Información

¿El pulmón absorbe los alimentos orgánicos?

¿El pulmón absorbe los alimentos orgánicos?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Imagina que te tragas algo y no todo sale por la tráquea (esto es posible, ¿no?).

¿Sería posible que el pulmón manejara con el resto implicando que es orgánico? ¿Lo absorbería la desaceleración?


Cuando comemos, la arquitectura se asegura de que la mayoría, si no toda, la comida termine en nuestro tubo de alimentación en lugar de en nuestra tráquea. Esto es ayudado por una estructura llamada epiglotis.

Sin embargo, con frecuencia se pueden inhalar alimentos, por ejemplo, si una bebida se chupa con una pajita más si llega a los pulmones en comparación con si la bebemos. Ocasionalmente, inhalaremos un maní u otra cosa que normalmente ocurre debido a una relajación anormal o problemas musculares en las estructuras involucradas. Esto puede deberse a una enfermedad neurológica (por ejemplo, miastenia gravis) o simplemente a beber demasiado e inhalar cacahuetes o vómitos (aspiración).

Si la sustancia inhalada es pequeña y soluble en lípidos, p. Ej. alcohol, puede pasar a través de los alvéolos al final del pulmón al abundante suministro de sangre. Si no es así, dependemos de los macrófagos para digerir la comida. No son lo suficientemente frecuentes como para digerir nada sustancial. Sin embargo, las bacterias son excelentes para masticar esto y aumentan sustancialmente en número. Por lo general, las vías respiratorias más bajas son estériles, pero los alimentos pueden interferir con los mecanismos de limpieza y proporcionar un hogar. La parte del pulmón bloqueada (distal al objeto extraño) puede colapsar y lo hace con frecuencia. A largo plazo, esto puede causar bronquiectasias, donde una infección afecta de manera recurrente el área debido al daño permanente causado durante el evento inicial, lo que resulta en vías respiratorias dilatadas y una respuesta inflamatoria continua. La respuesta inflamatoria revela aún más receptores a los que se pueden adherir las bacterias.


Pulmones: cómo funcionan

Sus pulmones hacen que el oxígeno esté disponible para su cuerpo y eliminan otros gases, como el dióxido de carbono, de su cuerpo. Este proceso tiene lugar de 12 a 20 veces por minuto.

Cuando inhala por la nariz o la boca, el aire baja por la faringe (parte posterior de la garganta), pasa a través de la laringe (laringe) y llega a la tráquea (tráquea). Su tráquea se divide en 2 conductos de aire llamados tubos bronquiales. Un tubo bronquial conduce al pulmón izquierdo y el otro al pulmón derecho. Para que los pulmones funcionen al máximo, las vías respiratorias deben estar abiertas durante la inhalación y la exhalación y deben estar libres de inflamación (hinchazón) y cantidades anormales de moco.

El pulmón derecho tiene 3 secciones llamadas lóbulos y es un poco más grande que el pulmón izquierdo, que tiene 2 lóbulos. Los bronquios se dividen en conductos de aire más pequeños llamados bronquios y luego en bronquiolos. Los bronquiolos terminan en pequeños sacos de aire llamados alvéolos, donde el oxígeno se transfiere del aire inhalado a la sangre.

Pulmones, tubo bronquial, alvéolos y cilios

Después de absorber oxígeno, la sangre sale de los pulmones y se transporta al corazón. Luego, la sangre se bombea a través de su cuerpo para proporcionar oxígeno a las células de sus tejidos y órganos. Cuando las células usan oxígeno, se produce dióxido de carbono (CO 2) y se transfiere a la sangre. Su sangre lleva el CO 2 de regreso a sus pulmones y se elimina cuando exhala.

Su sistema respiratorio evita que sustancias nocivas ingresen a los pulmones mediante el uso de:

  • Los pelos pequeños de la nariz actúan como un sistema de limpieza del aire y ayudan a filtrar las partículas grandes.
  • Moco producido en la tráquea y los bronquios para mantener las vías respiratorias húmedas y ayudar a interceptar el polvo, las bacterias y otras sustancias.
  • El movimiento de barrido de los cilios (pequeños pelos en la tráquea) para mantener limpias las vías respiratorias. Si se inhalan sustancias como el humo del cigarrillo, los cilios dejan de funcionar correctamente.

