Información

¿Qué es esta pequeña araña marrón?

¿Qué es esta pequeña araña marrón?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Encontrado en una puerta en el este de Tennessee. Con las piernas completamente extendidas, tiene aproximadamente el tamaño de una moneda de veinticinco centavos.


Esta araña tiene un abdomen más o menos globular (en realidad, en forma de huevo y puntiagudo, lo cual es una buena pista), y está colgando boca abajo en una red tridimensional que (si pudiéramos verla) se vería bastante enredada. en lugar de una bonita orbweb bidimensional. No tiene ningún patrón notable más que las patas con bandas, y el abdomen de color marrón grisáceo parece tener algunas manchas más oscuras. Ha hecho su telaraña cerca de la parte superior de la entrada de una casa. Todas estas pistas apuntan a una araña Theridiid muy común que se conoce con el nombre de House Spider. No es la araña de la casa la que hace girar una sábana plana de un refugio en forma de embudo, esa es la araña de la casa de Tegenaria. Esta araña doméstica es la araña doméstica Theridiid Parasteatoda tepidariorum. Es una araña inofensiva (para nosotros) que come casi cualquier cosa que pueda atrapar en su telaraña. Los he visto comer felizmente orugas de la polilla gitana, ciempiés y otros artrópodos que no son opciones muy populares entre las arañas domésticas. Aquí hay un enlace que puede navegar para ver el amplio grado de variación que puede mostrar esta araña, pero siempre una especie de abdomen marrón grisáceo manchado y manchado, patas con bandas y la telaraña enredada en la que cuelga al revés. Notarás que las piernas de este Theridiid, como la mayoría de sus parientes, no son tan corpulentas y robustas como las de su prima, la Viuda Negra. Estos Theridiids se tambalean con sus piernas relativamente delgadas cuando salen de la red, mientras que las Viudas avanzan como pequeñas Mecha-Arañas. Siempre espero escuchar la Marcha Imperial de Star Wars cuando veo a una Viuda caminando por el suelo.

https://bugguide.net/node/view/6919


Araña cangrejo

La mayoría de las arañas cangrejo miden menos de 1 cm (0,4 pulgadas) de largo, aunque la araña cangrejo gigante puede alcanzar los 2,5 cm (1,0 pulgadas). Las arañas cangrejo no tejen telarañas para atrapar a sus presas, sino que cazan en campo abierto o en la vegetación o las flores. En esto, se parecen a otras arañas de vida libre como las arañas saltarinas y las arañas lobo. Sin embargo, a diferencia de otras arañas de vida libre, todos los ojos de una araña cangrejo son pequeños y sirven principalmente como detectores de movimiento. Las arañas cangrejo típicas son depredadores que acechan para emboscar a sus presas. Aunque sus quelíceras, o mandíbulas, son bastante pequeñas y delgadas, muchas arañas cangrejo poseen potentes venenos que inmovilizan rápidamente a sus presas. Las arañas de flores, un tipo particular de araña cangrejo, descansan sobre las flores y permanecen inmóviles durante largos períodos de tiempo con sus dos pares de patas delanteras extendidas en disposición. Emboscan mariposas, abejas, moscas y otros visitantes de las flores, sus venenos les permiten atacar con éxito insectos mucho más grandes que ellos. No envuelven a su presa en seda después de morder, sino que permanecen con la presa inmovilizada hasta que la han succionado hasta que se seque.

De acuerdo con su estilo de ataque de emboscada, muchas arañas cangrejo están bien camufladas, mezclándose con sus orígenes. Algunos se parecen a la corteza de los árboles, las hojas o los frutos, otros parecen imitar los excrementos de los pájaros. Algunas de las arañas de flores pueden cambiar su color durante varios días, generalmente entre blanco y amarillo, dependiendo del color de la flor en la que descansan. Una especie común de América del Norte es la araña vara de oro. El cazador de cucarachas gigantes es una especie de clima cálido que a menudo se desplaza hacia el norte en los envíos de plátanos.

Clasificación científica: Las arañas cangrejo común se clasifican en las familias de arañas Thomisidae y Philodromidae. Las arañas cangrejo gigantes, incluido el cazador de cucarachas, Heteropoda venatoria, pertenecen a la familia Theridiosomatidae. La araña vara de oro es Misumena vatia, familia Thomisidae.


Descripción

La descripción está tomada de Gertsch (1958). Los adultos de ambos sexos son similares en apariencia y tamaño, con una longitud corporal de aproximadamente 7 a 12 mm. Las hembras adultas son un poco más grandes en promedio, alrededor de 9 mm en comparación con los 8 mm de los machos adultos. El caparazón es de color amarillo pálido a marrón rojizo, con una mancha de color marrón oscuro justo en frente de la ranura mediana (que está rodeada por una línea estrecha y oscura) esta mancha está unida a la parte delantera del caparazón por franjas de color marrón oscuro. En total, estas marcas aparecen en forma de violín. Además, pueden aparecer tres manchas oscuras a lo largo del margen de cada lado. El esternón es amarillento, con otras partes del cuerpo ventral del cefalotórax marrón rojizo más oscuro.

Las patas son delgadas y de color naranja oscuro a marrón rojizo oscuro. Están numerados de adelante hacia atrás con números romanos (I, II, III, IV). En las mujeres, la fórmula de la longitud de la pierna, de más larga a más corta, es II, IV, I, III, típicamente con la pierna II de más de 18 mm de longitud y la pierna III de unos 15 mm, los otros dos pares de longitud intermedia. La fórmula de la pierna masculina es II, I, IV, III, con la pierna II más de 24 mm y la pierna III alrededor de 17 mm. El abdomen de ambos sexos es de color tostado a marrón, pero puede parecer más oscuro si la araña se ha alimentado recientemente. Los juveniles son más pálidos en todos los aspectos, al igual que los adultos ocasionales.

Machos de la araña común de la casa del sur, Kukulcania (= Filistata) hibernalis (Hentz), se confunden con frecuencia con la reclusa parda (Edwards 1983). La longitud del palpo masculino de Loxosceles reclusa mide menos de 4 mm, considerablemente menos que la araña de hendidura superficialmente similar. Otra diferencia entre las dos especies es que Loxosceles reclusa tiene seis ojos compuestos por tres pares aislados (díadas), mientras que Kukulcania hibernalis tiene ocho ojos, todos agrupados en el centro del frente del caparazón.

Las únicas otras arañas de Florida con una disposición de ojos similar a Loxosceles son las arañas escupidoras del género Scytodes, pero estas arañas tienen un caparazón abovedado, carecen de una marca de caparazón en forma de violín y no se sabe que causen heridas graves en humanos. De vez en cuando, la araña cazadora, Heteropoda venatoria (Linneo), se identifica erróneamente como una reclusa parda (Edwards 1979). Sin embargo, el patrón de color en el caparazón de esta especie está invertido, con una marca mediana clara sobre un fondo oscuro, y los adultos de esta araña son mucho más grandes que una reclusa parda.


¿Qué es esta pequeña araña marrón? - biología

La araña viuda marrónLatrodectus geometricus Koch) pertenece a la familia Theridiidae (Foelix 2011, Howell y Jenkins 2004). Los terididos se conocen como arañas de patas de peine debido a las filas en forma de peine de cerdas robustas y curvas en los tarsos (pies) del par de patas traseras (Figura 1). También se las conoce como arañas de telaraña debido a sus telas irregulares.

Figura 1. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch, peine tarsal. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

El genero Latrodectus se compone de dos grupos filogenéticos: el mactanes (viuda negra) clade y el geometrico (viuda marrón) clado (Garb et al.2004).

A las viudas marrones también se las llama a veces viudas grises (Liu et al. 2009) o arañas de botón marrón (Heeres et al. 1991, Nel et al. 2014). El nombre del género Latrodectus proviene de las palabras de raíz griega que significan "morder en secreto" (Cameron 2005, Mareti & # 263 y Lebez 1979). En un sitio web sobre la viuda marrón (Spiders.us 2016a) se indica que el nombre Latrodectus & ldquore se refiere a la falta de dolor de la picadura inicial y al hecho de que a menudo pasa desapercibida hasta que se presentan los síntomas & rdquo. En un estudio, el 58,2% de 177 pacientes no percibieron el dolor inmediatamente en el momento de la mordedura (Mareti & # 263 1987). Sin embargo, el efecto inicial de las mordeduras de las viudas negras varía de imperceptible a extremadamente doloroso (Balentine 2015, Barron 1960, Blahd y O & rsquoConnor 2014). Por tanto, parece igualmente probable que el nombre se refiera al carácter reservado de las arañas y que las víctimas a menudo no vean qué las ha mordido.

