos o animales) se han categorizado rutinariamente como la forma "menos controvertida" de investigación con células madre. Como tales, normalmente no requerían un seguimiento ético cercano por parte de las instituciones de investigación, y mucho menos una revisión completa por parte de las juntas de supervisión de células madre. Pero ahora, con el surgimiento de modelos biológicos complejos de biología humana, todos los cuales se limitan a la esfera de la investigación de laboratorio, el proceso tradicional de aprobación por vía rápida para muchas formas de in vitro Es posible que ya no se justifique la investigación con células madre. Tampoco está claro si los comités de supervisión de células madre, tal como están constituidos actualmente, son los mejores organismos institucionales para revisar este tipo de investigación, ya que las células humanas generalmente se diferencian en el momento en que se emparejan con componentes no biológicos altamente diseñados. En resumen, esta no es la imagen típica de la “investigación con células madre” a la que los comités de supervisión de células madre se han acostumbrado.

Un camino productivo hacia adelante: ética de la bioingeniería

Aproximadamente al mismo tiempo que se estaban produciendo las conversaciones del laboratorio de la Iglesia y del Comité ESCRO en Harvard, concibí y publiqué de forma independiente un artículo de bioética en Célula madre celular pidiendo la necesidad de ampliar el alcance de la bioética y su enfoque de modelos dinámicos de desarrollo humano al incorporar componentes de la ética de la ingeniería contemporánea. 8 Mi artículo fue impulsado por los avances en la tecnología de organoides, así como por el trabajo de modelado de embriones del laboratorio del Dr. Jianping Fu en la Universidad de Michigan, que planteó intrigantes preguntas éticas y legales sobre el estado de los modelos de embriones y los límites de su uso. Argumenté en este artículo que un camino productivo a seguir sería reunir a los especialistas en bioética y a los científicos para discutir en colaboración las opciones éticas y las compensaciones de valor que informan las primeras decisiones de investigación durante el período de investigación. fase de diseño de sus experimentos, y permanecer profundamente comprometido a través del desarrollo e implementación de experimentos, ayudando a navegar la ética en todo momento. Un beneficio importante de este nuevo enfoque es que evitaría presentar la bioética como siempre un reacción a desarrollos radicales posteriores al hecho, que centra en gran medida la atención bioética de las personas en los aspectos éticos, legales y sociales de una nueva tecnología. trascendencia. En cambio, mi enfoque colaborativo proactivo exige que los bioeticistas sean los co-diseñadores de las trayectorias de investigación y las decisiones tomadas por los científicos en el banco de trabajo, lo que ayuda a infundir una reflexión ética mucho más ascendente durante las fases de desarrollo de nuevas biotecnologías.

Los métodos que se utilizan con frecuencia para definir nuevas prácticas éticas y estándares en la ciencia de vanguardia, como la investigación con células madre y la edición del genoma, no parecen óptimos para abordar la extraordinaria variedad de construcciones biológicas sintéticas posibles en la investigación de modelos humanos, que pueden cambiar configuraciones muy rápidamente basado en decisiones relativamente ilimitadas en el banco. Por ejemplo, los grupos de trabajo multidisciplinarios y los talleres de expertos pueden ser demasiado lentos, poco frecuentes, de arriba hacia abajo y alejados de la acción en el banco de trabajo para identificar y abordar adecuadamente los problemas éticos emergentes en esta área. (Recuerde que las pautas de la ISSCR son demasiado vagas para guiar a laboratorios como el laboratorio de la Iglesia). Debemos tomar un camino alternativo, mucho más ágil, directamente a través de las trincheras.

Debe reconocerse que algunas instituciones cuentan con consultores en ética de la investigación que pueden asesorar a los propios equipos de investigación de esas instituciones. Sin embargo, el enfoque ético de la bioingeniería que esbozo aquí es distinto de estos tipos de servicios de consultoría en dos aspectos importantes.

En primer lugar, los servicios de consulta sobre ética de la investigación casi siempre se centran en mejorar los procesos de consentimiento informado en alguna etapa de la investigación de los investigadores antes de la Junta de Revisión Institucional (IRB). A los consultores de ética de la investigación también se les pide a menudo que ayuden a encontrar formas de reducir el riesgo de los sujetos de estudio en el diseño del protocolo de investigación. En contraste, la ética de la bioingeniería debería explorar áreas éticas que se encuentran muy por fuera de las consideraciones de protección de los sujetos humanos. Además, el tipo de investigación de vanguardia mencionado anteriormente no califica como investigación con sujetos humanos como tal. Por lo tanto, puede haber importantes cuestiones éticas emergentes para este campo que no serían captadas de manera apropiada, o en absoluto, por los servicios de consulta de ética de la investigación existentes.