Los pulmones sanos están formados por un tejido esponjoso de color gris rosado. Los pulmones que se han contaminado con carcinógenos dañinos (sustancias que causan cáncer) o partículas de carbono parecen tener manchas negras en la superficie. Los pulmones sanos son elásticos, por lo que pueden expandirse cuando exhala. Por el contrario, una enfermedad como el enfisema hace que los pulmones pierdan su elasticidad.

Cuando el pulmón de una persona ya no puede expandirse adecuadamente o transferir oxígeno a la sangre, esa persona tiene dificultad para respirar y se cansa fácilmente.


¿Cuáles son los beneficios de limpiar sus pulmones?

Sus pulmones son dos órganos grandes en su pecho. El aire llega a los pulmones a través de la tráquea y los bronquios. En los pulmones, el oxígeno se extrae del aire inhalado y pasa al torrente sanguíneo. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono se elimina de la sangre y se exhala cuando exhala.

Debido a que sus pulmones proporcionan oxígeno que sustenta la vida a su cuerpo, debe mantener sus pulmones fuertes y saludables. Según la Dra. Melinda Ratini en WebMD, respiramos entre 12 y 20 veces por minuto. Para que sus pulmones funcionen correctamente, el Dr. Ratini dice que sus vías respiratorias deben estar libres de inflamación, hinchazón y obstrucciones como el exceso de moco. 1

Muchas personas necesitan limpiar sus pulmones si han sufrido una enfermedad o enfermedad respiratoria. Los alimentos que son buenos para la salud pulmonar pueden ayudar a eliminar el exceso de moco causado por bacterias, virus y alergias. Otras personas que han dejado de fumar deben desintoxicar sus pulmones para ayudar a acelerar la eliminación de las toxinas que quedan de la nicotina.

En general, incorporar alimentos que limpien los pulmones en su dieta puede ayudar a prevenir muchos problemas relacionados con los pulmones y mantenerlo saludable.


Plaguicidas organoclorados

El plaguicida organoclorado más conocido es el diclorodifeniltricloroetano, es decir, el insecticida DDT, cuyo uso incontrolado planteó muchos problemas ambientales y de salud humana (2, 48, 49). La dieldrina, el endosulfán, el heptacloro, el dicofol y el metoxicloro son algunos otros organoclorados que se utilizan como plaguicidas.

Hay algunos países que todavía usan DDT o planean reintroducirlo con fines de salud pública (13, 48, 49). Además, el DDT también se utiliza como solución en determinados disolventes (2). Es una sustancia química ubicua y se cree que todos los organismos vivos de la Tierra tienen una carga corporal de DDT, principalmente almacenada en la grasa (48, 50). También hay evidencia de que el DDT y su metabolito p, p-diclorodifenildicloroetileno (DDE) pueden tener un potencial de alteración endocrina y acción cancerígena (48). En el útero la exposición tanto al DDT como al DDE se ha asociado con efectos sobre el desarrollo neurológico en los niños (51). Además, un estudio reciente relacionó el DDE con la disfunción de los lípidos hepáticos en ratas (50).

La clase general de plaguicidas organoclorados se ha asociado con efectos sobre la salud, como trastornos endocrinos (10, 52), efectos sobre el desarrollo embrionario (53), metabolismo de los lípidos (54) y alteraciones hematológicas y hepáticas (55). Se cuestiona su potencial carcinogénico, pero no deben subestimarse las preocupaciones sobre una posible acción carcinogénica (38, 39, 56, 57).


Intercambio de oxígeno y dióxido de carbono

La función principal del sistema respiratorio es absorber oxígeno y eliminar el dióxido de carbono. El oxígeno inhalado ingresa a los pulmones y llega a los alvéolos. Las capas de células que recubren los alvéolos y los capilares circundantes tienen solo una célula de grosor y están en contacto muy estrecho entre sí. Esta barrera entre el aire y la sangre tiene un promedio de aproximadamente 1 micra (1 /10,000 de un centímetro, o 0.000039 pulgadas) de espesor. El oxígeno pasa rápidamente a través de esta barrera aire-sangre hacia la sangre en los capilares. De manera similar, el dióxido de carbono pasa de la sangre a los alvéolos y luego se exhala.