Otras especies de viudas (volver arriba)

Distribución (volver al principio)

Se cree que la viuda marrón es nativa del sur de África, pero originalmente se describió en América del Sur (Vetter 2013). Su distribución es ahora pantropical y también incluye muchas áreas subtropicales alrededor del mundo (Figura 2) (Brown et al.2008, Muslimin et al.2015, Suchard 2009). En los Estados Unidos, se introdujo originalmente en el sureste de Florida (Pearson 1936, McCrone y Stone 1965). Ahora se ha extendido hacia el norte a lo largo de Florida, a Georgia, Carolina del Norte y del Sur y hacia el oeste a Alabama, Mississippi, Louisiana, Texas, y también se ha introducido en California y Hawai (Bianchi 1945, Brown et al.2008, Garb et al.2004 , Suchard 2009). Richman (2013) declaró: "La viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, ha sido reportado recientemente en Arizona y se espera que eventualmente invada Nuevo México, si aún no lo ha hecho ''. Por lo tanto, Nuevo México se incluyó en el mapa de distribución a continuación (Figura 2). Es probable que la viuda marrón continúe extendiendo su rango tanto en los EE. UU. Como en el extranjero a áreas donde las condiciones ambientales son adecuadas.

Figura 2. Araña viuda marrón, Latrodectus geometricus, mapa de distribución. Mapa de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

El código de barras (secuenciación del ADN del gen de la subunidad I de la citocromo oxidasa mitocondrial) de muestras de viuda marrón de todo el mundo muestra una divergencia genética mínima. Esto apoya la hipótesis de que la expansión de la distribución de las viudas pardas y rsquos en todo el mundo es relativamente reciente y probablemente sea el resultado de actividades humanas (Garb et al. 2004). Existe alguna evidencia de desplazamiento competitivo de viudas negras luego de la introducción de viudas pardas en un área (Bianchi 1945, Vetter et al. 2012a).

Descripción (volver al principio)

Adultos: Los machos (longitud corporal 2-4 mm) son mucho más pequeños que las hembras (longitud corporal 7-10 mm) (Benjamin y Zschokke 2003, Edwards y Marshall 2002). Las hembras son muy variables en cuanto a patrón y color: pueden ser casi blancas, grises, marrón claro, marrón oscuro o casi negras (Edwards 2002, Heeres 1991, M & uumlller 1993b) (Figuras 3-7). Aparentemente, el color está determinado por el color del sustrato y puede cambiar en el momento de la muda si el color del sustrato ha cambiado (Lamoral 1968). La araña en figura 3 a continuación se recogió sobre un fondo de mortero blanco, el de Figura 5 sobre un fondo de ladrillo rojo, y los de Figuras 6 y 7 se recogieron en el fondo de color oscuro en la parte inferior de la tabla superior de una valla de madera.

El abdomen de las hembras viudas pardas está cubierto de finos pelos sedosos de dos longitudes (Smithers 1944). Los individuos de color más claro a menudo tienen una banda dorsal y tres laterales o manchas en el abdomen y todas delineadas con líneas más oscuras (Figuras 4 y 5). En las personas oscuras, el patrón a menudo está casi oscurecido (Figura 7) a menos que se vea con una luz excepcionalmente brillante.


Figura 3. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch (coloración casi blanca). Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.


Figura 4. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch (coloración bronceada). Fotografía de James L. Castner, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.


Figura 5. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch (coloración rojo ladrillo). Fotografía de Donald W. Hall, Universidad de Florida.


Figura 6. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch (coloración marrón oscuro). Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.


Figura 7. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch (coloración casi negra). Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Identificación: Los especímenes oscuros se asemejan a las viudas negras. Sin embargo, el reloj de arena de la viuda marrón es naranja amarillento o naranja rojizo (Figura 8) en lugar de rojo brillante como en la viuda negra. Además, las piernas de las viudas negras son de color negro sólido, mientras que al menos algunas bandas o una coloración más clara suelen ser visibles en las piernas incluso de las viudas marrones de color más oscuro (Figura 7).


Figura 8. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch, vista ventral. Nótese el reloj de arena de color naranja rojizo. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Sacos de huevos: Los sacos de huevos miden aproximadamente un centímetro de diámetro. Los nuevos sacos son blancos (Figura 9) pero se vuelven amarillentos / bronceados con la edad. Después de la eclosión de las crías, los sacos de huevos aparecen de color gris oscuro debido a la masa de crías de araña que se ven a través de las paredes (Smithers 1944). Los sacos de huevos de la viuda marrón son únicos debido a las puntas de seda blanca en la superficie que no están presentes en los sacos de huevos de ningún otro Latrodectus especie (Abalos 1962). De hecho, no he podido encontrar evidencia en la literatura de sacos de huevos de ninguna otra especie de araña que tenga estos picos.


Figura 9. Saco de huevos relativamente nuevo de la araña viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch (izquierda), abierto para mostrar huevos (derecha). Fotografías de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Los huevos tienen aproximadamente 0,1 mm de diámetro (Figura 9).

Biología (volver al principio)

Habitat: Las viudas marrones prosperan en hábitats peridomésticos (Almeida et al.2009, Edwards 2002, Smithers 1944, Vetter 2013), por ejemplo, debajo de aleros de edificios, repisas de paredes de ladrillo o tableros superiores de cercas de madera (Figura 10), debajo de mesas de picnic y entre escombros, a menudo en áreas bien iluminadas (McCrone y Stone 1965) y también en árboles huecos y debajo de corteza suelta. Suelen encontrarse en áreas más abiertas que las viudas negras (Vetter 2013). Son comunes en el campus de la Universidad de Florida (Bibbs et al.2013), y los he observado en el estadio de fútbol, ​​en el hueco del ascensor del estacionamiento del Hospital UF Health-Shands y en los edificios del campus, donde se encuentran particularmente común en las esquinas superiores de las ventanas (Figura 11).

Figura 10. Valla de madera y maletín de información que alberga un gran número de arañas viudas pardas (Latrodectus geometricus Koch) y sus sacos de huevos debajo de la tabla superior y el techo, respectivamente. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Figura 11. Windows of Marston Science Library (Universidad de Florida) con numerosos sacos de huevos (recuadro) de arañas viuda marrón (Latrodectus geometricus Koch). Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Probablemente el hábitat de la viuda marrón más inusual descrito en la literatura científica fueron las playas oceánicas en Brasil (Anderson 1972) donde se tejían redes entre las glorias de la mañana en la playa (Ipomoea biloba Forssk, nombre actual: Ipomoea pes-caprae [L.] R.Br.).

Captura de telarañas y presas: La seda para las telarañas se hila mediante hileras en la punta del abdomen. Hay seis hileras, pero el par mediano está oculto por las otras cuatro (Levi 2005) (Figura 12). Las telarañas son irregulares con un retroceso periférico donde la hembra busca refugio cuando se ve amenazada. Para obtener una descripción detallada de la construcción y estructura de las redes, consulte Benjamin y Zschokke (2003). Los hilos de captura están recubiertos de gotitas pegajosas (Figura 13). Después de que la presa se enreda en la telaraña pegajosa, la araña inmoviliza a la presa lanzando seda pegajosa (extraída con los peines de los tarsos de las patas traseras) sobre la presa. Después de inmovilizar a la presa, la araña muerde (Figura 14) e inyecta veneno a la presa (Howell y Jenkins 2004).

Figura 12. Vista ventral de la araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch, mostrando hileras, epigynum y surco epigástrico. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Figura 13. Captura hilos de seda de araña viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, con gotitas pegajosas. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Figura 14. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch, presa que muerde. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Cortejo y apareamiento: Se han demostrado feromonas sexuales femeninas en las redes de viudas negras y viudas de espalda roja australianas, Latrodectus hasselti Thorell, (Baruffaldi y Andrade 2015). Ross y Smith (1979) informaron de la presencia de feromonas sexuales masculinas y femeninas en las redes de las viudas negras occidentales. Las feromonas pueden funcionar en el reconocimiento de pareja. Además, las hembras bien alimentadas producen más seda y feromonas, lo que posiblemente resulte en la selección sexual de los machos por hembras más fecundas (Baruffaldi y Andrade 2015). Las feromonas sexuales aún no se han documentado en otros Latrodectus especies.