En segundo lugar, se convocan a los servicios institucionales de consulta de ética de la investigación. a petición del equipo de investigación solamentedespués han identificado una preocupación con respecto a su proyecto de investigación (nuevamente, generalmente en torno a la protección de sujetos humanos). La ética de la bioingeniería, por otro lado, debe estructurarse de manera proactiva para que los especialistas en ética estén bien posicionados para identificar problemas potenciales en las primeras etapas de la investigación que los equipos de otro modo podrían haber pasado por alto y que luego se pueden considerar en el protocolo. Los especialistas en ética y los equipos de investigación también pueden ayudar a informar mutuamente pensando en colaboración en cualquier problema ético que pueda surgir durante el ciclo de vida de un proyecto de investigación.

La ética de la bioingeniería puede ofrecer una nueva forma de abordar la ética de la investigación dirigida específicamente a la creación y el uso de construcciones complejas de bioingeniería. Tradicionalmente, la bioética y la ética de la ingeniería han representado diferentes campos de la erudición y la práctica. Estos dos campos deben combinarse para abordar adecuadamente la investigación M-CELS, que une la capacidad biológica de las células humanas con plataformas diseñadas y sistemas de apoyo artificiales. La naturaleza colaborativa de la ética de la ingeniería contemporánea proporciona un punto de referencia valioso para que los científicos en el laboratorio comprendan la necesidad de discutir explícitamente las decisiones de compensación que inevitablemente impulsan las elecciones de diseño. Dado que se están generando nuevos modelos biológicos a través de una combinación dinámica de componentes diseñados y comportamientos de células autónomas, ¿qué significaría incorporar la ética de la ingeniería a la mezcla? Para responder a esta pregunta, se deben considerar importantes avances en la ética de la ingeniería contemporánea.

Nuevo terreno conceptual

Dados los fuertes aspectos de ingeniería involucrados en la creación de modelos dinámicos de biología humana, es tentador asumir que sus problemas éticos asociados se limitarán a sus usos e impactos sociales, como es el caso de muchos otros artefactos o herramientas creadas para la investigación biomédica. Pero este punto de vista simplemente resucita una versión anticuada de la ética de la ingeniería. La ética de la ingeniería se ha centrado tradicionalmente en cuestiones que ya son familiares para muchos científicos, como anticipar las implicaciones sociales negativas de los productos de ingeniería, culpar a los resultados adversos o promover las virtudes profesionales de la denuncia de irregularidades o la educación pública. Pero la ética de la ingeniería contemporánea va mucho más allá de estas consideraciones y se basa en la creencia de que la ingeniería en sí misma es una actividad impulsada por valores y que, como tal, existe una gama de valores posibles, incluidos los valores éticos, que pueden informar las decisiones que toman los ingenieros durante el proceso de diseño. [9] Por supuesto, siempre existirán algunas restricciones en la gama de opciones de ingeniería disponibles basadas, por ejemplo, en los requisitos reglamentarios, los usos y objetivos previstos, la seguridad, el costo y, con respecto a la cuestión actual, la relevancia biológica. Sin embargo, también existirán típicamente más opciones de diseño de las que se pueden cumplir simultáneamente, y la decisión de un ingeniero de qué compensaciones son aceptables no será neutral en cuanto al valor. Hacer ética de la ingeniería en este sentido contemporáneo implica contemplar activamente qué valores deben guiar la tarea de ingeniería en cuestión y por qué, creando así conciencia de cómo se enmarcan las compensaciones entre las opciones de diseño. La ética de la ingeniería contemporánea es, por lo tanto, los valores colaborativos desde diferentes perspectivas deben sopesarse explícitamente durante las fases de diseño de los proyectos de ingeniería.

Para que la investigación de M-CELS proceda de manera responsable, el campo de la bioética puede ayudar incorporando el principio (tomado de la ética de la ingeniería) de que los científicos de células madre y sus bioingenieros colaboradores deben deliberar activamente sobre sus valores rectores durante las etapas de diseño de sus experimentos, junto con bioeticistas que pueden ayudar en estas deliberaciones de bioingeniería. Aunque muchos investigadores biomédicos diferentes podrían beneficiarse de adoptar un enfoque de múltiples perspectivas para el diseño experimental, una de las principales ventajas de incorporar la ética de la ingeniería contemporánea a la investigación de M-CELS es que se alentará a los investigadores en el banco a reflexionar abiertamente sobre las elecciones éticas implícitas en las que se encuentran. haciendo en el diseño de sus modelos sin dejar de satisfacer sus objetivos de investigación. Esta reorientación requeriría un cambio de énfasis tanto para los ingenieros como para los bioeticistas para llegar a una nueva forma de ética de la bioingeniería. Como he argumentado en otra parte, lo que se necesita es un enfoque nuevo que utilice la ética de la ingeniería contemporánea, que acepte que la ingeniería en sí misma es una actividad cargada de valores y que los valores que impulsan las decisiones de diseño a menudo son en sí mismos de naturaleza ética.[8] Los reguladores, organizaciones científicas como la ISSCR y otros científicos y aprendices pueden beneficiarse de un nuevo enfoque al considerar la ética de la investigación M-CELS como resultado de un esfuerzo colaborativo proactivo entre científicos y bioeticistas.

