Información

¿Cómo se identificó tan rápidamente el 2019-nCoV (coronavirus de Wuhan)?

¿Cómo se identificó tan rápidamente el 2019-nCoV (coronavirus de Wuhan)?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Parece que desde los primeros casos hasta la identificación de 2019-nCoV como una nueva enfermedad sucedió muy rápidamente. ¿Cómo pudieron identificar tan rápidamente esto como una nueva enfermedad y no como un brote de una enfermedad conocida anteriormente pero rara? Pregunta secundaria: ¿Cuántos pacientes se necesitaron para identificar esta nueva cepa de coronavirus?

Si esta pregunta también se puede responder en el caso genérico (cómo se identifican rápidamente las nuevas enfermedades), ¡eso también sería bueno!


Archivado: Cronología de la OMS - COVID-19

31 dic 2019

La Comisión de Salud Municipal de Wuhan, China, informó sobre un grupo de casos de neumonía en Wuhan, provincia de Hubei. Finalmente, se identificó un nuevo coronavirus.

1 de enero de 2020

La OMS había establecido el IMST (Equipo de apoyo a la gestión de incidentes) en los tres niveles de la organización: la sede, la sede regional y el país, lo que coloca a la organización en una situación de emergencia para hacer frente al brote.

4 de enero de 2020

La OMS informó en las redes sociales que había un grupo de casos de neumonía y ndash sin muertes y ndash en Wuhan, provincia de Hubei.

5 de enero de 2020

La OMS publicó nuestras primeras noticias sobre brotes de enfermedades sobre el nuevo virus. Esta es una publicación técnica emblemática para la comunidad científica y de salud pública, así como para los medios de comunicación mundiales. Contenía una evaluación de riesgos y consejos, e informaba sobre lo que China le había dicho a la organización sobre el estado de los pacientes y la respuesta de salud pública en el grupo de casos de neumonía en Wuhan.

10 de enero de 2020

La OMS publicó un paquete completo de orientación técnica en línea con consejos para todos los países sobre cómo detectar, probar y manejar casos potenciales, basándose en lo que se sabía sobre el virus en ese momento. Esta orientación se compartió con los directores regionales de emergencias de la OMS para compartirla con los representantes de la OMS en los países.

Sobre la base de la experiencia con el SARS y el MERS y los modos conocidos de transmisión de virus respiratorios, se publicaron directrices para el control de la prevención y las infecciones para proteger a los trabajadores de la salud que recomiendan precauciones contra las gotas y el contacto cuando atienden a los pacientes, y precauciones en el aire para los procedimientos de generación de aerosoles realizados por los trabajadores de la salud.

12 de enero de 2020

China compartió públicamente la secuencia genética de COVID-19.

13 de enero de 2020

Las autoridades confirman un caso de COVID-19 en Tailandia, el primer caso registrado fuera de China.

14 de enero de 2020

El líder técnico de la OMS para la respuesta señaló en una conferencia de prensa que puede haber habido una transmisión limitada de persona a persona del coronavirus (en los 41 casos confirmados), principalmente a través de miembros de la familia, y que existía el riesgo de un posible brote más amplio. El líder también dijo que la transmisión de persona a persona no sería sorprendente dada nuestra experiencia con el SARS, MERS y otros patógenos respiratorios.

20-21 de enero de 2020

Los expertos de la OMS de sus oficinas regionales de China y el Pacífico Occidental realizaron una breve visita de campo a Wuhan.

22 de enero de 2020

La misión de la OMS a China emitió un comunicado diciendo que había evidencia de transmisión de persona a persona en Wuhan, pero se necesitaba más investigación para comprender el alcance total de la transmisión.

22-23 de enero de 2020

El Director General de la OMS convocó a un Comité de Emergencias (CE) en virtud del Reglamento Sanitario Internacional (RSI 2005) para evaluar si el brote constituía una emergencia de salud pública de importancia internacional. Los miembros independientes de todo el mundo no pudieron llegar a un consenso basado en la evidencia disponible en ese momento. Pidieron volver a reunirse dentro de los 10 días posteriores a la recepción de más información.

28 de enero de 2020

Una delegación de alto nivel de la OMS encabezada por el Director General viajó a Beijing para reunirse con los líderes de China & rsquos, aprender más sobre la respuesta de China & rsquos y ofrecer asistencia técnica.

Mientras estuvo en Beijing, el Dr. Tedros estuvo de acuerdo con los líderes del gobierno chino en que un equipo internacional de científicos líderes viajaría a China en una misión para comprender mejor el contexto, la respuesta general e intercambiar información y experiencias.

30 de enero de 2020

El Director General de la OMS volvió a convocar el Comité de Emergencias (CE). Esto fue antes del período de 10 días y solo dos días después de que se informaron los primeros informes de transmisión limitada de persona a persona fuera de China. Esta vez, la CE llegó a un consenso y notificó al Director General que el brote constituía una Emergencia de Salud Pública de Importancia Internacional (ESPII). El Director General aceptó la recomendación y declaró el brote del nuevo coronavirus (2019-nCoV) como PHEIC. Esta es la sexta vez que la OMS declara una ESPII desde que el Reglamento Sanitario Internacional (RSI) entró en vigor en 2005.

El informe de situación de la OMS y rsquos del 30 de enero informó un total de 7818 casos confirmados en todo el mundo, la mayoría de ellos en China y 82 casos notificados en 18 países fuera de China. La OMS dio una evaluación de riesgo muy alta para China y alta a nivel mundial.

3 de febrero de 2020

La OMS publica el Plan Estratégico de Preparación y Respuesta de la comunidad internacional para ayudar a proteger a los estados con sistemas de salud más débiles.

11-12 de febrero de 2020

La OMS convocó un Foro de Investigación e Innovación sobre COVID-19, al que asistieron más de 400 expertos y patrocinadores de todo el mundo, que incluyó presentaciones de George Gao, Director General de China CDC, y Zunyou Wu, epidemiólogo jefe de China CDC.