Los pedipalpos femeninos tienen forma de piernas (Figura 15) y tienen una función principalmente táctil. Los pedipalpos de los machos están agrandados y funcionan en la señalización sexual y la cópula. Antes del apareamiento, el macho hila una pequeña red de esperma en la que deposita una gota de esperma. Luego, los espermatozoides son succionados a través de émbolos en forma de tubo enrollados (Figura 16) en los bulbos de los pedipalpos masculinos y rsquos (Foelix 2011, Abalos y Baez 1963 [diagrama de émbolo]).

Figura 15. Delante de la hembra de la araña viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, cefalotórax que muestra pedipalpos, quelíceros, colmillos y ojos. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Figura 16. Araña viuda marrón macho, Latrodectus geometricus Koch, mostrando émbolos enrollados en los palpos. Imagen extraída de una fotografía de Lyle J. Buss, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Abalos y Baez (1963), Benam & uacute (2001) y Segoli et al. Dan la siguiente descripción del comportamiento de cortejo y cópula. (2008). El macho comienza arrancando los hilos de la telaraña de la hembra con su tarso y agitando sus pedipalpos agrandados para atraer la atención de la hembra. Estos comportamientos pueden repetirse varias veces. A continuación, restringe el primer y cuarto par de piernas de la hembra con seda. La cópula se logra mediante la inserción alterna del émbolo de un palpo primero y luego del otro en los gonoporos femeninos, que se encuentran en el epigino femenino. El epigynum femenino consiste en un esclerito externo (Figura 12) a los que están conectados los receptáculos seminales internos (Gordh y Headrick 2001, Levi 1961) (ver micrografía electrónica de barrido en Spiders.us [2016b]). Una vez que los émbolos se insertan en los receptáculos seminales, sus elementos apicales (puntas) se rompen y se inyecta el semen. Los elementos apicales permanecen en los receptáculos seminales pero aparentemente no actúan como tapones de apareamiento para prevenir múltiples apareamientos (Abalos y Baez 1963).

Las arañas viudas hembras de la mayoría de las especies rara vez matan a sus parejas (Benam & uacute 2001, Bettini y Maroli 1978). Sin embargo, Segoli et al. (2008) han demostrado que este comportamiento es común en las viudas pardas. Después de insertar el émbolo de un palpo en la hembra y rsquos gonopore, la viuda marrón macho a menudo da saltos mortales (Figura 17) en una posición en la que la porción apical de su abdomen está frente a la hembra y rsquos chelicerae, y luego puede ser atacado. La hembra puede matar al macho y, a veces, también lo envuelve en seda. Ella puede o no comerlo. Este comportamiento estereotipado de sacrificio sexual por parte del macho fue previamente documentado para la araña viuda de espalda roja australiana (Andrade 1996, Forster 1992) y probablemente también ocurre en Latrodectus indistinctus Pickard-Cambridge (Smithers 1944).

Figura 17. Fotos esquemáticas combinadas de arañas viudas marrones masculinas y femeninas, Latrodectus geometricus Koch, para ilustrar el comportamiento de salto mortal masculino. Fotografía de una mujer de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida, más una imagen pegada digitalmente del hombre de una fotografía de Lyle J. Buss, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Oviposición: Los huevos se ponen a través del oviducto que se abre en la línea media del surco epigástrico (Levi 1961) (Figura 12). Los sacos de huevos casi siempre se construyen de noche (Heeres 1991). Una hembra agrupa sus sacos de huevos en la misma red (Figura 18). Bouillon y col. (1961) informaron que con una nutrición adecuada, las hembras inseminadas depositaron un promedio de 23 sacos de huevos en condiciones de laboratorio. Doscientos catorce sacos de huevos recolectados en el medio silvestre del sur de California diseccionados por Danielson et al. (2014), promedió 129 & plusmn51 huevos / saco.

Figura 18. Racimo de araña viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, sacos de huevos. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Eclosión y desarrollo: Las arañitas nacen de los huevos en 14-21 días, pero permanecen en el saco de huevos durante unos días a un mes (Reid et al. 2003). Las arañitas recién nacidas son pálidas, sin patrones (Figura 19). Las crías luego mudan y desarrollan patrones (incluido el reloj de arena) antes de salir del saco de huevos, pero inicialmente el reloj de arena es blanco en lugar de naranja (Figura 20).

Figura 19. Viuda marrón recién nacida, Latrodectus geometricus Koch, crías de araña (en saco de huevos de 20 días) que aún no han desarrollado patrones. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Figura 20. Vista ventral de la viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, crías de araña (del saco de huevos abierto) que han desarrollado patrones. Observe el patrón de reloj de arena blanco (flechas). Recuadro = vista dorsal de la cría. Fotografías de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Después de salir del saco de huevos, las crías permanecen agregadas en el área durante un período de tiempo que conduce a cierto canibalismo que puede aumentar la probabilidad de que algunas sobrevivan (Guimar & atildees et al. 2012). Finalmente, las crías se dispersan mediante un comportamiento conocido como hinchamiento, que implica la liberación de hebras de seda que son atrapadas por las corrientes ascendentes del viento, lo que hace que las crías vuelen por el aire (Baerg 1959, Decae 1986). Las arañas se pueden dispersar por muchas millas en globo. Un teridiido no identificado fue capturado a una altitud de 2,000 pies, y especies de otras familias de arañas han sido capturadas a altitudes de hasta 3,000 pies (Glick 1960). Las arañas de algunas especies recorren grandes distancias y se han observado en barcos mar adentro (Cushing 2005).

Las hembras mudan de 6 a 9 veces y los machos de 3 a 6 veces antes de alcanzar la madurez (Reid et al. 2003, Vetter 2013). Benam y uacute (2001) informaron tiempos promedio para alcanzar la madurez sexual de 37 días para los machos y 96 días para las hembras y vidas medias de 108 días para los machos y 519 días para las hembras.

Enemigos naturales (volver arriba)

Las aves y los lagartos son probablemente los principales depredadores vertebrados de las arañas viudas (Baerg 1959, Mareti & # 263 1978). Debido a los sitios protegidos donde tejen sus redes, las viudas marrones pueden escapar a la detección de algunos depredadores vertebrados potenciales.

Es probable que los invertebrados sean depredadores importantes de las arañas viudas. Además de los depredadores invertebrados generalistas (por ejemplo, otras arañas [Figura 21] y posiblemente depredadores Hemiptera y Coleoptera), muchos son atacados por avispas de barro (Hymenoptera: Sphecidae).

Figura 21. Araña saltadora Colonus sylvanus (Hentz) (Salticidae) con viuda marrón, Latrodectus geometricus Koch, presa. Fotografía de Lyle J. Buss, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Los embadurnadores de barro azul brillante del género Chalybion son los principales depredadores de las arañas viudas negras e incluso pueden ser especialistas en viudas (Baerg 1959, Dean et al. 1988, Horner y Klein 1979, Irving e Hinman 1935, Muma y Jeffers 1945, Nel et al. 2014, Rau 1935). En Sudáfrica, Chalybion spinolae Se informa que Lepeletier de Saint Fargeau abastece sus nidos exclusivamente con Latrodectus especies (Nel et al. 2014).

Chalybion las especies no construyen sus propios nidos. Roban los nidos sellados de otros embadurnadores de barro (particularmente los de Sceliphron caementarium (Drury) en los EE. UU.) Abriendo las celdas del propietario anterior y eliminando las presas de araña originales y los huevos o larvas de los dauber de barro (Rau 1928). Luego reabastecen los nidos con sus propias presas y huevos. Aunque Baerg (1959) reportó viudas negras de las celdas del nido de Sceliphron caementarium, es posible que estos fueran en realidad presa de Chalybion embadurnadores de barro que se habían apoderado de la Sceliphron nidos.