Tengo la esperanza de que la ética de la bioingeniería normalice las interacciones regulares de laboratorio entre bioeticistas y científicos. También puede revivir debates fundamentales dentro de la propia ética de la ingeniería que han enfrentado definiciones contrapuestas de las normas profesionales de conducta de los ingenieros entre sí. Por ejemplo, algunos académicos han argumentado que la orientación principal de las responsabilidades de los ingenieros es el bien público (es decir, los ingenieros son conductos importantes para promover el bienestar social), mientras que otros han cuestionado esta afirmación, argumentando que los ingenieros no están capacitados para hacer prácticas éticas y decisiones políticas en sí mismas. [10] Parte de la tarea de definir qué ética de bioingeniería es Requerirá una cuidadosa reflexión sobre cuáles pueden ser las funciones socialmente responsables del bioingeniero, si las hay.

En los debates sobre biotecnologías emergentes, es bien sabido que existen tensiones entre pesimistas tecnológicos y optimistas tecnológicos. Los primeros creen que, aunque no se debe oponerse a todos los avances tecnológicos, los desarrolladores deben internalizar una actitud crítica hacia la tecnología y su promesa de producir un bien social. Algunos pueden argumentar, por ejemplo, que los desarrolladores de M-CELS deberían ser pesimistas tecnológicos en este sentido. Si este es el caso, primero se necesitaría una idea clara de cuáles son las posibilidades científicas reales. De lo contrario, todo lo que queda son vagas advertencias sobre "trazar líneas" para evitar ir "demasiado lejos". Por tanto, es necesario que los especialistas en ética trabajen en estrecha colaboración con los científicos en todas las etapas del proceso de investigación.

Los optimistas tecnológicos, por otro lado, pueden correr el riesgo de no ser suficientemente reflectante del desarrollo de nuevas biotecnologías. Se debe instar a los investigadores de M-CELS (que tienden a ponerse del lado de los optimistas tecnológicos) a reconocer que la tecnología puede tener aspectos indeseables. Llegar al punto en el que la ética de la bioingeniería se pueda forjar como un espacio productivo tanto para los pesimistas tecnológicos como para los optimistas requerirá primero el desarrollo de la capacidad comunicativa en el piso de trabajo del laboratorio, lo cual será necesario para que la ética de la bioingeniería tome forma como un nuevo enfoque para ética de la investigación.

Desafíos adelante

Arriba he esbozado las líneas generales de cómo sería la ética de la bioingeniería. Todavía queda mucho por resolver. Concluyo este ensayo destacando cuatro áreas que merecen un mayor desarrollo.

En primer lugar, las construcciones multicelulares complejas como M-CELS plantean un problema único para los bioingenieros que otras construcciones diseñadas a partir de materia no viva no implican, es decir, la naturaleza potencialmente impredecible de las células humanas biológicamente autónomas y autoorganizadas. Si bien los diseñadores de M-CELS pueden tener la intención de que sus construcciones se comporten de ciertas formas deseadas, la biología puede ofrecer sorpresas que alteren sus planes mejor trazados. Sin embargo, la posibilidad de que la biología pueda sorprendernos no es motivo para descartar el enfoque ético de la bioingeniería que he esbozado aquí. A medida que aumente el conocimiento sobre cómo aprovechar las capacidades autónomas de las células humanas, estoy seguro de que los bioingenieros estarán mejor posicionados para diseñar sistemas modelo que sean más controlables y reproducibles. El progreso dependerá del hecho de que, dado que los primeros intentos de incorporar la ética de la bioingeniería en las opciones de diseño serán en sí mismos experimentales, los bioingenieros y sus colaboradores tendrán que observar de cerca las iteraciones de estos primeros intentos y aprender de ellos.