16-24 de febrero de 2020

La misión conjunta OMS-China, que incluyó a expertos de Canadá, Alemania, Japón, Nigeria, República de Corea, Rusia, Singapur y los EE. UU. (CDC, NIH) pasó un tiempo en Beijing y también viajó a Wuhan y otras dos ciudades. Hablaron con funcionarios de salud, científicos y trabajadores de la salud en los establecimientos de salud (manteniendo distancia física). El informe de la misión conjunta se puede encontrar aquí: https://www.who.int/docs/default-source/coronaviruse/who-china-joint-mission-on-covid-19-final-report.pdf

11 de marzo de 2020

Profundamente preocupada tanto por los alarmantes niveles de propagación y gravedad, como por los alarmantes niveles de inacción, la OMS evaluó que el COVID-19 puede caracterizarse como una pandemia.

13 marzo 2020

Lanzamiento del Fondo de Respuesta Solidaria COVID-19 para recibir donaciones de particulares, corporaciones e instituciones.

18 de marzo de 2020

La OMS y sus socios lanzan Solidarity Trial, un ensayo clínico internacional que tiene como objetivo generar datos sólidos de todo el mundo para encontrar los tratamientos más efectivos para COVID-19.


Institut Pasteur aísla cepas de coronavirus 2019-nCoV detectadas en Francia

Además de secuenciar todo el genoma del coronavirus 2019-nCoV, el Institut Pasteur siguió trabajando en las muestras tomadas de los primeros casos confirmados. La calidad de estas muestras iniciales permitió un rápido aislamiento en cultivo celular del nuevo virus. Los científicos del Institut Pasteur ahora tienen acceso al virus responsable de la infección. El aislamiento del virus allana el camino para nuevos enfoques diagnósticos, terapéuticos y profilácticos.

Con la secuenciación reciente de todo el genoma viral del coronavirus 2019-nCoV en el Institut Pasteur, el aislamiento de las cepas del coronavirus 2019-nCoV detectadas en Francia se ha finalizado con éxito, en muy poco tiempo, utilizando las muestras tomadas de los primeros casos franceses confirmados.

El coronavirus 2019-nCoV, responsable de los casos de neumonía que surgieron en China (ver la hoja informativa del Institut Pasteur sobre el coronavirus de Wuhan - página en francés), se diferencia de otros dos virus que son bien conocidos por causar brotes respiratorios en los últimos años: el El virus del SARS-CoV, responsable del brote de SARS en 2003, y el MERS-CoV, responsable de un brote en curso desde 2012 en Oriente Medio.

El Institut Pasteur participó activamente en la lucha contra estos brotes anteriores, lo que arrojó lecciones valiosas para la situación actual. "Tanto para el SARS-CoV como para el MERS-CoV, se identificaron células conocidas como Vero E6 para cultivar los dos coronavirus", explica Sylvie van der Werf, directora del Centro Nacional de Referencia (CNR) para virus respiratorios del Institut Pasteur. "En enero de 2020, los sacamos de nuestra colección, que se mantiene en condiciones estrictamente controladas, para que estemos listos tan pronto como detectemos una muestra positiva para el coronavirus 2019-nCoV".

Crecimiento extremadamente rápido del virus en cultivo.

Por tanto, el Institut Pasteur estaba bien preparado, y el viernes 24 de enero de 2020, el mismo día en que se confirmaron los primeros casos, inició el proceso de cultivo de las muestras que habían dado positivo al virus en células Vero E6. "Utilizando métodos de detección, habíamos observado una alta carga viral en las muestras tomadas de los pacientes en el hospital de París. Esto nos permitió identificar qué muestras deberían cultivarse primero", dice Sylvie Behillil, subdirectora del CNR en el Institut Pasteur. .

Los virus continuaron cultivándose durante el fin de semana del 25 al 26 de enero de 2020. En la mañana del lunes 27 de enero, ¡el cultivo ya había crecido! "No pensamos que crecería tan rápido", continúa Sylvie Behillil. El rápido crecimiento del cultivo puede explicarse por "la alta carga viral en las muestras", pero también por "la calidad de las muestras", añade Vincent Enouf, subdirector del CNR en el Institut Pasteur.

"Pudimos ver las células dañarse y luego agruparse, lo que puede indicar que han sido infectadas. Pero no observamos este efecto citopático en todas las muestras inoculadas que nos aseguró que habíamos logrado aislar las cepas, y esto fue luego confirmado por análisis adicionales ".

Virus 2019-nCoV ahora disponible para investigación

Ahora que los científicos del Institut Pasteur tienen acceso al coronavirus 2019-nCoV, pueden proponerse mejorar el conocimiento científico sobre el virus.

La investigación se centrará en cuatro áreas principales.

  • Serología. Analizar las reacciones antígeno-anticuerpo basadas en los anticuerpos encontrados en el suero sanguíneo de los pacientes y desarrollar una prueba serológica eficaz para detectar la infección entre la población.
    NB: Esta no es una prueba de diagnóstico rápido para uso hospitalario, es una prueba para identificar la seroconversión en la población.
  • Desarrollo de tratamientos específicos. Probar moléculas antivirales conocidas que actúan sobre el ciclo de replicación de algunos virus para evaluar su potencial terapéutico o incluso profiláctico, y buscar anticuerpos que puedan tener aplicaciones terapéuticas.
  • Vacunación. Basado en el virus, desarrollo de enfoques vacunales que ya se han explorado para otros virus (Ébola, MERS-CoV y SARS-CoV), con el objetivo de proponer una vacuna candidata.
  • Patogenia viral. Comprender cómo funciona el virus, cómo se replica e interactúa con la célula y el organismo huésped, para obtener una imagen más clara de su naturaleza patógena e identificar biomarcadores de infección o nuevos objetivos para el desarrollo de tratamientos.