Hay al menos cinco especies de parasitoides / depredadores reportados en los sacos de huevos de la viuda marrón:

Parasitoides / depredadores del saco de huevos Referencias
Philolema (antes Euritoma) arachnovora (Hesse) (Hymenoptera: Eurytomidae) Baerg (1959)
Philolema latrodecti Fulloway (Hymenoptera: Eurytomidae) (Figura 22) Bibbs y Buss (2011)
Brambila y Evans (2001)
Pediobius pyrgo (Walker) (Hymenoptera: Eulophidae) Schoeninger y col. (2015)
Pseudogaurax signatus (Loew) (Diptera: Chloropidae) Vetter y col. (2012b)
Afromantispa tenella (Erichson) anteriormente Mantispa tenella [Erichson] (Neuroptera: Mantispidae) (Ver Catálogo de la vida 2015) Mackay (1972) de Rhodesia (actualmente Zambia y Zimbabwe)

Figura 22. Philolema lactrodecti Fulloway (Hymenoptera: Eurytomidae) parasitoide de la araña viuda marrón (Latrodectus geometricus Koch) saco de huevos. Fotografía de Lyle J. Buss, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Vetter y col. (2012b) examinaron 3.739 sacos de huevos de viuda marrón en el sur de California y observaron muchos artrópodos pequeños enredados en la superficie de los sacos. Especulan que la superficie puntiaguda de los sacos de huevos puede servir como barrera para los parasitoides.

Se ha informado de que al menos dos microorganismos infectan a las viudas pardas. Arrington (2014) informó tasas de infección variables (20-90%) en diferentes poblaciones con Wolbachia pipientis Hertig y Wolbach. sin embargo, el Wolbachia las infecciones no parecen afectar el desarrollo o la reproducción. Bibbs y col. (2013) aisló una cepa del hongo Mucor fragilis Bainier de hembras viudas pardas del centro norte de Florida. En los bioensayos de laboratorio, el hongo produjo tasas de mortalidad del 83%.

Importancia médica (volver arriba)

Los síntomas de muchas otras afecciones médicas pueden y se han confundido con picaduras de arañas. Vetter e Isbister (2008) proporcionaron una discusión detallada sobre los criterios para incriminar a las arañas como causa de afecciones médicas.

Solo las viudas marrones hembras son capaces de morder a los vertebrados. Las quelíceras y los colmillos de los machos son demasiado pequeños para morder a los vertebrados (Bettini y Maroli 1978). Los de la hembra son más grandes (Figura 15) y los colmillos pueden penetrar la piel de los vertebrados trabajando con un movimiento de pellizco horizontal. El veneno se inyecta a través de las puntas huecas de los colmillos.

Las viudas marrones hembras no son agresivas y generalmente se retiran a sus refugios en lugar de atacar cuando se les altera la telaraña (Goddard et al. 2008). Si se altera el área de retirada de la telaraña, las arañas generalmente caen al suelo, retraen sus patas y fingen morir (Figura 23) (un comportamiento conocido como tanatosis) (Muslimin et al.2015, observación personal de DW Hall). Este comportamiento no solo les ayuda a escapar de los depredadores, sino que también reduce la probabilidad de que muerdan a los humanos. La mayoría de las picaduras ocurren cuando las arañas quedan atrapadas accidentalmente contra la piel. Por lo tanto, las mordeduras de la viuda marrón no son comunes considerando la cantidad relativamente grande de arañas presentes en algunas áreas.

Figura 23. Araña viuda marrón hembra, Latrodectus geometricus Koch, fingiendo muerte (tanatosis) con las piernas dobladas contra el cuerpo. Fotografía de Donald W. Hall, Departamento de Entomología y Nematología, Universidad de Florida.

Síntomas: Las mordeduras de la viuda negra a humanos pueden resultar en una variedad de síntomas sistémicos (Sampayo 1943 y 1944). Por lo general, las mordeduras de la viuda marrón no son tan graves como las de la viuda negra, y el dolor suele limitarse al área inmediatamente adyacente a la herida de la mordedura (Almeida et al. 2009, Foelix 2011, Suchard 2009). Además, aproximadamente el 15% de las mordeduras pueden ser "ldquodry" sin inyección de veneno (Reyes-Lugo et al. 2009). Sin embargo, algunas mordeduras causan los síntomas sistémicos más graves característicos de las viudas negras (Arnold y Ryan 2009, Goddard et al. 2008, M & uumlller 1993a).

M & uumlller (1993a) informó la incidencia de los siguientes síntomas sistémicos en 15 casos de mordeduras de viuda marrón en Sudáfrica: dolor y calambres musculares generalizados (2), dolor y calambres abdominales (4), debilidad en las piernas y dificultad para caminar (2) , dolor en los ganglios linfáticos regionales (2) y temperatura elevada (2).

Veneno: Como los venenos de otras arañas viudas (género Latrodectus), el veneno de la viuda marrón es tóxico para los vertebrados, pero generalmente se considera menos tóxico que el de otras arañas viudas (Garb y Hayashi 2013, Guimar & atildees et al.2012, Heeres 1991, M & uumlller et al.1989, M & uumlller 1993a, Sampayo 1943 ). La toxicidad relativa de las arañas viudas puede depender de la especie animal. Por ejemplo, Sampayo (1943) afirmó que el veneno de la viuda marrón es mucho menos tóxico para los conejillos de indias que el veneno de la viuda negra. Sin embargo, McCrone (1964) informó que el veneno de la viuda marrón es más tóxico que el veneno de la viuda negra en ratones, y Guerrero et al. (2010) afirmaron que, según sus estudios con ratones, el veneno de la viuda marrón parece ser uno de los más tóxicos Latrodectus venenos. Un factor importante en los casos de envenenamiento humano es que las viudas marrones inyectan cantidades menores de veneno que otras Latrodectus especies (Goddard et al. 2008, McCrone 1964). Esto puede deberse al tamaño más pequeño de sus glándulas venenosas (Mareti & # 263 y Lebez 1979).

El principal componente activo de Latrodectus el veneno es α-latrotoxina, una potente neurotoxina de vertebrados (Garb y Hyashi 2013). Un efecto principal de la alfa-latrotoxina es la formación de poros catiónicos en las membranas de las terminales nerviosas que resultan en un influjo de calcio y la despolarización concomitante de las membranas con liberación incontrolada de neurotransmisores, especialmente acetilcolina y norepinefrina (Yan y Wang 2015), en las sinapsis. (Holz y Habener 1998, Orlova et al. 2000, Reyes-Lugo et al. 2009, Saibil 2000). La unión del neurotransmisor resultante en los receptores postsinápticos de varios sistemas neuronales induce los espasmos musculares, el dolor y otros síntomas asociados con el síndrome clínico de "quolatrodectismo" (Luch 2010, Mareti & # 263 1987). Guerrero y col. (2010) encontraron que el veneno de la viuda marrón también daña la corteza de las glándulas suprarrenales, lo que resulta en una insuficiencia suprarrenal aguda en ratones. Las glándulas suprarrenales producen una serie de hormonas y otras sustancias químicas que incluyen estrógeno, progesterona, esteroides, cortisol y cortisona, epinefrina, norepinefrina y dopamina (Wisse y Zieve 2015).

Tratamiento: El tratamiento inicial para las picaduras de araña viuda generalmente implica el manejo del dolor con opioides y la administración de benzodiazepinas para los espasmos musculares (Arnold y Ryan 2009, Monte 2012, Bassanou et al. 2015). Ya no se recomienda el gluconato de calcio (Bush y Alcock 2015).

Los casos más graves con síntomas de mayor duración pueden tratarse con antídoto. Las y alfa-latrotoxinas de Latrodectus las especies son similares (McCrone y Netzloff 1965, Garb y Hyashi 2013), y es probable que el antídoto sea eficaz en el tratamiento de las mordeduras de otras especies de viudas (Jelinek 1997). Arnold y Ryan (2009) afirmaron que el antiveneno de la viuda negra es eficaz en el tratamiento de las picaduras de la viuda marrón.

Una preocupación importante en el uso de antiveneno son las reacciones alérgicas porque los antivenenos se producen en animales (generalmente caballos en los EE. UU. Y ovejas en Australia). El antídoto de la viuda negra actualmente disponible en los Estados Unidos está compuesto de inmunoglobulinas completas y se prepara en caballos contra el veneno de Latrodectus mactans (Merck 2015). Los efectos adversos notificados por el uso de antiveneno en los EE. UU. Son relativamente raros (Monte et al. 2011). Aunque el antídoto se ha utilizado en Australia para el tratamiento de las mordeduras de la viuda de lomo rojo australiano durante muchos años, su eficacia aún es discutible (Bush y Alcock 2015).