En segundo lugar, al pensar en el papel que deben desempeñar los valores en la toma de decisiones de compensación de diseño durante el curso del desarrollo de M-CELS, es fácil pasar por alto una dificultad filosófica fundamental. A este desafío lo llamo el "problema de inconmensurabilidad". Decir que los tomadores de decisiones deben tomar decisiones de compensación explícitas en el banco de trabajo implica que los objetivos de diseño que deben equilibrarse entre sí son, en principio, conmensurables. Es decir, se podría suponer que existe una unidad de medida común sobre la cual justificar cómo se puede decidir este acto de equilibrio. Pero, ¿existe de hecho una unidad de medida tan común disponible para los bioingenieros?

La inconmensurabilidad se produce cuando los valores de diferentes objetivos o bienes no pueden reducirse a una medida común de comparación y elección. En los casos de verdadera inconmensurabilidad (a diferencia de la incompatibilidad práctica de no poder tener el pastel y comérselo también), el valor de cada opción no se puede colocar en la misma escala de medición sin distorsionar enormemente nuestra comprensión de lo que significa. para que cada opción sea valiosa a su manera. Muchos, quizás incluso la mayoría, de los objetivos de diseño que no se pueden alcanzar o maximizar simultáneamente podrían verse limitados por problemas de inconmensurabilidad, no solo por limitaciones prácticas o presupuestarias.

Quizás una forma de evitar el problema de la inconmensurabilidad es argumentar que no es realmente la inconmensurabilidad lo que debería preocuparnos, sino más bien incomparabilidad. La inconmensurabilidad ocurre cuando no existe una unidad de medida común en la que podamos basar racionalmente nuestras comparaciones y decisiones. Pero esta carencia no tiene por qué excluir nuestra capacidad para hacer comparaciones entre opciones. Una de las principales explicaciones filosóficas es que las comparaciones entre dos bienes inconmensurables se pueden lograr si estas comparaciones se hacen en términos de algún "valor de cobertura" que se mantenga entre ellos. [11] Estas comparaciones adoptarán la forma "X es mejor que Y con respecto al valor de cobertura V. 'Por ejemplo, uno podría argumentar que una carrera legal es mejor que una carrera artística con respecto a los ingresos, aunque el valor del derecho y el arte sean inconmensurables, o que hacer filosofía es mejor que jugar a los bolos con respecto al compromiso de los superiores. -orden las facultades mentales. En el caso de M-CELS, uno podría imaginar que los valores de cobertura relevantes utilizados para hacer comparaciones entre objetivos de diseño en conflicto podrían reducirse a principios de diseño fundamentales en los que los bioingenieros estarían de acuerdo desde el principio, como rentabilidad, escalabilidad, capacidad de control y reproducibilidad que se ven mejor servidas por varias opciones de diseño para el M-CELS en cuestión. Alternativamente, los valores de cobertura apropiados podrían determinarse consultando con otras partes interesadas, como los diversos públicos (por ejemplo, pacientes) que probablemente se beneficiarán de una tecnología M-CELS en particular.

Por supuesto, la determinación de estos principios básicos de diseño de bioingeniería u otros posibles valores de cobertura es otra área que necesita desarrollo para la ética de la bioingeniería. Esto no me parece una tarea sencilla. No obstante, la articulación de valores de cobertura determinantes podría ayudar - de hecho, incluso podría constituir - los estándares de evaluación de los protocolos M-CELS por parte de los comités de revisión de la investigación. Sin embargo, antes de considerar cómo sería la revisión y supervisión institucional de M-CELS, y quién sería responsable de llevarla a cabo, debemos detallar los valores de cobertura que son necesarios para tomar decisiones de compensación sobre las opciones de diseño en el banco de pruebas.

Por último, fomentar una nueva ética de la bioingeniería, como he esbozado anteriormente, requerirá una atención de alto nivel y recursos dedicados por parte de los departamentos, universidades y agencias de financiación. [12] No es suficiente decir que los especialistas en ética y los bioingenieros deberían trabajar juntos durante el ciclo de vida de un proyecto de investigación M-CELS. También es necesario que existan incentivos y mecanismos institucionales multinivel para hacer posible estas colaboraciones. Por ejemplo, las universidades y las agencias de financiamiento deben asignar tiempo y recursos para permitir que los especialistas en ética, investigadores y aprendices colaboren de la manera que exige la ética de la bioingeniería, y recompensar sus esfuerzos mediante el establecimiento de normas y estructuras financieras que reconozcan dicho trabajo.

Para terminar, creo que estos desafíos, tanto filosóficos como organizativos, son manejables. La atención a estos temas ayudará al desarrollo responsable de la investigación M-CELS. Y el mayor desarrollo de la ética de la bioingeniería podría proporcionar un modelo apropiado para la conducta ética de otras áreas de la ciencia y la ingeniería que dependen de entidades de investigación tecnológica y ontológicamente novedosas para su avance.