El Centro Nacional de Referencia (CNR) para virus respiratorios del Institut Pasteur de París es uno de los laboratorios de referencia de la OMS para el coronavirus 2019-nCoV.

Un total de ocho personas del CNR y dos de la plataforma de secuenciación P2M han estado trabajando en el virus esta semana y continuarán monitoreando el brote en Francia.

En respuesta al anuncio de los primeros casos y a la declaración del brote por parte de las autoridades chinas, el Institut Pasteur ha creado un grupo de trabajo para el nuevo coronavirus.

El aislamiento del coronavirus 2019-nCoV elimina un obstáculo vital para la investigación, que ahora ha comenzado. El Institut Pasteur creó de inmediato un grupo de trabajo para movilizar a sus expertos con el objetivo de desarrollar herramientas de diagnóstico, prevención y tratamiento lo más rápido posible para abordar el nuevo coronavirus.

Varios equipos del Institut Pasteur están representados en el grupo de trabajo, que centrará su investigación en diversas áreas científicas:

  • Comprensión más sobre el virus y su patogenia
  • Desarrollar nuevas herramientas de diagnóstico y búsqueda de anticuerpos que puedan tener aplicaciones terapéuticas
  • Desarrollo de vacunas
  • Epidemiología y modelización para desarrollar estrategias de control de brotes.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! ¡no somos responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert! por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Los datos que respaldan los hallazgos de este estudio se han depositado en la base de datos de GenBank con los códigos de acceso xxxx-xxxx y la base de datos SRA con los códigos de acceso xxxx-xxxx.

Imagen microscópica del efecto citopático en aislamiento de virus utilizando Vero E6. (A) Control negativo de la línea celular Vero E6. (B) Efecto citopático observado en cultivo viral (5 días después de la inoculación).

Resultados de secuenciación de alto rendimiento de las muestras con lecturas de coronavirus

Reconocimiento de compartir las secuencias del genoma de 2019-nCoV de Virological.org y las bases de datos de GISAID. Agradecemos a los autores que se enumeran a continuación por compartir sus secuencias genómicas de coronavirus analizadas en este estudio.

Números de acceso de GenBank de secuencias de coronavirus utilizadas en este estudio.

Cebadores utilizados para la detección de qPCR del coronavirus asociado al pangolín

Comparación genómica de 2019-nCoV con Bat-Cov RaTG13, Guangdong pangolin CoV y Guangxi pangolin CoV.


Si China no hubiera sido tan estricta con Wuhan, el coronavirus se habría quedado en Wuhan

Un ciclista con una máscara protectora pasa junto a una pancarta del presidente chino Xi Jinping en Shanghai | Imagen representativa | Qilai Shen | Bloomberg

Si desea guardar un secreto, también debe ocultárselo a usted mismo.
—George Orwell

Ubicada en el centro de China, a 650 millas al sur de Beijing y a 430 millas al oeste de Shanghai, Wuhan tiene una rica historia cultural que abarca más de 3500 años. Ubicado estratégicamente en la intersección del río Yangtze y su afluente más importante, el Han, Wuhan ha sido un importante centro de transporte durante siglos, al igual que Chicago lo es para los EE. UU. La mayoría de las principales rutas de tren de China pasan por la ciudad. El Aeropuerto Internacional de Wuhan Tianhe es el único aeropuerto en el continente central que tiene vuelos directos a los cinco continentes y a más de 120 destinos. También está bien conectado por carreteras en las nueve provincias del país.

La anticipación de las vacaciones de una semana que marcan el Año Nuevo Lunar chino en enero hace que los trabajadores trabajen más duro durante los meses de noviembre y diciembre. Con las festividades programadas para comenzar el 17 de enero de 2020, el último trimestre de 2019 no fue diferente. Todos estaban ansiosos por terminar el trabajo y volver con la familia, un placer que muchos ciudadanos chinos disfrutan solo una vez al año.

Este fue el caso en Huanan Seafood Market en el distrito de Jianghan. Con un espacio comercial de más de 50.000 metros cuadrados, este es el mercado mayorista de productos del mar más grande de todo el centro de China. Con más de mil proveedores, los puestos están empaquetados de forma compacta en el complejo del mercado. Junto con los mariscos, también se vendieron otros productos de origen animal, algunos de los cuales se comercializaron ilegalmente después de haber sido contrabandeados desde el extranjero. Los hábitos dietéticos chinos incluyen el consumo de carne de animales exóticos comprada en mercados húmedos, donde se inspecciona el animal vivo antes de ser sacrificado.

En medio de las bromas, la negociación y la venta de productos animales, en algún momento a mediados de noviembre, un virus dio el salto de los animales al paciente cero, un humano hasta ahora no identificado. Durante las próximas semanas, se extendió a decenas de personas. Hay relatos de pacientes que informaron síntomas desde el 8 de diciembre de 2019. Cuando surgieron múltiples informes de casos inexplicables de neumonía, las autoridades sanitarias alertaron a los funcionarios chinos, pero fueron silenciados. Uno de ellos fue el Dr. Li Wenliang, un oftalmólogo de treinta y cuatro años que notó que el hospital en el que trabajaba estaba poniendo en cuarentena a varios pacientes con síntomas similares al SARS. El Partido Comunista de China atacó fuertemente a cualquier ciudadano que se desviara de la narrativa oficial. Querían controlar la información disponible para las personas.

Finalmente, con la situación descontrolada, las autoridades chinas anunciaron la enfermedad al mundo el 31 de diciembre de 2019, aproximadamente seis semanas después de la primera transmisión de animal a humano. En comparación con el brote de SARS de 2002-03, donde China ocultó la epidemia durante casi tres meses, esta fue una respuesta relativamente rápida.