Un nuevo antiveneno de viuda negra (Analatro & reg) elaborado con fragmentos de anticuerpos F (ab ') 2 purificados se ha sometido recientemente a ensayos clínicos en etapa 3 (ClinicalTrials.gov 2015). The F(ab')2 fragment is the part of an immunoglobulin G (IgG) antibody molecule that contains the two binding sites for the antigen (&alpha-latrotoxin in the case of widow spider antivenin) after cleavage from most of the Fc fragment by enzymatic digestion with pepsin (Figura 24). Removal of the Fc fragment and purification of the F(ab')2 antibody fragments may reduce the risk of adverse reactions related to use of whole antibody antivenin (Monte 2012, Nimmerjahn and Ravetch 2008, Theakston and Lalloo 2001).

Figura 24. Diagram of anti &alpha-latrotoxin immunoglobulin G (IgG) antibody molecule illustrating pepsin digestion to prepare F(ab')2 fragment. Diagram by Donald W. Hall, Department of Entomology and Nematology, University of Florida.

Medical information in this article is for educational purposes only. It is not intended to replace medical advice offered by physicians.

Control (Back to Top)

Where control is required, commercially available insecticides should be effective (Koehler and Andrews 2015, Vetter 2013). Insecticidal sprays or dusts should be applied to cracks and crevices where the spiders may take refuge. Also, reducing clutter around the house and in garages and storage areas should aid in reducing populations.

Agradecimientos (volver arriba)

The author would like to acknowledge Lisa A. Taylor and Glavis B. Edwards for reviewing this article and offering helpful suggestions.

Referencias seleccionadas (volver al principio)