La sangre oxigenada viaja desde los pulmones a través de las venas pulmonares hasta el lado izquierdo del corazón, que bombea la sangre al resto del cuerpo (consulte Función del corazón). La sangre rica en dióxido de carbono y deficiente en oxígeno regresa al lado derecho del corazón a través de dos venas grandes, la vena cava superior y la vena cava inferior. Luego, la sangre se bombea a través de la arteria pulmonar hasta los pulmones, donde recoge oxígeno y libera dióxido de carbono.

La función del sistema respiratorio es agregar oxígeno a la sangre y eliminar el dióxido de carbono. Las paredes microscópicamente delgadas de los alvéolos permiten que el oxígeno inhalado se mueva rápida y fácilmente desde los pulmones hasta los glóbulos rojos en los capilares circundantes. Al mismo tiempo, el dióxido de carbono se mueve desde la sangre en los capilares hacia los alvéolos.

Para favorecer la absorción de oxígeno y la liberación de dióxido de carbono, entran y salen de los pulmones entre 5 y 8 litros (aproximadamente 1,3 a 2,1 galones) de aire por minuto, y aproximadamente tres décimas de litro (aproximadamente tres décimas de una cuarto) de oxígeno se transfiere de los alvéolos a la sangre cada minuto, incluso cuando la persona está en reposo. Al mismo tiempo, un volumen similar de dióxido de carbono pasa de la sangre a los alvéolos y se exhala. Durante el ejercicio, es posible inhalar y exhalar más de 100 litros (aproximadamente 26 galones) de aire por minuto y extraer 3 litros (un poco menos de 1 galón) de oxígeno de este aire por minuto. La tasa a la que el cuerpo utiliza el oxígeno es una medida de la tasa de energía que gasta el cuerpo. La inhalación y exhalación se realiza mediante los músculos respiratorios.

Intercambio de gases entre espacios alveolares y capilares

La función del sistema respiratorio es mover dos gases: oxígeno y dióxido de carbono. El intercambio de gases tiene lugar en los millones de alvéolos de los pulmones y los capilares que los envuelven. Como se muestra a continuación, el oxígeno inhalado se mueve desde los alvéolos a la sangre en los capilares y el dióxido de carbono se mueve desde la sangre en los capilares al aire en los alvéolos.


Salud pulmonar

Los cambios naturales en la función de los músculos, huesos, tejido pulmonar y sistema nervioso con el tiempo hacen que la capacidad pulmonar de una persona disminuya con la edad. Para mantener los pulmones sanos, es mejor evitar fumar y la exposición al humo de tabaco ajeno y a otros contaminantes. Protegerse contra las infecciones respiratorias lavándose las manos y limitando su exposición a los gérmenes durante la temporada de resfriados y gripe también puede ayudar a garantizar una buena salud pulmonar. El ejercicio aeróbico regular es una gran actividad para mejorar la capacidad pulmonar y la salud.


¿Por qué las células son tan pequeñas?

Las células son tan pequeñas que se necesita un microscopio para examinarlas. ¿Por qué? Para responder a esta pregunta, debemos entender que, para sobrevivir, las células deben interactuar constantemente con el entorno que las rodea. Los gases y moléculas de alimentos disueltos en agua deben ser absorbidos y los productos de desecho deben eliminarse. Para la mayoría de las células, este paso de todos los materiales dentro y fuera de la célula debe ocurrir a través de la membrana plasmática. Cada región interna de la célula debe ser servida por parte de la superficie celular. A medida que una célula crece, su volumen interno aumenta y la membrana celular se expande. Desafortunadamente, el volumen aumenta más rápidamente que el área de superficie, por lo que la cantidad relativa de área de superficie disponible para pasar materiales a una unidad de volumen de la celda disminuye constantemente. el interior para sobrevivir, la célula debe dejar de crecer. El punto importante es que la relación entre el área de la superficie y el volumen se hace más pequeña a medida que la celda se agranda. Por lo tanto, si la célula crece más allá de cierto límite, no se podrá atravesar la membrana lo suficientemente rápido como para adaptarse al aumento del volumen celular. Cuando esto sucede, la célula debe dividirse en células más pequeñas con relaciones de superficie / volumen favorables, o dejar de funcionar. Por eso las células son tan pequeñas.


Hongos del Reino

1. Kingdom Fungi incluye hongos, mohos, hongos comestibles, hongos venenosos, hongos patógenos y hongos beneficiosos como ciertos tipos de levadura. Los organismos incluidos dentro del Reino se denominan comúnmente hongos. La forma singular es hongo. Los organismos de los hongos del Reino son eucariotas. Esto significa que tienen células eucariotas, aquellas con núcleo y orgánulos unidos a la membrana. Al igual que las células vegetales, las células de los hongos tienen paredes celulares. Sin embargo, las paredes celulares están compuestas de quitina, no de celulosa.