El 1 de enero de 2020, los CDC de EE. UU. Identificaron que el mercado de animales húmedos era responsable del brote. Los funcionarios chinos informaron que más de la mitad de estos casos de neumonía se remontaban al mercado de mariscos de Huanan e inmediatamente cerraron las contraventanas. Para la primera semana de enero, los hospitales de Wuhan ya estaban alcanzando su capacidad. Mientras tanto, las autoridades chinas restaron importancia a la situación ante sus ciudadanos y los ciudadanos se sintieron reconfortados de que la situación estaba bajo control. En ausencia de información adecuada sobre el virus, la OMS, el 5 de enero, emitió un comunicado alentando a que los viajes y el comercio mundial continúen con China. Estos lapsos iniciales resultaron en medidas de precaución y prevención insuficientes, y pusieron en peligro al personal médico y al público.

El 11 de enero, China informó nuevas cifras que desconcertaron al mundo. Bajó sus casos infectados a cuarenta y uno, en contraposición a su anterior recuento de sesenta mientras informaba la primera muerte. En medio de los informes de cuatro casos sospechosos en el aeropuerto internacional de Chiang Mai de Tailandia unos días antes de este anuncio, las cifras reducidas no cuadraron. Pronto, Tailandia y Japón confirmaron casos de coronavirus en personas que habían regresado recientemente de Wuhan, lo que sugiere que el virus había comenzado su viaje internacional.

El 20 de enero, China anunció más de 200 casos infectados y tres muertes a causa del virus, desatando miedo y pánico. Por primera vez, un experto chino reveló que catorce trabajadores médicos habían sido infectados por un solo paciente, lo que sugiere altas tasas de transmisión del virus de persona a persona. Esto se confirmó cuando, durante los siguientes diez días, dieciocho países notificaron casos confirmados, incluidos Corea del Sur, EE. UU., Australia, Singapur, Canadá, Nepal, México, Francia, Taiwán, Sri Lanka e India.

A pocos días de las festividades más grandiosas del país, el presidente chino, Xi Jinping, anunció un esfuerzo a nivel nacional para contener el virus. Para el 22 de enero, en solo dos días, las cifras se habían más que duplicado, con 500 casos infectados y diecisiete muertes en el país. Inmediatamente, la provincia china de Henan, vecina a la provincia de Hubei, anunció la prohibición de la venta de aves de corral vivas. Al día siguiente, Beijing canceló oficialmente todas las celebraciones del Año Nuevo chino. Los viajes hacia y desde Wuhan, Huanggang y Ezhou estaban prohibidos. Las tres principales estaciones de tren de Wuhan, sus trece estaciones de autobuses, 251 servicios de ferry, la mayoría de las líneas de autobuses urbanos y todos los servicios de su red de metro se suspendieron indefinidamente. Las carreteras principales fueron bloqueadas y los militares se hicieron cargo. La tasa de transmisión se estimó en 1,4-2,5 por paciente infectado. La única forma de controlar la epidemia era imponer la cuarentena. Se impusieron restricciones de viaje en siete ciudades más.

Pero ya era demasiado tarde. En las semanas previas a la prohibición de viajar, muchos miles ya habían viajado al extranjero, una tendencia que se ve comúnmente en esa época del año en China. En la ventana de ocho horas entre el anuncio y la implementación de la prohibición, millones de chinos huyeron de la ciudad para estar con sus familias durante el Año Nuevo Lunar. Wuhan Railways informó que más de 300.000 personas habían viajado fuera de Wuhan el mismo 22 de enero, muchas de las cuales pueden haber sido infectadas y portar el virus con ellas. Thmi lanzat estimó que más de 5 millones de personas abandonaron Wuhan antes de la cuarentena en toda la ciudad.

El 24 de enero, la víspera del Año Nuevo chino, 450 miembros del personal médico militar ingresaron a Wuhan. Formados en la lucha contra las infecciones respiratorias virales como el SARS y el Ébola, fueron enviados por el Partido Comunista de China para contener la situación.

El número de personas infectadas se duplicaba cada 6,4 días. A medida que aumentaba el número de casos, también lo hacía la presión sobre los hospitales. Incluso si los pacientes llegaban a los hospitales de alguna manera, había largas colas y vestíbulos abarrotados, con cientos de pacientes enfermos muy cerca. Los propios hospitales eran puntos críticos para la propagación de la infección. Todas las camas fueron tomadas, miles fueron devueltas. A los sospechosos de síntomas leves se les pidió que se pusieran en cuarentena en su casa, sin detalles detallados sobre las medidas de precaución que debían tomarse. Las infecciones entre los miembros de la familia se volvieron desenfrenadas.

Las autoridades chinas movilizaron rápidamente los recursos nacionales. En Wuhan, más de 6000 trabajadores construyeron un hospital de 1000 camas para tratar a pacientes infectados con 2019-nCoV en diez días.

Se impusieron varias restricciones a los ciudadanos en diferentes regiones. Estos iban desde controles aleatorios de temperatura en la carretera, controles regulares en el vestíbulo de cada edificio en áreas de alto riesgo y arresto domiciliario. En la mayor parte de Hubei, solo un miembro de cada familia podía salir una vez cada dos días para comprar artículos de primera necesidad.

En febrero, el viceprimer ministro Sun Chunlan ordenó controles puerta a puerta, reuniendo a los enfermos y almacenándolos en centros de cuarentena masivos. Drones y robots desinfectan espacios.

El gobierno chino estaba estableciendo restricciones y controles que eran imposibles de implementar para la mayoría de los países. Estas acciones, aunque contenían la propagación, tuvieron efectos devastadores en muchas personas. Li Jing, profesora de la Universidad de Zhejiang, Hangzhou, no pudo llevar a su esposo, que se había atragantado con una espina de pescado, al hospital. Su vecindario permitía que solo un miembro de la familia saliera de la casa cada día. Si no hubiera convencido a los funcionarios esa noche, podría haber perdido a su marido. Yan Cheng, un adolescente con parálisis cerebral severa, fue separado de su padre y su hermano menor, quienes fueron puestos en cuarentena. Incapaz de moverse, hablar o cuidar de sí mismo, fue dejado bajo el cuidado de médicos y cuadros de la aldea. El 28 de enero, su padre se dirigió a Weibo, la versión china de Twitter, y escribió que su hijo estaba solo y necesitaba atención. Los censores borraron el mensaje. Un día después, Yan Cheng murió.