  • Abalos JW. 1962. The egg-sac in the identification of species of Latrodectus (black-widow spiders). Psyche 69(4): 268-270.
  • Abalos JW, Baez EC. 1963. On spermatic transmission in spiders. Psyche 70: 197-207.
  • Almeida RAMB, Ferreira RS, Chaves CR, Barraviera B. 2009. Envenomation caused by Latrodectcus geometricus in Sao Paulo State, Brazil: a case report. Journal of Venomous Animals and Toxins Including Tropical Diseases 15: 562-571.
  • Anderson MP. 1972. Notes on the brown widow spider Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae) in Brazil. Great Lakes Entomologist 5: 115-118.
  • Andrade MCB. 1996. Sexual selection for male sacrifice in the Australian redback spider. Science 271: 70-72.
  • Arnold TC, Ryan ML. 2009. Just when you thought it was safe: the brown widow spider (Latrodectus geometricus) makes her presence known on the Gulf Coast. Clinical Toxicology 47: 738. Meeting Abstract: 176.
  • Arrington, BD. 2014. The Prevalence and Effect of Wolbachia Infection on the Brown Widow Spider (Latrodectus geometricus) Georgia Southern University. Statesboro, Georgia. ESTADOS UNIDOS. Electronic Theses & Dissertations. Paper 1113. (11 February 2016)
  • Baerg WJ. 1959. The black widow and five other venomous spiders in the United States. Agricultural Experiment Station, University of Arkansas. Fayetteville, Arkansas. Bulletin 608. 43 pp.
  • Balentine JR. 2015. Black widow spider bite symptoms. http://www.emedicinehealth.com/black_widow_spider_bite/page2_em.htm (11 February 2016)
  • Barron WE. 1960. Spider bites. Journal of the Medical Association of Georgia 49: 511-512.
  • Baruffaldi L, Andrade MCB. 2015. Contact pheromones mediate male preference in black widow spiders: avoidance of hungry sexual cannibals? Animal Behaviour 102: 25-32.
  • Basanou E, Kalostou A, Sofidiotou V, Fountas K, Kalantzopoulos D, Papathanassiou V, Neou P. 2015. Treatment of black widow spider (Latrodectus mactans) envenomation: a review of 53 cases. Clinical Toxicology 53: 281 (Meeting abstract of the XXXV International Congress of The European Association of Poisons Centres and Clinical Toxicologists.
  • Benamú MA. 2001. Comportamiento reproductivo de Latrodectus geometricus C.L. Koch, 1841 (Araneae: Theridiidae). Revista Peruana de Entomologia 42: 89-91.
  • Benjamin SP, Zschokke S. 2003. Webs of theridiid spiders: construction, structure and evolution. Biological Journal of the Linnean Society 78: 293-305.
  • Bettini S, Maroli M. 1978. A. Venoms of Theridiidae, genus Latrodectus. Chap. 8. pp 149-185. En Bettini S, ed., Arthropod Venoms. Vol 48. Handbook of Experimental Pharmacology. Springer-Verlag. Berlin, Germany. 977 pp.
  • Bianchi FA. 1945. Notes on the abundance of the spiders Latrodectus mactans, L. geometrico, y Argiope avara, and of their parasites on the island of Hawaii. Proceedings of the Hawaiian Entomological Society 12: 245-247.
  • Bibbs CS, Buss LJ. 2011. Widow spider parasitoids. http://entnemdept.ufl.edu/creatures/beneficial/wasps/latrodectus_parasitoids.htm (11 February 2016)
  • Bibbs CS, Vitoreli AM, Benny G, Harman CL, Baldwin RW. 2013. Susceptibility of Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae) to a Mucor strain discovered in North Central Florida, USA. Florida Entomologist 96: 1052-1061.
  • Blahd WH, O&rsquoConnor M. 2014. Black Widow Spider Bite Guide. http://www.webmd.com/first-aid/tc/black-widow-spider-bite-topic-overview (Accessed February 11, 2016)
  • Bouillon A, Lekie R, Koch R. 1961. Cycle and rhythm in the ovulation of the spider Latrodectus geometricus. Nature 191: 620-621.
  • Brambila J, Evans GA. 2001. Hymenopteran parasitoids associated with spiders in Florida. Insecta Mundi 15: 18.
  • Brown KS, Necaise JS, Goddard J. 2008. Additions to the known distribution of Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae). Journal of Medical Entomology 54: 959-962.
  • Bush SP, Alcock J. 2015. Widow spider envenomation medication. http://emedicine.medscape.com/article/772196-medication (11 February 2016)
  • Cameron HD. 2005. An etymological dictionary of North American spider genus names. Chap. 73, p. 301. En Ubick D, Paquin P, Cushing PE, Roth V. eds. Spiders of North America: an identification manual. American Arachnological Society. Keene, New Hampshire. 377 pp.
  • Catalog of Life. 2015. Infraspecific taxon details: Afromantispa tenella tenella (Erichson, 1839). http://www.catalogueoflife.org/col/details/species/id/66394a23725ee19a3ee6e6f2c94c8322 (11 February 2016)
  • ClinicalTrials.gov. 2015. https://clinicaltrials.gov/ct2/show/NCT00657540 (11 February 2016)
  • Cushing PE. 2005. Introduction. pag. 13. En Ubick D, Paquin P, Cushing PE, Roth V. eds. Spiders of North America: an identification manual. American Arachnological Society. Keene, New Hampshire. 377 pp.
  • Danielson DWR, Clarke DE, Valle SJ, Anselmo AA, Vincent LS. 2014. Natural egg sac clutch size of the brown widow spider, Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae) in southern California. Bulletin of the Southern California Academy of Sciences 113: 100-102.
  • Dean DA, Nyffeler M, Sterling WL. 1988. Natural enemies of spiders: mud dauber wasps in East Texas. The Southwestern Entomologist 13: 283-290.
  • Decae AE. 1987. Dispersal: Ballooning and other mechanisms. pp. 348-356. En Nentwig W. ed. Ecophysiology of Spiders. Springer-Verlag. Nueva York. 448 págs.
  • Edwards GB. (2002). Venomous Spiders in Florida. Pest Alert. Florida Department of Agriculture and Consumer Services, Division of Plant Industry. (11 February 2016)
  • Edwards GB, Marshall S. 2002. Florida&rsquos Fabulous Spiders. World Publications. Tampa, Florida. 64 pp.
  • Foelix RF. 2011. Biology of Spiders. Prensa de la Universidad de Oxford. Nueva York. 419 pp.
  • Forster LM. 1992. The stereotyped behavior of sexual cannibalism in Latrodectus hasselti Thorell (Araneae, Theridiidae), the Australian redback spider. Australian Journal of Zoology 40: 1-11.
  • Garb JE, González A, Gillespie RG. 2004. The black widow spider genus Latrodectus (Araneae: Theridiidae): phylogeny, biogeography, and invasion history. Molecular Phylogenetics and Evolution 31: 1127-1142.
  • Garb JE, Hayashi CY. 2013. Molecular evolution of alpha-latrotoxin, the exceptionally potent vertebrate neurotoxin in black widow spider venom. Molecular Biology and Evolution 30: 999-1014.
  • Glick PA. 1960. Collecting insects by airplane, with special reference to dispersal of the potato leafhopper. U.S. Department of Agriculture Technical Bulletin Number 1222. 16 pp.
  • Goddard J, Upshaw S, Held D, Johnnson K. 2008. Severe reaction from envenomation by the brown widow spider, Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae). Southern Medical Journal 101: 1269-1270.
  • Gordh G, Headrick DH. 2001. Diccionario de entomología. Editorial CABI. Nueva York. 1032 págs.
  • Guerrero B, Finol HJ, Reyes-Lugo M, Salazar AM, Sánchez EE, Estrella A, Roschman-González, Ibarra C, Salvi I, Rodríguez-Acosta. 2010. Activities against hemostatic proteins and adrenal gland ultrastructural changes caused by the brown widow spider Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae) venom. Bioquímica y fisiología comparada. Part C. 151: 113-121.
  • Guimarães I de C, da Silva HM, Antonialli WF, Jr. 2012. Aggregation behavior in spiderlings: a strategy for increasing life expectancy in Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae). Sociobiology 59: 463-476.
  • Heeres A. 1991. Natural history observations of the brown widow spider Latrodectus geometricus (Araneae: Theridiidae). Naturalist (Port Elizabeth) 35: 31-34.
  • Holz GG, Habener JF. 1998. Black widow spider alpha-latrotoxin: A presynaptic neurotoxin that shares structural homology with the glucagon-like peptide-1 family of insulin secretagogic hormones. Bioquímica y fisiología comparada. Part B. 121: 177-184.
  • Horner NV, Klein JH. 1979. Spider prey of two mud dauber wasp species in Comanche County, Oklahoma (Hymenoptera: Sphecidae). Environmental Entomology 8: 30-31.
  • Howell WM, Jenkins RL. 2004. Spiders of the Eastern United States: A Photographic Guide. Pearson Education. Boston, Massachusetts. 363 pp.
  • Irving WG, Hinman. 1935. The blue mud-dauber as a predator of the black widow spider. Science 82: 395-396.
  • Jelinek GA. 1997. Widow spider envenomation (latrodectism): a worldwide problem. Wilderness & Environmental Medicine 8: 226-231.
  • Koehler PG, Andrews CA. 2015. Spiders. EDIS, UF/IFAS Extension Document ENY-201 (MG206) (11 February 2016)
  • Lamoral B. 1968. On the nest and web structure of Latrodectus in South Africa, and some observations on body colouration of L. geometrico (Araneae, Theridiidae). Annals of the Natal Museum 20: 1-14.
  • Levi HW. 1961. Evolutionary trends in the development of palpal sclerites in the spider family Theridiidae. Journal of Morphology 108: 1-10
  • Levi HW. 2005. Theriidae. Chap. 62, p. 235. En Ubick D, Paquin P, Cushing PE, Roth V. eds. Spiders of North America: An identification manual. American Arachnological Society. Keene, New Hampshire. 377 pp.
  • Liu Y, Maas A, Waloszek D. 2009. Early development of the anterior body region of the grey widow spider Latrodectus geometricus Koch, 1841 (Theridiidae, Araneae). Arthropod Structure & Development 38: 401-416.
  • Luch A. 2010. Mechanistic insights on spider neurotoxins. En Luch A. ed. Molecular, Clinical and Environmental Toxicology. Vol. 2: Clinical Toxicology. Book Series: Experientia Supplementum 100: 293-315.
  • Mackay JR. 1972. A new species of widow spider (genus Latrodectus) from southern Africa (Araneae: Theridiidae). Psyche 79: 236-242.
  • Maretić Z. 1978. B. Epidemiology of envenomation, symptomatology, pathology and treatment. Chap. 8, pp 185-212. En Bettini S, ed., Arthropod Venoms. Vol 48. Handbook of Experimental Pharmacology. Springer-Verlag. Berlin, Germany. 977 pp.
  • Maretić Z. 1987. Spider venoms and their effect. pp. 142-159. En Nentwig W. ed. Ecophysiology of Spiders. Springer-Verlag. Nueva York. 448 págs.
  • Maretić Z, Lebez D. 1979. p. 45. Araneism. Noit Publishing. Belgrade, Yugoslavia. 255 pp.
  • McCrone JD. 1964. Comparative lethality of several Latrodectus venoms. Toxicon 2: 201-203.
  • McCrone JD, Netzloff ML. 1965. An immunological and electrophoretical comparison of the venoms of the North American Latrodectus spiders. Toxicon 3: 107-110.
  • McCrone JD, Stone KJ. 1965. The Widow Spiders of Florida. Artrópodos de Florida y áreas terrestres vecinas. Vol. 2. 8 pp.
  • Merck. 2015. Antivenin (Latrodectus mactans) (Black Widow Spider Antivenin) Equine Origin. https://www.merck.com/product/usa/pi_circulars/a/antivenin/antivenin_pi.pdf (11 February 2016)
  • Monte AA, Bucher-Bartelson B, Heard KJ. 2011. A US perspective of symptomatic Latrodectus spp. envenomation and treatment: A national poison data system review. The Annals of Pharmacology 45: 1491-1497.
  • Monte AA. 2012. Black widow spider (Latrodectus mactans) antivenom in clinical practice. Current Pharmaceutical Biotechnology 13: 1935-1939.
  • Müller GJ, Koch HM, Kriegler AB, Van der Wait BJ, Van Jaarsveld PP. 1989. The relative toxicity and polypeptide composition of the venom of two southern African widow spider species: Latrodectus indistinctus y Latrodectus geometricus. South African Journal of Science 85: 44-46.
  • Müller GJ. 1993a. Black and brown widow spider bites in South Africa. A series of 45 cases. South African Medical Journal 83: 399-405.
  • Müller GJ. 1993b. Widow spiders &ndash when does brown become black? South African Medical Journal 83: 84.
  • Muma MH, Jeffers WF. 1945. Studies of the spider prey of several mud-dauber wasps. Annals of the Entomological Society of America 38: 245-255.
  • Muslimin M, Wilson JJ, Ghazali ARM, Braima KA, Jeffery J, Wan-Nor F, Alaa-Eldin ME, Mohd-Zin SW, Wan-Yusoff WS, Noram-Rashid Y. Lau YL, Rohela M, Abdul-Aziz NM. 2015. First report of brown widow spider sightings in Peninsular Malaysia and notes on its global distribution. Journal of Venomous Animals and Toxins Including Tropical Diseases 21(Article No. 11): 8 pp.
  • Nel E, Kelly J, Dippenaar-Schoeman A. 2014. Notes on the biology of the wasp, Chalybion spinolae (Hymenoptera: Sphecidae), an obligatory predator of Latrodectus (Araneae: Theridiidae) spiders in South Africa. Journal of Natural History 48: 1585-1593.
  • Nimmerjahn F, Ravetch JV. 2008. Fc gamma receptors as regulators of immune responses. Nature Reviews: Immunology 8: 34-47.
  • Orlova EV, Atiqur RM, Gowen B, Volynski KE, Ashton AC, Manser C, van Heel M, Ushkaryov YA. 2000. Structure of &alpha-latrotoxin oligomers reveals that divalent cation-dependent tetramers form membrane pores. Nature Structural Biology 7: 48-52.
  • Pearson JF. 1936. Latrodectus geometricus Koch in southern Florida. Science 83: 522.
  • Rau P. 1928. The nesting habits of the wasp Chalybion caeruleum. Annals of the Entomological Society of America 21: 25-35.
  • Rau P. 1935. The wasp, Chalybion cyaneum Tab. Preys upon the black widow spider, Latrodectus mactans Fabuloso (Hymen., Araneae). Entomological News 46: 259-260.
  • Reid LS, Mancke R, Culin J, Benson E. 2003. Brown Widow Spiders. EIIS/MV-14. Clemson University. Clemson, South Carolina. (11 February 2016)
  • Reyes-Lugo M, Sánchez R, Finol HJ, Sánchez EE, Suárez JA, Guerrero B, Rodríguez-Acosta A. 2009. Neurotoxic activity and ultrastructural changes in muscles caused by the brown widow spider Latrodectus geometricus venom. Revista do Instituto de Medicina Tropical de Sao Paulo 51: 95-101.
  • Richman DB. 2013. The spiders of the arid southwest. Toxic spiders. http://aces.nmsu.edu/academics/spiders/venomous-spiders.html (11 February 2016)
  • Ross K, Smith RL. 1979. Aspects of the courtship behavior of the black widow spider, Latrodectushesperus (Araneae: Theridiidae), with evidence for the existence of a contact sex pheromone. Journal of Arachnology 7: 69-77.
  • Saibil HR. 2000. The black widow&rsquos versatile venom. Nature Structural Biology 7: 3-4.
  • Sampayo RRL. 1943. Toxic action of Latrodectus mactans&rsquo bite and its treatment: clinical and experimental studies. American Journal of Tropical Medicine and Hygiene 23: 537-543.
  • Sampayo RRL. 1944. Pharmacological action of the venom of Latrodectus mactans and other Latrodectus spiders. Journal of Pharmacology and Experimental Therapeutics 80: 309-322.
  • Schoeninger K, de Padua S, de Oliveira ML. 2015. First record of Pediobius pyrgo (Walker) (Hymenoptera: Eulophidae) in South America and its emergence from egg sacs of Latrodectus geometricus C.L. Koch (Araneae: Therididae). EntomoBrasilis 8: 79-81.
  • Segoli M, Arieli R, Sierwald P, Harari AR, Lubin Y. 2008. Sexual cannibalism in the brown widow spider (Latrodectus geometricus). Ethology 114: 279-286.
  • Smithers RHN. 1944. Contribution to our knowledge of the genus Latrodectus (Araneae) in South Africa. Annals of the South African Museum 36: 263-312.
  • Spiders.us. 2016a. Latrodecticus geometricus (Brown Widow Spider). http://www.spiders.us/species/latrodectus-geometricus/ (11 February 2016)
  • Spiders.us. 2016b. http://www.mnh.si.edu/highlight/sem/spiders.html (11 February 2016)
  • Suchard, JR. 2009. Images in emergency medicine: Latrodectus geometricus (brown widow spider) bite. Annals of Emergency Medicine 54: 8,11.
  • Theakston RDG, Lalloo DG. 2001. Venomous bites and stings. Chap. 21, pág. 329. En Zuckerman JN. ed. Principles and Practice of Travel Medicine. John Wiley & amp Sons. Nueva York. 503 pp.
  • Vetter RS. 2013. The brown widow spider, Latrodectus geometricus. Department of Entomology, Center for Invasive Species Research. University of California, Riverside. California. (11 February 2016)
  • Vetter RS, Isbister GK. 2008. Medical aspects of spider bites. Annual Review Entomology 53: 409-429.
  • Vetter RS, Vincent LS, Danielsen DWR, Reinker KI, Clarke DE, Itnyre AA, Kabashima JN, Rust MK. 2012a. The presence of brown widow and black widow spiders (Araneae: Theridiidae) in urban Southern California. Journal of Medical Entomology 49: 947-951.
  • Vetter RS, Vincent LS, Itnyre AA, Clarke DE, Reinker KI, Danielsen DWR, Robinson LJ, Kabashima JN, Rust MK. 2012b. Predators and parasitoids of egg sacs of the widow spiders, Latrodectus geometricus y Latrodectus hesperus (Araneae: Theridiidae). Journal of Acarology 40: 209-214.
  • Wisse B, Zieve D. 2016. Adrenal gland hormone secretion. Medline Plus. National Library of Medicine. (11 February 2016)
  • Yan S, Wang X. 2015. Recent advances in research on widow spider venoms and toxins. Toxins 7: 5055-5067.