2. Los hongos se diferencian de las algas en que son heterótrofos. Esto significa que dependen de los alimentos de su entorno para obtener energía. Los hongos, como los animales, no realizan la fotosíntesis. A diferencia de los animales, los hongos no ingieren (toman en sus cuerpos) su comida. Los hongos liberan enzimas digestivas en sus alimentos y los digieren externamente. Absorben las moléculas de los alimentos que resultan de la digestión externa. Los hongos son capaces de digerir los alimentos de manera eficaz externamente porque, en todos los hongos, excepto en las levaduras, el organismo consta de estructuras largas en forma de hilo llamadas hifas que rodean y crecen hasta convertirse en la fuente de alimento, viva o muerta. La imagen muestra hifas de hongos (Septated_hyphae_MC.jpg). Estas hifas pueden crecer extremadamente rápido. En 24 horas, se pueden producir 0,6 millas de hifas.

3. Los hongos generalmente tienen dos etapas, la etapa de alimentación y el cuerpo fructífero. La etapa de alimentación consta de hifas que participan en la digestión de los alimentos. Algunos hongos comen organismos muertos. Estos hongos suelen ser beneficiosos ya que contribuyen a la descomposición del organismo muerto y al reciclaje de las moléculas orgánicas que contienen. Estos hongos se denominan descomponedores. Otros hongos utilizan organismos vivos como fuente de alimento. Estos hongos son parásitos. Algunos de estos parásitos son organismos patógenos o patógenos que causan enfermedades. Los hongos causan algunas enfermedades humanas como el oído de nadador, el pie de atleta, la fiebre del Valle, las infecciones por hongos, la tiña y el fuego de San Telmo. También causan enfermedades de las plantas como la roya del trigo, la enfermedad del olmo holandés y el tizón de la papa. La etapa de alimentación de los hongos generalmente no es visible para las personas, ya que las hifas son microscópicas y están contenidas dentro de la comida, vivas o muertas. Las hifas en etapa de alimentación son visibles solo si hay una gran masa presente.

4. Generalmente, notamos hongos cuando se forma un cuerpo fructífero. Esta es la parte del hongo que produce células reproductivas llamadas esporas. Las esporas se transmiten por el aire, por lo que el cuerpo fructífero crece fuera de la fuente de alimento para permitir la dispersión de las esporas. También es el cuerpo fructífero que se utiliza para clasificar los hongos en categorías: División, Clase, Orden, etc.


4. TRANSPORTE

4.1 Transporte en seres humanos

  • Visite un centro de salud en su localidad y averigüe cuál es el rango normal de contenido de hemoglobina en los seres humanos.
  • ¿Es lo mismo para niños y adultos?
  • ¿Existe alguna diferencia en los niveles de hemoglobina para hombres y mujeres?
  • Visite una clínica veterinaria en su localidad. Descubra cuál es el rango normal de contenido de hemoglobina en un animal como el búfalo o la vaca.
  • ¿Este contenido es diferente en terneros, machos y hembras?
  • Compare la diferencia observada en seres humanos y animales masculinos y femeninos.
  • ¿Cómo se explicaría la diferencia, si la hubiera?

Hemos visto en secciones anteriores que la sangre transporta alimentos, oxígeno y materiales de desecho en nuestro cuerpo. En la Clase IX, aprendimos que la sangre es un tejido conectivo fluido. La sangre consiste en un medio fluido llamado plasma en el que se suspenden las células. El plasma transporta alimentos, dióxido de carbono y desechos nitrogenados en forma disuelta. El oxígeno es transportado por los glóbulos rojos. Muchas otras sustancias, como las sales, también son transportadas por la sangre. Por lo tanto, necesitamos un órgano de bombeo para impulsar la sangre por todo el cuerpo, una red de tubos para llegar a todos los tejidos y un sistema para garantizar que esta red pueda repararse si se daña.

Figura 6.10 Vista en sección del corazón humano.