El 3 de febrero, las cifras superaron las 20.000, mientras que para el 7 de febrero, las infecciones mundiales superaron las 30.000, con más de 630 muertes.

La escasez de fuentes de noticias independientes en China, junto con el estricto control de los medios, llevó al surgimiento de periodistas ciudadanos como Chen Qiushi y Fang Bin. Sus videos muestran el miedo, el dolor y la insatisfacción con el gobierno de los residentes de Wuhan. [Ambos desaparecieron].

Junto a la batalla entre la libertad y la censura, hubo otras batallas en China. El mayor de ellos fue la batalla global que libraron investigadores, médicos y ciudadanos contra el virus.

Otra batalla fue entre los recursos y la enfermedad. A medida que llegaban más pacientes con síntomas, las salas de exposiciones y los estadios deportivos se convirtieron en centros médicos temporales. Otro hospital de 1600 camas, el Hospital Leishenshan, se construyó en solo doce días en Wuhan. Junto con el Hospital Huoshenshan, 3400 médicos militares atendían 2600 camas en ambas instalaciones. Se estaban agotando los suministros de ropa médica protectora y máscaras. Cuando los funcionarios de la ciudad de Xiantao prohibieron la reapertura de las fábricas (que fabrican estos suministros médicos) hasta el 14 de febrero, se generó un caos. Los funcionarios de la ciudad cedieron y setenta y tres empresas reabrieron el 10 de febrero.

Para el 10 de febrero, el número de muertos había superado los debidos a la infección por SARS de 2002-03, con más de 900 muertos en la propia China y más de 40.000 infectados. Se notificaron casi 15.000 nuevos casos en un solo día, lo que provocó un aumento del 33% en el total de casos notificados.

El 14 de febrero, por primera vez, las autoridades chinas revelaron que se habían infectado 1.716 trabajadores sanitarios, de los cuales seis habían muerto. Los informes en las redes sociales revelaron que los trabajadores de la salud de Wuhan estaban luchando no solo contra el nuevo coronavirus, sino también contra la grave escasez. Se utilizó cinta adhesiva para remendar máscaras protectoras estropeadas y las gafas de un solo uso se reutilizaron repetidamente. Las bolsas de plástico sirvieron como protección especializada para el calzado. Múltiples controles viales y limitaciones de viaje retrasaron los suministros nuevos. La fabricación de nuevos suministros se detuvo debido a la escasez de personal y la imposibilidad de adquirir materias primas. Los trabajadores de la salud se limitaron a un solo descanso durante el día, las comidas y el baño combinados, por temor a no tener un equipo de protección nuevo cuando regresaran. Las enfermeras se afeitaban la cabeza porque temían que el pelo largo pudiera transmitir infecciones. Otros, para ahorrar equipo de protección y maximizar el tiempo dedicado al cuidado de sus pacientes, usaron pañales y solo tomaron una pausa para ir al baño cada doce horas.

Los funcionarios chinos idearon estrategias innovadoras para contener el brote. En muchas provincias, los ciudadanos fueron recompensados ​​entre 500 RMB (aproximadamente $ 72) y RMB 2000 (aproximadamente $ 290), por informar a las personas que no cumplieron con las órdenes de cuarentena, con un historial de viajes reciente a Wuhan o con fiebre. Otra técnica consistía en aplicaciones basadas en la web que determinaban el nivel de riesgo de una persona y, posteriormente, las medidas de cuarentena necesarias. Las aplicaciones como Alibaba asignaron códigos de color a las personas: rojo, amarillo o verde, de alto riesgo a moderado a seguro, según la información básica que proporcionaron. De algunas de estas aplicaciones, la información regresó a los funcionarios chinos para su monitoreo. El mensaje era alto y claro: la cuarentena estaría en plena vigencia en todas las circunstancias.

Para el 19 de febrero, se habían confirmado más de 75.000 infecciones, el número de muertos había superado los 2000 y se habían notificado casos en veintiséis países. Las autoridades chinas anunciaron que, por primera vez, los pacientes recién recuperados superaron el número de nuevos casos confirmados en el día.

Sin embargo, diariamente se notificaban miles de casos nuevos. Con el bloqueo que se implementó rigurosamente y el rastreo de contactos de las personas infectadas se llevó a cabo de manera extensiva, los ciudadanos chinos estaban llegando al límite de su paciencia. Vieron sucumbir a sus allegados mientras estaban encerrados en sus casas durante casi cuatro semanas.

Sin embargo, la esperanza brillaba. El número de casos nuevos notificados diariamente disminuyó. A medida que China levante las restricciones y los trabajadores vuelvan a sus puestos de trabajo, ¿se volverá a propagar el virus? ¿Ha pasado lo peor para China o aún está por llegar? El tiempo dirá.

Otros investigadores temen que los casos pasen desapercibidos en algunos países, especialmente aquellos con sistemas de salud débiles. Al investigar los datos de vuelo de los vuelos con destino a Wuhan para enero de 2020, muchos modelos predicen que el virus debería haber tenido una propagación más amplia de lo que se informó en muchos países.

Desafortunadamente para el mundo y para consternación del politburó chino, tanto la enfermedad como la información que buscaban suprimir se volvieron virales. Quizás, como un kōan Zen paradójico, si el gobierno chino no hubiera intentado con tanta mano dura contener lo que sucedió en Wuhan, podría haberse quedado en Wuhan.

Este extracto de El coronavirus por el Dr. Swapneil Parikh, Maherra Desai y el Dr. Rajesh Parikh ha sido publicado con permiso de Penguin Random House India.

Suscríbete a nuestros canales en YouTube y Telegram

Por qué los medios de comunicación están en crisis y cómo puede solucionarlo

India necesita un periodismo libre, justo, sin guiones y que cuestione aún más, ya que se enfrenta a múltiples crisis.