Author: Donald W. Hall, Entomology and Nematology Department, University of Florida.
Photographs: Donald W. Hall, Lyle J. Buss, Entomology and Nematology Department, University of Florida.
Publication Number: EENY-650
Publication Date: February 2016

Una institución que ofrece igualdad de oportunidades
Editora y Coordinadora de Criaturas Destacadas: Dra. Elena Rhodes, Universidad de Florida


Brown Recluse Spider

Araneae: Loxascelidae, Loxosceles reclusa

Brown recluse spiders belong to a group of spiders commonly known as violin spiders or fiddle backs. This is because of a characteristic fiddle-shaped pattern they have on their head region. The spider is golden brown with the fiddle being dark brown or black. This spider is not hairy and the fiddle pattern is often shiny. They are about 1/4 to 3/4 inch long. Members of this small family are known for their poisonous venom. They have six eyes in three pairs. The cephalothorax is rather flat above and has a conspicuous, lengthwise furrow in the midline at the rear third. Each foot has two claws. Many of the wolf spiders are similar in appearance and have similar markings as the brown recluse. They are large, robust, hairy, and therefore they can be distinguished from the brown recluse.

These spiders spin small, irregular webs under bark, stones or other secluded areas. Their venom is especially poisonous to people those bitten often become ill and find that the wound does not heal quickly. Both male and female recluse spiders, as well as their spiderlings, are capable of injecting venom which may result in serious lesion formation or systemic reactions. The severity of the bite may vary. The symptoms may vary from no harm at all to a reaction that is quite severe. Usually, the brown recluse spider bite is not felt and the pain sets in from six to eight hours later. A typical bite area may resemble a pimple, postule or blister formation within six to 12 hours later. Mild to severe pain accompanied by swelling may occur during this interval. The surrounding tissue begins to darken, is irregular in shape with sharply raised edges resulting in a sunken area which may be several centimeters in diameter. Often there is a systemic reaction within 24-36 hours characterized by restlessness, fever, chills, nausea, weakness, and joint pain. Where the bite occurs there is often tissue death and skin is sloughed off. In some severe cases, a wound may develop that lasts several months. In all cases, a physician should be notified. If at all possible, kill and take the spider to the physician for positive identification. Individual spiders can be crushed underfoot or sprayed with an aerosol spray. For more about elimination and control of recluse spiders, go to our Spider Elimination page. Go to the Spider Products page to see breakdown of products used to control Brown Recluse and other spiders.
Bites and Stings Brown Recluse Spider Bite

Brown recluse spiders are found primarily in the Midwest. Many cases of bites are reported from Alabama, Florida, Georgia, Texas, Kansas, Missouri, and Oklahoma. They are suspected of being in other states as well. The edge of its range just reaches the tip of western Virginia, but it occurs rarely in this state. The spider commonly lives in basements, attics and garages of houses and often hides behind boards and boxes. Bites often occur when the spiders hide in towels or old clothes left in those areas. The Brown Recluse has adapted quite well to indoor habitats. They are commonly found in the storage areas of residences, including areas such as attics, closets, bedrooms and other dark recesses. This spider frequently inhabits clothing, toys, books, boxes, furniture as well as transport trucks, tool sheds, tree houses and little used or abandoned dog houses.

The brown recluse are nocturnal and prefer foods such as firebrats, crickets, cockroaches and other soft bodied creatures. Earning their name well, the recluse spider ceases its wanderings at first light. People are most commonly bitten in bed, while changing clothes, or cleaning storage areas. Not only will this spider hide in cracks and crevices of the home, they will often climb into clothing or shoes that someone has laid out to wear the following day.

Female deposits eggs in off-white silken cases about 1/3 inch in diameter in sheltered, dark areas. Spiderlings emerge in 24-36 days and abandon the egg case. Development is slow, influenced by weather conditions and food availability. They reach maturity in 10 to 12 months and can survive long periods of time without food or water. Immature spiderlings resemble adult brown recluse spiders but have lighter coloration. Adult males and females will vary from light tan to dark brown.

For methods to eliminate and control brown recluse spiders, go to Spider Elimination.


The Spider Can be Seen as Both Good and Bad

The Bible holds meanings for spiders that are both good and bad. Throughout each passage, and depending on its context, the spiritual meaning of spiders in the Bible will vary. In order for us to realize the meaning that is the message for us, we must take into account our own life’s context to paint the picture.

Because the meanings do vary greatly. For instance: some biblical meanings of spiders symbolize great work, humbleness, and protection. While other meanings for spiders have to do with evil and weakness.