El corazón es un órgano muscular del tamaño de nuestro puño (fig. 6.10). Debido a que tanto el oxígeno como el dióxido de carbono deben ser transportados por la sangre, el corazón tiene diferentes cámaras para evitar que la sangre rica en oxígeno se mezcle con la sangre que contiene dióxido de carbono. La sangre rica en dióxido de carbono tiene que llegar a los pulmones para que se elimine el dióxido de carbono, y la sangre oxigenada de los pulmones tiene que volver al corazón. Esta sangre rica en oxígeno se bombea luego al resto del cuerpo.

Podemos seguir este proceso paso a paso (Fig. 6.11). La sangre rica en oxígeno de los pulmones llega a la cámara superior de paredes delgadas del corazón a la izquierda, la aurícula izquierda. La aurícula izquierda se relaja cuando recolecta esta sangre. Luego se contrae, mientras que la siguiente cámara, el ventrículo izquierdo, se expande, de modo que la sangre se transfiere a él. Cuando el ventrículo izquierdo muscular se contrae a su vez, la sangre se bombea hacia el cuerpo. La sangre desoxigenada viene del cuerpo a la cámara superior de la derecha, la aurícula derecha, a medida que se expande. A medida que la aurícula derecha se contrae, la cámara inferior correspondiente, el ventrículo derecho, se dilata. Esto transfiere sangre al ventrículo derecho, que a su vez la bombea a los pulmones para su oxigenación. Dado que los ventrículos tienen que bombear sangre a varios órganos, tienen paredes musculares más gruesas que las aurículas. Las válvulas aseguran que la sangre no fluya hacia atrás cuando las aurículas o los ventrículos se contraen.

El oxígeno ingresa a la sangre en los pulmones.

La separación del lado derecho e izquierdo del corazón es útil para evitar que la sangre oxigenada y desoxigenada se mezclen. Tal separación permite un suministro de oxígeno altamente eficiente al cuerpo. Esto es útil en animales que tienen grandes necesidades energéticas, como aves y mamíferos, que constantemente utilizan energía para mantener su temperatura corporal. En los animales que no utilizan energía para este propósito, la temperatura corporal depende de la temperatura del ambiente. Tales animales, como los anfibios o muchos reptiles, tienen corazones de tres cámaras y toleran alguna mezcla de los flujos sanguíneos oxigenado y desoxigenado. Los peces, por otro lado, tienen solo dos cámaras en el corazón, y la sangre se bombea a las branquias, se oxigena allí y pasa directamente al resto del cuerpo. Por lo tanto, la sangre pasa solo una vez por el corazón del pez durante un ciclo de paso por el cuerpo. Por otro lado, atraviesa el corazón dos veces durante cada ciclo en otros vertebrados. Esto se conoce como doble circulación.

Figura 6.11 Representación esquemática del transporte e intercambio de oxígeno y dióxido de carbono.

Los tubos - vasos sanguíneos

Las arterias son los vasos que llevan la sangre desde el corazón a varios órganos del cuerpo. Dado que la sangre sale del corazón a alta presión, las arterias tienen paredes gruesas y elásticas. Las venas recogen la sangre de diferentes órganos y la devuelven al corazón. No necesitan paredes gruesas porque la sangre ya no está bajo presión, sino que tienen válvulas que aseguran que la sangre fluya solo en una dirección.

Al llegar a un órgano o tejido, la arteria se divide en vasos cada vez más pequeños para poner la sangre en contacto con todas las células individuales. Los vasos más pequeños tienen paredes de una celda de espesor y se denominan capilares. El intercambio de material entre la sangre y las células circundantes tiene lugar a través de esta pared delgada. Luego, los capilares se unen para formar venas que transportan la sangre fuera del órgano o tejido.

Mantenimiento por plaquetas

¿Qué pasa si este sistema de tubos presenta una fuga? Piense en situaciones en las que nos lesionamos y comenzamos a sangrar. Naturalmente, debe minimizarse la pérdida de sangre del sistema. Además, las fugas conducirían a una pérdida de presión que reduciría la eficiencia del sistema de bombeo. Para evitar esto, la sangre tiene células plaquetarias que circulan por el cuerpo y tapan estas fugas ayudando a coagular la sangre en estos puntos de la lesión.