Pero los medios de comunicación están en su propia crisis. Ha habido despidos y recortes salariales brutales. Lo mejor del periodismo se está encogiendo, cediendo al crudo espectáculo del horario de máxima audiencia.

ThePrint cuenta con los mejores periodistas, columnistas y editores jóvenes trabajando para él. Para sostener el periodismo de esta calidad se necesita gente inteligente y pensante como usted para que pague por ello. Ya sea que viva en la India o en el extranjero, puede hacerlo aquí.


Argumentando un caso

Ayer vi a un destacado reportero de enfermedades infecciosas bien establecido que decía que una carta apresurada al editor "mostraba pruebas". Me gustaría pensar solo en un desliz (las publicaciones de Twitter tienden a presentar eso, ¡y yo hago mi parte de ellos!), Pero todavía me encogí ante la palabra "prueba".

Los descubrimientos iniciales de la ciencia no "prueban" las cosas, argumentar un caso. (Especialmente para la biología).

A menos que seas muy familiarizado con la ciencia, es muy poco probable que sepa cómo leer las afirmaciones o el argumento.

El mejor consejo entonces es no hacerlo. Puede que te moleste, pero no te ayudarás ni a ti mismo ni a nadie más si utilizas ideas mal fundamentadas.

En las secciones finales de este artículo, he ofrecido algunas mejores fuentes de información. Incluso en estos sitios, no los lea demasiado.


4. Lecciones aprendidas de la pandemia de SARS de 2003

El SARS fue la primera pandemia de coronavirus con la capacidad de propagarse de persona a persona principalmente por gotitas, pero no sería la última [49]. Esta sección presenta las lecciones aprendidas de la pandemia del SARS. Aunque el SARS-CoV se extendió rápidamente por todo el mundo y causó grandes daños a la salud humana, el éxito mundial en la lucha contra el SARS finalmente demostró que la contención era posible [50].

4.1. Contención de origen animal

Al principio, hubo pistas que sugerían el vínculo entre el SARS-CoV y las civetas, criadas para la alimentación en China [51]. El fortalecimiento del seguimiento de estas fuentes de animales salvajes fue un factor importante para controlar la aparición de estos virus y su propagación en los seres humanos. Algunos estudiosos abogaron por la prohibición del comercio de animales salvajes en los mercados húmedos del sur de China [52]. De hecho, el gobierno chino había prohibido la cría, el comercio, el transporte y el sacrificio de animales salvajes con fines dietéticos hace más de 10 años [53]. Sin embargo, esto no detuvo la práctica del comercio ilegal de animales salvajes.

4.2. Detección y diagnóstico precoces

Los síntomas y signos inespecíficos del SRAS y el largo período de incubación acentuaron la transmisión a los trabajadores sanitarios ya las personas de comunidades cercanas [54]. La identificación temprana de casos sospechosos es la clave para inhibir la propagación del virus. La identificación rápida del genoma viral y el desarrollo de pruebas de diagnóstico rápido facilitarán el aislamiento de aquellos que se confirmen como infectados [50].

4.3. Control riguroso de infecciones

Se debe mantener la higiene ambiental en los sectores médicos y la higiene personal de los trabajadores de la salud [55, 56].

El rastreo de contactos, el aislamiento estricto de los pacientes activamente enfermos y la cuarentena de los contactos cercanos deben implementarse pronto [54].

La formación en el uso de equipo de protección personal protege la seguridad de los trabajadores sanitarios [57].

El establecimiento de clínicas de fiebre, el establecimiento de pabellones hospitalarios designados y hospitales de SARS redujeron la transmisión de persona a persona [58].

Educación del público sobre las enfermedades transmisibles y qué medidas tomar a nivel personal para prevenir la propagación.

4.4. Reporte de caso oportuno y rápida difusión de información

Varios estudios han demostrado que la difusión de información clara y oportuna es esencial para manejar un brote [54]. El control de infecciones se basa en la rápida difusión de información. Desde el SARS en 2003, China ha implementado legislación sobre el sistema de vigilancia, notificación y alerta temprana de enfermedades infecciosas, que requiere la divulgación periódica de información durante las emergencias de salud pública. Existe un procedimiento y un cronograma claramente definidos para reportar emergencias de salud pública que requiere que los centros médicos designados envíen información relevante en línea. Si se confirma, los informes sobre el SRAS y otras enfermedades infecciosas pueden enviarse y recibirse directamente en dos horas a través de Internet [53].

4.5. Desarrollo de vacunas

Después del SARS, el desarrollo de una vacuna pareció ser el mejor enfoque para prevenir futuras epidemias de SARS-CoV. Sin embargo, hubo muchos obstáculos en el desarrollo de la vacuna contra el SARS. En primer lugar, los investigadores no tenían una comprensión completa del mecanismo patogénico del SARS-CoV. En segundo lugar, los modelos animales de infección por SARS-CoV no pudieron simular una enfermedad humana debido a una patogenia incongruente. En tercer lugar, para probar la eficacia, muchas personas deben someterse a pruebas en áreas donde el virus es endémico. Once the SARS epidemic ended, human trials were not possible [ 59 ]. Although several candidate vaccines against SARS-CoV have been produced and tested, at present, unfortunately, there is no FDA approved vaccine against SARS.


How Contagious is 2019-nCoV Coronavirus?

Cases of the 2019-nCoV coronavirus have increased dramatically over the past week, prompting concerns about how contagious the virus is and how it spreads. According to the WHO, 16-21% of people with the virus in China became severely ill and 2-3% of those infected have died. A key factor that influences transmission is whether the virus can spread in the absence of symptoms — either during the incubation period (the days before people become visibly ill) or in people who never get sick. On January 26, 2020, Chinese officials said transmission had occurred during the incubation period. So what does the evidence tell us so far?

TEM image of 2019-nCoV particles. Image credit: Zhu et al, doi: 10.1056/NEJMoa2001017.