Insoo Hyun, doctorado, Director de Ética de la Investigación en el Centro de Bioética, puede ser contactado en insoo_hyun (at) hms.harvard.edu

Notas finales

[1] Beebee, Helen y Nigel Sabbarton-Leary (eds.). Semántica y metafísica de las clases naturales. (Abingdon: Routledge, 2010).

[2] Aach, John, Jeantine Lunshof, Eswar Iyer y George M. Church. "Abordar los problemas éticos que plantean las entidades humanas sintéticas con características embrionarias". eLife 6 (2017). https://doi.org/10.7554/eLife.20674.

[3] Kamm, Roger D., Rashid Bashir, Natasha Arora, Roy D. Dar, Martha U. Gillette, Linda G. Griffith, Melissa L. Kemp, et al. "La promesa de los sistemas vivos de ingeniería multicelular". Bioingeniería APL 2 (2018). https://doi.org/10.1063/1.5038337.

[4] Cvetkovic, Caroline, Ritu Raman, Vincent Chan, Brian J. Williams, Madeline Tolish, Piyush Bajaj, Mahmut Selman Sakar, et al. "Máquinas biológicas impresas en tres dimensiones impulsadas por músculo esquelético". PNAS 111, no. 28 (2014). https://doi.org/10.1073/pnas.1401577111.

[5] Comunicaciones personales, Insoo Hyun y los participantes científicos de la reunión EBICS, "Taller sobre sistemas vivos de ingeniería multicelular" Taller M-CELS 2021, Q Center, St. Charles, IL, 2-4 de agosto de 2018.

[6] Comité de Supervisión de la Investigación de Células Madre Embrionarias de la Universidad de Harvard (“ESCRO”). Cuestiones éticas relacionadas con la creación de embriones humanos sintéticos (Cambridge MA: Centro Petrie-Flom, 2018). http://petrieflom.law.harvard.edu/resources/article/ethical-issues-relat. .

[7] Kimmelman, Jonathan ,. Insoo Hyun, Nissim Benvenisty, Timothy Caulfield, Helen E. Heslop, Charles E. Murray, Douglas Sipp, et al. "Estándares globales para la investigación con células madre". Naturaleza. 533, no. 7603 (2016): 311-313. https://doi.org/10.1016/j.stemcr.2016.05.001.

[8] Hyun, Insoo. "Ingeniería ética y modelos autoorganizados de desarrollo humano: oportunidades y desafíos". Célula madre celular 21, no. 2 (2017): 718-720. https://doi.org/10.1016/j.stem.2017.09.002.

[9] van de Poel, Ibo y A.C. van Gorp. "La necesidad de una reflexión ética en el diseño de ingeniería". Ciencia, tecnología y valores humanos 31, no. 3 (2006): 333–360. https://doi.org/10.1177/0162243905285846.

[10] Harris, Jr. Charles, Michael S. Pritchard, Ray James, Elaine Englehardt, Michael J. Rabins (eds.). Ética de la ingeniería: conceptos y casos. 6ª ed. (Boston: Cengage, 2014).

[11] Chang, Ruth. Introducción a Inconmensurabilidad, incompatibilidad y razón práctica. Editado por Ruth Chang. (Cambridge: Harvard University Press, 1997).


Puede ser éticamente problemático continuar estos ensayos sin reconsideraciones, ya que la base del estudio y los consentimientos informados otorgados han cambiado.

Los ensayos clínicos a menudo se dividen en 1) ensayos de prevención, que prueban nuevos enfoques que se cree que reducen el riesgo de desarrollar una determinada enfermedad, 2) ensayos de detección, que estudian formas de detectar una determinada enfermedad antes, 3) ensayos de diagnóstico, que estudian pruebas o procedimientos que podrían usarse para identificar una determinada enfermedad con mayor precisión, y 4) ensayos de tratamiento, que se llevan a cabo con pacientes que padecen una determinada enfermedad. Están diseñados para responder preguntas específicas y evaluar la eficacia de un nuevo tratamiento, como un nuevo fármaco [21].

Beauchamp & # 38 Childress [22] sugieren que los sistemas de atención médica escandinavos son la forma ideal de organizar la prestación de atención médica de la manera indicada. Sin embargo, estos sistemas de salud se encuentran actualmente bajo presión y están experimentando un cambio perceptible. En Dinamarca, por ejemplo, los hospitales privados y los seguros de salud privados complementan ahora el sistema público.


Ver el vídeo: Etica y Conflicto (Febrero 2023).