Hay otro tipo de fluido también involucrado en el transporte. A esto se le llama líquido linfático o tisular. A través de los poros presentes en las paredes de los capilares, cierta cantidad de plasma, proteínas y células sanguíneas escapan a los espacios intercelulares de los tejidos para formar el líquido tisular o la linfa. Es similar al plasma de la sangre pero incoloro y contiene menos proteínas. La linfa drena hacia los capilares linfáticos desde los espacios intercelulares, que se unen para formar grandes vasos linfáticos que finalmente se abren a venas más grandes. La linfa transporta la grasa digerida y absorbida del intestino y drena el exceso de líquido del espacio extracelular de regreso a la sangre.

4.2 Transporte en plantas

Hemos discutido anteriormente cómo las plantas absorben compuestos simples como el CO2 y fotosintetizan la energía almacenada en sus órganos que contienen clorofila, es decir, las hojas. Los otros tipos de materias primas necesarias para la construcción de cuerpos de plantas también deberán recogerse por separado. Para las plantas, el suelo es la fuente más cercana y rica de materias primas como nitrógeno, fósforo y otros minerales. Por tanto, la absorción de estas sustancias se produce a través de la parte en contacto con el suelo, es decir, las raíces. Si las distancias entre los órganos que están en contacto con el suelo y los órganos que contienen clorofila son pequeñas, la energía y las materias primas pueden difundirse fácilmente a todas las partes del cuerpo de la planta. Pero si estas distancias aumentan debido a cambios en el diseño del cuerpo de la planta, los procesos de difusión no serán suficientes para proporcionar materia prima en las hojas y energía en las raíces. Por lo tanto, un sistema de transporte adecuado es esencial en tales situaciones.

Las necesidades energéticas difieren entre los diferentes diseños corporales. Las plantas no se mueven y los cuerpos de las plantas tienen una gran proporción de células muertas en muchos tejidos. Como resultado, las plantas necesitan poca energía y pueden utilizar sistemas de transporte relativamente lentos. Sin embargo, las distancias sobre las que deben operar los sistemas de transporte pueden ser muy grandes en plantas como árboles muy altos.

Los sistemas de transporte de plantas moverán las reservas de energía de las hojas y las materias primas de las raíces. Estas dos vías se construyen como tubos conductores organizados independientemente. Uno, el xilema mueve el agua y los minerales obtenidos del suelo. El otro, el floema transporta productos de la fotosíntesis desde las hojas donde se sintetizan a otras partes de la planta. Hemos estudiado la estructura de estos tejidos en detalle en la Clase IX.

En el tejido del xilema, los vasos y las traqueidas de las raíces, los tallos y las hojas están interconectados para formar un sistema continuo de canales conductores de agua que llegan a todas las partes de la planta. En las raíces, las células en contacto con el suelo absorben iones activamente. Esto crea una diferencia en la concentración de estos iones entre la raíz y el suelo. El agua, por lo tanto, se mueve hacia la raíz desde el suelo para eliminar esta diferencia. Esto significa que hay un movimiento constante de agua hacia el xilema de la raíz, creando una columna de agua que se empuja constantemente hacia arriba.

Sin embargo, es poco probable que esta presión por sí sola sea suficiente para mover el agua por encima de las alturas que comúnmente vemos en las plantas. Las plantas usan otra estrategia para mover el agua en el xilema hacia los puntos más altos del cuerpo de la planta.

  • Tome dos macetas pequeñas de aproximadamente el mismo tamaño y que tengan la misma cantidad de tierra. Uno debería tener una planta en él. Coloque un palo de la misma altura que la planta en la otra maceta.
  • Cubra la tierra en ambas macetas con una hoja de plástico para que la humedad no se escape por evaporación.
  • Cubre ambos conjuntos, uno con la planta y el otro con el palito, con láminas de plástico y colócalos a la luz del sol durante media hora.
  • ¿Observa alguna diferencia en los dos casos?

Siempre que la planta tenga un suministro de agua adecuado, el agua que se pierde a través de los estomas es reemplazada por agua de los vasos del xilema en la hoja. De hecho, la evaporación de las moléculas de agua de las células de una hoja crea una succión que extrae agua de las células del xilema de las raíces. La pérdida de agua en forma de vapor de las partes aéreas de la planta se conoce como transpiración.

Por lo tanto, la transpiración ayuda en la absorción y el movimiento ascendente del agua y los minerales disueltos en ella desde las raíces hasta las hojas. También ayuda a regular la temperatura. El efecto de la presión de las raíces en el transporte de agua es más importante durante la noche. Durante el día, cuando los estomas están abiertos, la fuerza de transpiración se convierte en la principal fuerza impulsora del movimiento del agua en el xilema.