Can you transmit it before you get symptoms?

Influenza is the classic example of a virus that can spread when people have no symptoms at all.

In contrast, people with SARS only spread the virus when they had symptoms.

No published scientific data are available to support China’s claim transmission of 2019-nCoV occurred during the incubation period.

However, one study published in La lanceta showed children may be shedding (or transmitting) the virus while asymptomatic.

The researchers found one child in an infected family had no symptoms but a chest CT scan revealed he had pneumonia and his test for the virus came back positive.

This is different to transmission in the incubation period, as the child never got ill, but it suggests it’s possible for children and young people to be infectious without having any symptoms.

This is a concern because if someone gets sick, you want to be able to identify them and track their contacts. If someone transmits the virus but never gets sick, they may not be on the radar at all.

It also makes airport screening less useful because people who are infectious but don’t have symptoms would not be detected.

How infectious is it?

The 2019-nCoV coronavirus epidemic began when people exposed to an unknown source at a seafood market in Wuhan began falling ill in early December 2019.

Cases remained below 50 to 60 in total until around January 20, 2020, when numbers surged. There have now been more than 4,500 cases — mostly in China — and 106 deaths.

Researchers and public health officials determine how contagious a virus is by calculating a reproduction number, or R0. The R0 is the average number of other people that one infected person will infect, in a completely non-immune population.

Different experts have estimated the R0 of 2019-nCoV is anywhere from 1.4 to over five, however the WHO believes the RO is between 1.4 and 2.5.

Here’s how a virus with a R0 of two spreads:

Here’s how a virus with a R0 of two spreads. Credito de imagen: La conversación / CC BY-ND.

If the R0 was higher than 2-3, we should have seen more cases globally by mid January 2020, given Wuhan is a travel and trade hub of 11 million people.

How is it transmitted?

Of the person-to-person modes of transmission, we fear respiratory transmission the most, because infections spread most rapidly this way.

Two kinds of respiratory transmission are through large droplets, which is thought to be short-range, and airborne transmission on much smaller particles over longer distances. Airborne transmission is the most difficult to control.

SARS was considered to be transmitted by contact and over short distances by droplets but can also be transmitted through smaller aerosols over long distances. In Hong Kong, infection was transmitted from one floor of a building to the next.

Initially, most cases of the 2019-nCoV coronavirus were assumed to be from an animal source, localized to the seafood market in Wuhan.

We now know it can spread from person to person in some cases. The Chinese government announced it can be spread by touching and contact. We don’t know how much transmission is person to person, but we have some clues.

Coronaviruses are respiratory viruses, so they can be found in the nose, throat and lungs.

The amount of 2019-nCoV appears to be higher in the lungs than in the nose or throat. If the virus in the lungs is expelled, it could possibly be spread via fine, airborne particles, which are inhaled into the lungs of the recipient.

How did the 2019-nCoV coronavirus spread so rapidly?

The continuing surge of cases in China since January 18, 2020 — despite the lockdowns, extended holidays, travel bans and banning of the wildlife trade — could be explained by several factors, or a combination of:

(i) increased travel for New Year, resulting in the spread of cases around China and globally travel is a major factor in the spread of infections

(ii) asymptomatic transmissions through children and young people such transmissions would not be detected by contact tracing because health authorities can only identify contacts of people who are visibly ill

(iii) increased detection, testing and reporting of cases there has been increased capacity for this by doctors and nurses coming in from all over China to help with the response in Wuhan

(iv) substantial person-to-person transmission

(v) continued environmental or animal exposure to a source of infection.

However, with an incubation period as short as one to two days, if the 2019-nCoV coronavirus was highly contagious, we would expect to already have seen widespread transmission or outbreaks in other countries.

Rather, the increase in transmission is likely due to a combination of the factors above, to different degrees.

The situation is changing daily, and we need to analyze the transmission data as it becomes available.

Author: C Raina MacIntyre , Professor of Global Biosecurity, NHMRC Principal Research Fellow, Head, Biosecurity Program, Kirby Institute, University of New South Wales.


Where Coronaviruses Come From

Shawna Williams
Jan 24, 2020

A n outbreak of a new virus known as 2019-nCoV, which began in Wuhan, China, in December, has now sickened more than 900 people and killed at least 26. Efforts to contain the outbreak have caused major disruption in China, particularly in Wuhan and nearby cities, where authorities have stopped most forms of transportation. While researchers quickly identified and sequenced 2019-nCoV, many questions remain about the novel coronavirus, including which species first passed it to humans.

See “Scientists Scrutinize New Coronavirus Genome for Answers”

El Científico spoke with Peter Daszak, the president of the nonprofit EcoHealth Alliance and an infectious disease researcher who’s done extensive research on emerging viruses in China and elsewhere. He talked with us about how 2019-nCoV fits in with other coronaviruses, including the virus that causes SARS, and how future events might be prevented.

El Científico: Can you give me an overview of what is known generally on the evolution of coronaviruses and how they manage to make the leap to a new species?

Peter Daszak: There’s a lot being done on how coronaviruses infect people from animals, because we’ve had a few events where they’ve jumped from animals into people, including from livestock. So for MERS, we know the real key is to know what the host cell receptor is—that’s the protein on the surface of cells that viruses bind to and invade. So if we share the same cell surface receptor that the virus uses in bats or in camels or in pigs, then there’s a risk of that virus invading us.

For SARS coronavirus, the cell surface receptor is called ACE2, angiotensin converting enzyme 2. We share that with bats, and [the virus] uses the same receptor [in bats and humans]. Y . . . because this paper . . . just came out from the Wuhan [Institute of Virology] group, we now know that the new virus also uses that same surface receptor. [Editor’s note: Daszak regularly collaborates with two of the main authors of the paper but was not involved in that study.]

Tan . . . there’s a few clues as to why this virus jumped, but that’s the biochemical basis for its ability to get into people.