Brown recluse: Pest management tips for the spider that's not as common as you think

Related to many cave-dwelling spiders, the brown recluse (Loxosceles reclusa) prefers dark, recessed spaces when found in human structures: places it can crawl under, behind, or between. Control of an infestation often requires continued monitoring by a pest management professional. Credit: Richard S. Vetter

One of the first things you should know about the brown recluse spider is that its reputation far exceeds its actual prevalence.

For decades, "negative word of mouth in the general public gave life to the myth of the brown recluse, without a countering voice," says Richard S. Vetter, a retired entomologist at the University of California, Riverside, who spent much of his career combating misperceptions about the infamous spider.

The brown recluse (Loxosceles reclusa) is indeed one of the few spiders that can bite a human, potentially resulting in serious tissue damage or even death. Thus, in areas within the species' known range, it should be regarded with great caution. But, the brown recluse is also frequently misattributed as the cause of a variety of unrelated medical conditions, especially in locations far outside its known range, Vetter says.

To aid both the public and pest management professionals in properly identifying and managing the brown recluse, Vetter and pest-management consultant Stoy Hedges have published a new, open-access guide in the Entomological Society of America's Journal of Integrated Pest Management.

The guide reviews existing research and summarizes best practices for integrated pest management (IPM) of the brown recluse spider. Included in the guide:

  • Range. The brown recluse is known to occur in a range from southeastern Nebraska to southwestern Ohio, south to northwestern Georgia and into Texas. Occurrences outside that range are exceedingly rare. Related species exist in the southwestern United States.
  • Identificación. The violin-shaped marking on the brown recluse is well known but can be easily mistaken on other spider species. However, the brown recluse spider's eye pattern—six eyes, arranged in three pairs in a U-shape line with a space between each pair—is a better identifier.
  • Comportamiento. It's named "recluse" for a reason the species is related to many cave-dwelling spiders and prefers dark, recessed spaces when found in human structures: places it can crawl under, behind, or between. And, as Vetter and Hedges write, recluses "are reluctant to bite and so even in heavily infested homes, confirmed recluse bites are uncommon."
The brown recluse is known to occur in a range from southeastern Nebraska to southwestern Ohio, south to northwestern Georgia and into Texas. Occurrences outside that range are exceedingly rare. Related species exist in the southwestern United States. Credit: Richard S. Vetter

Monitoring and identification by a pest management professional are the first steps in addressing a potential brown recluse infestation. If its presence is confirmed, options include mechanical removal (such as by vacuum), targeted insecticides, and fumigation. Sanitation and decluttering and continued monitoring will aid in preventing reinfestation, as well.

The brown recluse's proclivity for small spaces, however, means control of an infestation often requires continued monitoring by a pest management professional, and "in areas where recluses are indigenous, the occasional recluse sighting is a fact of life," Vetter and Hedges write.


Arañas de Oregon: ¿Qué hay al acecho en tu casa o jardín?

¿Qué acecha en sus sueños, oregonianos? Si se trata de arañas horripilantes, no tienes mucho que temer. Sí, Oregon está lleno de ellos, pero con algunas excepciones, ninguno representa una amenaza para los humanos. Pero saber cómo identificar lo que ves puede ser útil, si eres el desafortunado destinatario de una rara mordedura de araña. (Foto de la araña cangrejo corriendo, cortesía de Robert Niese / NorthwestNaturalist.tumblr.com)

Gigante criptomaestre

Aunque técnicamente no es una araña, esta especie recién descubierta, en realidad un papá de patas largas, nos hizo preguntarnos qué más podría haber ahí fuera. El gigante Cryptomaster vive en regiones montañosas y boscosas del suroeste de Oregon. Probablemente aún no se hayan descubierto muchas más especies de arácnidos pertenecientes al mismo suborden diverso, dicen los científicos. (Foto: Dr. James Starrett)

Los saltadores de cebra se ven comúnmente en las paredes exteriores de las casas y, ocasionalmente, en el interior. Tienen una excelente visión y pueden observar al humano que los está mirando (¡espeluznante!). No construyen redes para atrapar a sus presas, sino que las acechan de una manera muy similar a los gatos. (Cortesía de Jessica Szabo / PSU)

Otra araña común al aire libre es la tejedora de orbes cruzados (Araneus diadematus). Es más notorio a fines del verano y principios del otoño, cuando las arañas maduras construyen grandes telas. Por lo general, cuanto más grande es una araña, más grande es la red que construye para atrapar suficientes presas para sostenerse. Por lo tanto, es posible que estas arañas, que nacen de los sacos de huevos en la primavera, no se noten mientras son jóvenes. Por qué los quiere en su jardín: comen muchas moscas y otros insectos voladores. (Cortesía de Jessica Szabo / PSU)

La araña cangrejo corriendo (Philodromus dispar) no construye una red, sino que tiende una emboscada a las presas de los insectos. Ocasionalmente ingresa a las casas, por lo que es posible que encuentre uno adentro. (Cortesía de Jessica Szabo / PSU)

La araña de saco amarillo (Cheiracanthium mildei) llegó a los EE. UU. Desde Europa (al igual que la mayoría de las arañas que viven en casas que vemos en el área de Portland). Los verá con más frecuencia en primavera y verano, pero son principalmente activos durante la noche. No construyen una red y esperan a sus presas. En cambio, persiguen insectos, especialmente aquellos que han aterrizado en paredes y techos (que son los lugares donde es más probable que veas estas arañas). Durante el día, duermen en un saco de seda que han hecho girar, normalmente adherido a la esquina de una pared y al techo. (Wikimedia Commons)

La araña ratón (Scotophaeus blackwalli) es otra araña común que encontrarás dentro, y también es una inmigrante europea. Estos son similares a la araña de saco amarillo: se ven con mayor frecuencia en verano en las paredes y el techo, están activos por la noche y cazan presas de manera similar. (Cortesía de Spencer Smith / PSU)

Aquí & # x27s otra vista de una araña ratón. Las arañas pueden asustarlo, pero Susan Masta, profesora asociada de la Universidad Estatal de Portland y el Departamento de Biología de la Universidad Estatal de Portland, señala que es poco probable que muerdan a los humanos (sus piezas bucales están diseñadas para alimentarse de cosas pequeñas, como insectos, no enormes. -Cosas de araña como una persona.) (Cortesía de Susan Masta / PSU)


Despite its large size and scary visage, this fishing spider was accommodating and docile.

Fishing Spider

This week while working in the yard, I have been impressed by an abundance of rather large creepy spiders that sometimes surprise me and give me the willies. Our first eight legged guest, a large fishing spider, made my heart skip a beat when it fell from an unknown perch as I opened the door of my tool shed. Fishing spiders, such as the brownish-gray fishing spider, Dolomedes tenebrosus, are often found near or in water, but they also hunt in forests and, apparently, near my tools. Dolomedes do not build webs to capture prey. They roam freely and consume a variety of animals in and on water and on land. They can run across the surface of a pool or stream and actually dive and remain submerged for several minutes while they hunt and capture small fish and tadpoles using sharp claws and powerful fangs. Fishing spiders belong to a clan known as nursery web spiders, so called for their habit of building a small web to serve as the hatching place for tiny spiderlings that emerge from an egg sac. Although the brown fishing spider is probably able to deliver a memorable bite, the one I photographed for Bug of the Week posed very politely on my hand.

Wolf Spider

Notice the tiny spiderlings riding on the back of their mother, a rabid wolf spider.

A second close encounter of an arachnid kind came with the discovery of a female rabid wolf spider, Rabidosa rabida in my basement. This was a special treat because the proud mother was carrying more than two-dozen spiderlings on her abdomen. The female spins a round egg sac and drags it about until her babies hatch. She then helps them escape their silken prison by shearing it open with her fangs. The tiny spiders clamber onboard their mother’s body and hitch a ride until they are large enough to fend for themselves. Wolf spiders are among the most common hunting spiders found in our gardens. They are important predators of plant pests such as leafhoppers, lacebugs, and caterpillars. Most wolf spiders do not make webs, but hunt on the ground. Some build burrows in the ground as a refuge to hide in and ambush prey. Although they look fierce, rabid wolf spiders are believed to be harmless to people. However, a close relative of the rabid wolf spider known as the European Tarantula, Lycosa tarentula, was once the most feared of spiders in Italy. Legend has it that effects of the bite from the European Tarantula could only be cured by performing a frenzied, whirling dance called the tarantella. Sounds like fun!