Figura 6.12 Movimiento del agua durante la transpiración en un árbol.

Transporte de alimentos y otras sustancias.

Hasta ahora hemos hablado del transporte de agua y minerales en las plantas. Ahora consideremos cómo los productos de los procesos metabólicos, en particular la fotosíntesis, se mueven desde las hojas, donde se forman, a otras partes de la planta. Este transporte de productos solubles de la fotosíntesis se llama translocación y ocurre en la parte del tejido vascular conocida como floema. Además de los productos de la fotosíntesis, el floema transporta aminoácidos y otras sustancias. Estas sustancias se entregan especialmente a los órganos de almacenamiento de raíces, frutos y semillas y a los órganos en crecimiento. La translocación de alimentos y otras sustancias se lleva a cabo en los tubos del tamiz con la ayuda de células compañeras adyacentes tanto en dirección ascendente como descendente.

A diferencia del transporte en el xilema, que puede explicarse en gran medida por simples fuerzas físicas, la translocación en el floema se logra utilizando energía. El material como la sacarosa se transfiere al tejido del floema utilizando energía del ATP. Esto aumenta la presión osmótica del tejido y hace que el agua entre en él. Esta presión mueve el material del floema a los tejidos que tienen menos presión. Esto permite que el floema mueva el material de acuerdo con las necesidades de la planta. Por ejemplo, en la primavera, el azúcar almacenado en la raíz o el tejido del tallo se transporta a los cogollos que necesitan energía para crecer.

  • ¿Cuáles son los componentes del sistema de transporte en los seres humanos?
    ¿Cuáles son las funciones de estos componentes?
  • ¿Por qué es necesario separar la sangre oxigenada y desoxigenada en mamíferos y aves?
  • ¿Cuáles son los componentes del sistema de transporte en plantas altamente organizadas?
  • ¿Cómo se transportan el agua y los minerales en las plantas?
  • ¿Cómo se transportan los alimentos en las plantas?

Control de digestión

Una característica fascinante del sistema digestivo es que contiene sus propios reguladores.

Reguladores hormonales

Las principales hormonas que controlan las funciones del sistema digestivo son producidas y liberadas por células en la mucosa del estómago y el intestino delgado. Estas hormonas se liberan en la sangre del tracto digestivo, viajan de regreso al corazón y a través de las arterias y regresan al sistema digestivo, donde estimulan los jugos digestivos y provocan el movimiento de los órganos. Las hormonas que controlan la digestión son gastrina, secretina y colecistoquinina (CCK):

  • La gastrina hace que el estómago produzca un ácido para disolver y digerir algunos alimentos. También es necesario para el crecimiento normal del revestimiento del estómago, el intestino delgado y el colon.
  • La secretina hace que el páncreas emita un jugo digestivo rico en bicarbonato. Estimula al estómago para que produzca pepsina, una enzima que digiere las proteínas, y también estimula al hígado a producir bilis.
  • La CCK hace que el páncreas crezca y produzca las enzimas del jugo pancreático y hace que la vesícula biliar se vacíe.

Reguladores nerviosos

Dos tipos de nervios ayudan a controlar la acción del sistema digestivo. Los nervios extrínsecos (externos) llegan a los órganos digestivos desde la parte inconsciente del cerebro o desde la médula espinal. Liberan una sustancia química llamada acetilcolina y otra llamada adrenalina. La acetilcolina hace que el músculo de los órganos digestivos se apriete con más fuerza y ​​aumente el "empuje" de los alimentos y los jugos a través del tracto digestivo. La acetilcolina también hace que el estómago y el páncreas produzcan más jugo digestivo. La adrenalina relaja los músculos del estómago y el intestino y disminuye el flujo de sangre a estos órganos.

Sin embargo, aún más importantes son los nervios intrínsecos (internos), que forman una red muy densa incrustada en las paredes del esófago, el estómago, el intestino delgado y el colon. Los nervios intrínsecos se activan para actuar cuando los alimentos estiran las paredes de los órganos huecos. Liberan muchas sustancias diferentes que aceleran o retrasan el movimiento de los alimentos y la producción de jugos por los órganos digestivos.


Ver el vídeo: NUTRICIÓN I ALIMENTOS PARA FORTALECER LOS PULMONES l HABLEMOS DE SALUD CAP 3 (Noviembre 2022).