There is a very big diversity of these [corona]viruses in the wild. We’ve been looking at bats ever since the SARS outbreak because we’re the group that found bats are the real reservoir for SARS, not civets, that was originally thought. And what we found is there’s this big diversity: we’ve found over 50 SARS-related coronaviruses in bats. . . .

See “Why Bats Make Such Good Viral Hosts”

The worrying thing is some of [the viruses] you can treat with vaccines and therapies that have been developed against SARS and it works, but [with] other viruses from bats, those therapeutics don’t work. So we’ve been saying for a while now that there are groups of viruses in bats that could be a risk, and in fact, one of them, we developed an antibody test and we went to communities in Yunnan Province [in] rural southwest China, and [tested] people who live near bat colonies where we’d found these viruses. . . . We found a 3 percent prevalence of exposure to bat viruses. . . . Suggesting that all the time across the region, bat viruses are getting into people and either infecting them with a mild infection [with] no clinical signs, or causing respiratory illness that never gets diagnosed properly. So this outbreak is probably just one of a number of spillover events that have happened in south China.

TS: Is it known what factors determine whether a spillover event will become much bigger, like what’s happened in Wuhan?

PD: There’s a virological side to it, and then there’s a human dimension to it as well—a population-level dimension. [On] the virology side, it’s pretty clear that some of these viruses don’t bind very well and have trouble developing a raging infection. And some of them do and it’s difficult to predict that.

This outbreak is probably just one of a number of spillover events that have happened in south China.

From a human population side, I think the real issue is if one of these viruses gets into a wildlife market where the chance of one animal infecting multiple people is much higher, that’s where the risk is highest. If you think about a bat cave in Yunnan . . . people don’t go into the cave much. . . . The bats fly out of the cave and and eat food, they eat insects in the surrounding villages. So the interface expands to a few thousand people. But still, it’s a low probability of the virus getting in, because it [requires] exposure to feces—in bats, these viruses are within the intestine. But if you start hunting bats in the cave, and then you bring them into a market live, then the bats are shedding feces in the market. And then you can infect things like civets and pigs and people. . . . Or if a bat . . . starts foraging for insects around a farm like a pig farm, and pigs get infected, or some of the other animals in the farm, [like] civets and bamboo rats, then suddenly you’ve got 100 animals infected, [and] you can infect a lot more people. I wouldn't be surprised if we find out somewhere in the next few weeks that actually the initial exposure was from another animal—it’s bats, then to another animal, then to people.

TS: How does the finding that this new virus is related to SARS figure into efforts to contain it?

PD: To my mind, what this work [the phylogeny of 2019-nCoV] shows is that the new virus is not as dramatically different as we thought it might be. It’s part of a cluster of viruses from bats. Within that cluster, we had a previous pandemic strain, which is SARS, and we’ve now got a new pandemic strain, which is Wuhan novel coronavirus. I expect within that cluster there are other viruses that can cause pandemics, and that's the big lesson: We’ve got clear and present danger. We’ve known about it for 15 years. We should be focused on this group like a laser, looking at every possible way these viruses can get into people and trying to do work to prevent that spillover. Because the big threat here is that we don’t yet have good vaccines or good drugs that will beat SARS, let alone a relative of SARS that is slightly different.

The other big lesson is that there are simple ways we can reduce risk, and you don’t have to close the markets. What you’ve got to do is do better surveillance within the markets. We’ve got to find all these viruses in bats, get the sequences in the labs, get the viruses in the lab, and start working on new drugs—and deal with sanitation conditions. Wearing of gloves, washing of hands for people who work in markets and handle these animals, and people who live near bat colonies.

TS: You’re suggesting that we should be working on developing drugs for things that haven’t infected people yet but that we think have the potential to?

PD: Absolutamente. We’ve been saying that for a few years now. . . . If we really believe that pandemics are going to emerge again, and we’ve got good evidence for that, we’re not saying spend billions of dollars creating a new drug for [a specific] virus what we’re saying is, look at the drugs we’re developing against SARS. And instead of just focusing on that one virus, let’s treat this whole clade as a threat, and let’s make sure those drugs work against this whole clade. And that might mean tweaking some of those monoclonal antibody therapies or tweaking those vaccines a little bit to make them broader. It doesn’t mean completely changing track. I just think that if we spend a few hundred million dollars creating a SARS vaccine and find it doesn’t work on the next virus to emerge, we’ve just wasted a few hundred million dollars and we will lose lives because of that. So to me, that’s just common sense and a no brainer.

TS: Is there anything you’d like to add?

PD: The big picture to us is, we should treat these pandemics as a public health problem. . . . When we think about heart disease, we know the cause of heart disease. And the answer to heart disease is not to wait until you get it and then treat it. The answer is to change your habits before [you] get it. And I think we need to treat pandemics the same way on a global scale. We need to think about the underlying drivers, whether that’s wildlife for food or deforestation or road building into the tropics, mines in the middle of the forest. These are the things that lead to new outbreaks. And they’re the things we need to focus intently on and say, let’s change our behavior around them. We don’t need to stop doing them. We need to do them in a safer, smarter way.

Editor’s note: This interview has been edited for length and clarity.


The spread of covid-19

Covid-19 is a respiratory illness and is largely spread via droplets in the air. These are typically expelled when an infected person coughs or sneezes.

Once symptoms develop, a person’s viral load declines steadily, and they become increasingly less infectious. However, people appear to keep shedding the virus for around two weeks after they recover from covid-19, both in their saliva and stools. This means that even once a person’s symptoms have cleared, it may still be possible to infect other people.

People with mild or no symptoms can have a very high viral load in their upper respiratory tracts, meaning they can shed the virus through spitting, touching their mouths or noses and then a surface, or possibly talking. The new coronavirus has also been found to persist for days on surfaces, though that doesn’t necessarily mean these virus particles could still infect other people. That could be diminished by ultraviolet light, heat or humidity.

We don’t yet know if recovering from covid-19 makes you immune to the virus in the long term.